publicidad

Cardenal denunció peligrosa fabricación y venta de medicamentos adulterados

Cardenal denunció peligrosa fabricación y venta de medicamentos adulterados

Un alto jerarca católico denunció adulteración y falsificación de remedios que golpea sobre todo a niños.

Peligro de muerte

CIUDAD DEL VATICANO - Un alto jerarca de la Iglesia Católica romana denunció el lunes, en Polonia, la adulteración y falsificación de medicamentos que, dijo, golpea sobre todo a los niños, en especial a los hijos de familias pobres.El arzobispo Zygmunt Zimowski, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, reveló durante un discurso ante el Congreso de la Federación Internacional de Farmacéuticos Católicos que el 50 por ciento de las medicinas vendidas en África son falsificadas, y que el porcentaje sube otro 10 por ciento si se trata de fármacos antimalaria.

La denuncia hecha por Zimowski fue publicada por el diario Vaticano L'Osservatore Romano.

Durante el evento, que se desarrolló entre el 11 y el 14 de septiembre, Zimowski apuntó que la manipulación y falsificación de las medicinas afecta ante todo a los niños, y agregó que falsos antibióticos y falsas vacunas producen graves daños en la salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denunciado también que en muchas zonas del sudeste asiático y de América Latina, al menos el 30 por ciento de los medicamentos que se distribuyen y comercializan entre la población son falsos.

"Súper microbios"

De acuerdo con la denuncia, los fármacos con bajos niveles de componentes activos son más peligrosos que los que no tienen ninguno, ya que incrementan la resistencia de los virus a los medicamentos y generan los llamados "súper microbios", que se pueden expandir.

publicidad

L'Osservatore Romano recordó que el Papa Benedicto XVI se ha referido a este fenómeno en su última carta encíclica 'Caritas in Veritate' (Caridad en la verdad) calificándolo como "un comportamiento escandaloso".

"Eso nos empuja a colocar el tema de la seguridad medicinal entre las emergencias sanitarias y éticas en los países en vías de desarrollo, donde los fármacos para el hombre son los fármacos para la vida", dijo la Santa Sede.

Desastre humano

Zimowski subrayó que las medicinas adulteradas ponen a la humanidad ante "el riesgo de un desastre humano y sanitario mundial", e hizo un apremiante llamamiento con el fin de que se garantice el acceso de los más pobres a las medicinas.

La fabricación de fármacos adulterados afecta trágicamente también, en particular, a los pacientes en edad pediátrica, dijo el religioso.

"Falsos antibióticos y falsas vacunas producen graves repercusiones negativas sobre la salud de los menores. Son numerosas las muertes de niños, en especial africanos, debidas a enfermedades respiratorias. Y los son mucho más si se les trata con antibióticos falsos -sin principio activo o adulterados de alguna forma - y, además, adquiridos a precios bien caros", detalló.

El diario vaticano apuntó que el prelado "señaló que, en la actual crisis económica mundial, ha disminuido dramáticamente la asistencia sanitaria en los países en vías de desarrollo y que los niños son las principales víctimas de esta trágica situación".

publicidad

¿Deberían los gobiernos aumentar los castigos a los responsables por la fabricación y venta de medicamentos adulterados? Comente aquí.

Responsabilidad católica

Zimowski reiteró a los católicos la responsabilidad de denunciar la falsificación de medicinas y vacunas adulteradas y a oponerse a su distribución.

L'Osservatore Romano enfatizó que el tema expuesto por Zimowski fue "la crisis económica mundial y el acceso a los medicamentos para los más pobres, especialmente para los niños", y que la disertación se enfocó desde tres perspectivas: "La crisis económica y su impacto negativo sobre las condiciones de salud", "la necesidad de redescubrir el valor ético de la profesión de los farmacéuticos", y "el aporte del farmacéutico católico en encontrar soluciones para el problema del acceso a los medicinales".

El religioso denunció además que "la actual crisis económica ha hecho emerger el espectro de la cancelación o de una drástica reducción de los programas de asistencia exterior, sobre todo en los países en vías de desarrollo", y que "todo ello pone dramáticamente en situación de riesgo sus sistemas sanitarios, que ya están al borde de la quiebra debido a la fuerte incidencia de enfermedades endémicas, epidémicas y virales".

publicidad

El religioso evocó asimismo los numerosos llamamientos del Papa Benedicto XVI para que se ayude a los que padecen enfermedades, "con una atención especial a los sufrimientos de los niños", y reiteró el llamado a la fabricación de "medicamentos seguros".

Escasez de remedios

El presidente del Pontificio Consejo para la Salud señaló que "en demasiadas zonas del mundo faltan los medicamentos de primera necesidad", y que "a menudo, por motivos económicos, se descuidan las enfermedades típicas de los países en vías de desarrollo porque, si bien afecten a matan a millones de personas, no constituyen un mercado que produce riqueza".

"Algunas de estas medicinas podrían realizarse fácilmente sobe la ase de los actuales conocimientos científicos y, sin embargo, no se hace por motivos exclusivamente económicos", precisó.

"A estos medicamentos se les denomina 'huérfanos' porque no se estudian, no se producen y no se distribuyen porque sus potenciales adquisidores -que son millones de seres humanos- no tienen la capacidad económica para comprarlos".

"El desarrollo de los medicinales está gobernado, no ya por la ética tradicional de la medicina, sin por la lógica de la industria", destacó Zimowski.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad