publicidad
Dos rescatistas junto a una de las partes del fuselaje del Airbus A320 de Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses.

Cómo Paris Match y Bild obtuvieron el video del avión antes que las autoridades

Cómo Paris Match y Bild obtuvieron el video del avión antes que las autoridades

La fiscalía francesa exige la grabación mientras que los medios sostienen que no la tienen en su posesión

Dos rescatistas junto a una de las partes del fuselaje del Airbus A320 d...
Dos rescatistas junto a una de las partes del fuselaje del Airbus A320 de Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses.

Por J. Gonzalo @jangelgonzalo 

La supuesta aparición de un video de los últimos segundos del avión de la compañía Germanwings que se estrelló en los Alpes y dejó 150 muertos ha levantado una gran polvareda mediática y ha mostrado grietas en la investigación que desde Francia trata de explicar qué sucedió para que el vuelo 9525 no llegara a su destino.

"En la hipótesis de que una persona dispusiera de tal video debe entregarlo cuanto antes a la sección de Investigación de la Gendarmería de Transportes Aéreos”, ha señalado a través de un comunicado el fiscal encargado de las pesquisas, Brice Robin.

Su exigencia se dirige directamente al semanario francés Paris Match y al diario alemán Bild, que el pasado martes sorprendieron a todo el mundo al anunciar que habían visionado una grabación realizada por alguien desde dentro de la nave de poca calidad pero sobre la que no “existe dudas” de su autenticidad, según las declaraciones de las publicaciones.

publicidad

“Estamos seguros”, ha sostenido el redactor jefe de Bild, Julian Reichelt, sobre el origen del video, quien puso de manifiesto que la existencia de  este tipo de material era "algo que no sabíamos antes”, por lo que se ha puesto de manifiesto que “muchas cosas de la investigación no fueron reveladas por la investigación desde el principio".

“No tengo ese video”, respondía al fiscal francés el periodista Frédéric Helbert, de la publicación francesa, en una entrevista aparecida en la página web del semanario, en la que además mostraba su cansancio al tener que explicar (en respuesta indirecta a la petición de la fiscalía) que no sabe “cuántas veces debe repetir” que no tiene en su posesión dichas imágenes. “Yo, nosotros, hemos podido visualizar [el video]. Decidimos no difundirlo”. Por si queda alguna duda, el periodista recalca que “toda petición relacionada con el video no me concierne y tampoco a Paris Match”.

La controversia

Cuando se cumplía una semana del trágico accidente y aún los efectivos continuaban en la zona con las operaciones de búsqueda, Paris Match y Bild sorprendían con una exclusiva: las imágenes extraídas de una tarjeta de un teléfono celular en las que, pese a que no se distingue lo que ocurre con gran claridad, puede oírse el pánico de los pasajeros al ser conscientes de los que está ocurriendo así como los golpes del piloto al tratar de abrir la puerta que Andreas Lubitz, el copiloto, habría bloqueado desde dentro de manera deliberada.

publicidad

La información, que describía una escena escalofriante (“una grabación que conmociona, que hace temblar” y donde se palpa la “la dimensión humana del pánico, de la angustia, los gritos de la gente en el avión”, según describe Helbert”) apareció en la gran mayoría de los medios del mundo.

Al poco tiempo, las autoridades francesas salían a la palestra a desmentir la pretendida exclusiva. Jean-Marc Menichini, un portavoz de la gendarmería francesa, comprometía la veracidad de la noticia al calificar de "completamente equivocadas" las informaciones que se hacían eco del video.

“¿Acaso lo ha visto? ¿De qué video habla él [Menichini]? ¿Está hablando del mismo? Estas son las preguntas que yo le devolvería. Él sostiene que la grabación es falsa, pero ¿acaso él la ha visto?”, le respondía "o más bien le reprendía- el periodista francés desde la página web de la revista.

La sola posibilidad de que tanto Paris Match como Bild hayan tenido acceso a este contenido visual recuperado del lugar del accidente, muestra que la investigación no está teniendo el control que se supone debe haber sobre todos los elementos recuperados.  La pregunta que muchos se hicieron al conocer la noticia fue evidente: ¿cómo han podido tener acceso a dicha prueba, incluso antes que la fiscalía?

publicidad

“Ha sido un gran trabajo de investigación para encontrar los contactos para llegar a un terreno de difícil acceso. Esto pasa por diversos intermediarios. Intermediarios que tienen conexión con personas que trabajan sobre el terreno”, explica Fréderic Helbert, quien defiende su labor dentro de los parámetros periodísticos.

¿Fallos?

Si se da credibilidad a la palabra tanto de Paris Match como de Bild, quedaría al descubierto que la existencia de filtraciones que estarían permitiendo que algunas pruebas lleguen antes a los medios de comunicación que a las autoridades.

Queda claro que, pese al impacto del accidente y la casi segura destrucción de los teléfonos celulares, las tarjetas de memoria pudieron resultar intactas. “Los celulares han podido ser recuperados en el lugar donde se estrelló el avión, y sobre todo las tarjetas SIM, que han podido ser investigadas. Los aparatos [de teléfono] pueden estar dañados pero las tarjetas y los datos [han podido ser] recuperados”, explica el periodista de Paris Match, quien sostiene que “si aún no han sido analizados, eso revela un problema en la investigación”.

“Si yo tengo el celular del protagonista más importante de este asunto, los gendarmes y las personas que pueden trabajar con este tipo de material también lo tienen. Y si aún no han comenzado a hacerlo, creo que ya es tiempo de que lo hagan”, sostiene Helbert.

publicidad

Si finalmente se constata la veracidad, las autoridades no sólo tendrán que trabajar en desenmarañar el misterio que aún rodea a los motivos que llevaron presuntamente a Andreas Lubitz a estrellar la nave, sino que deberán investigar cómo es posible que los medios hayan conocido este material antes que el propio fiscal. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad