publicidad
El coronel Muamar Gadafi enfenta una revuelta que desencadenó en guerra civil y que respaldan los aliados de la OTAN encabezados por Estados Unidos, Francia e Inglaterra.

Casa de Gadafi en Trípoli bombardeada por fuerzas aéreas de la OTAN

Casa de Gadafi en Trípoli bombardeada por fuerzas aéreas de la OTAN

Fuerzas de la OTAN intensifican ataques sobre líder libio

El coronel Muamar Gadafi enfenta una revuelta que desencadenó en guerra...
El coronel Muamar Gadafi enfenta una revuelta que desencadenó en guerra civil y que respaldan los aliados de la OTAN encabezados por Estados Unidos, Francia e Inglaterra.

TRIPOLI - Una serie de violentos bombardeos aéreos sacudieron Trípoli la noche del lunes al martes, constató un periodista de la AFP, horas después de que testigos señalaran dos procedentes explosiones cerca de medios de comunicación estatales libios.

Antes de los ataques aéreos varios testigos habían informado de dos explosiones cerca de los hoteles donde se alojan los medios de comunicación estatales, en concreto cerca de la sede de la televisión libia y de la agencia oficial de noticias Jana.

El jefe de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, había dicho a la víspera que confiaba en que se estaba acabando el tiempo del líder libio, Muamar Gadafi, a pesar del prolongado conflicto entre sus fuerzas y los rebeldes que buscan sacarlo del poder.

publicidad

Pero el secretario general de la OTAN también reconoció que la guerra que ya lleva cerca de dos meses se resolvería política y no militarmente.

"Se terminó el juego para Gadafi. Debe darse cuenta de que más pronto que tarde no hay futuro para él y su régimen", declaró el secretario general de la OTAN a la CNN.

"Hemos detenido a Gadafi. Su tiempo se está acabando. Está cada vez más aislado", afirmó.

"Viento de cambio"

Dado "el viento de cambio" que atraviesa el Norte de Africa y Medio Oriente, la muerte del líder de Al Qaida, Osama bin Laden, y la creciente presión sobre los talibanes en Afganistán, el ex primer ministro danés dijo que era "muy optimista" de que Gadafi sería desplazado del poder después de ejercerlo durante más de cuatro décadas.

Misrata, bastión insurgente del oeste de Libia asediado por las fuerzas gubernamentales de Muamar Gadafi, volvía a ser este domingo escenario de intensos combates, mientras los rebeldes de Bengasi esperaban armas de Italia.

Los combates se desarrollaban al oeste de Misrata, gran ciudad costera a 200 kilómetros al este de Trípoli, en la localidad de Burgueya, según un corresponsal de la AFP.

En la noche del jueves al viernes, un helicóptero de las fuerzas de Gadafi lanzó al menos 26 minas, provistas de paracaídas, que cayeron a la entrada de los muelles y del puerto, según el corresponsal de la AFP. Los rebeldes hicieron estallar la mayoría de ellas.

publicidad

En Bengasi, el vicepresidente del Consejo nacional de transición (CNT), órgano político de la rebelión, Abdel Hafiz Ghoga, afirmó el sábado en la noche que Italia entregaría armas a la rebelión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad