publicidad

Bush suspende la busca de armas en Irak

Bush suspende la busca de armas en Irak

La búsqueda sin éxito de armas de destrucción masiva que justificaron la guerra en Irak se suma a críticas contra el presidente George W. Bush.

La búsqueda de armas concluyó sin que se encontrase evidencia alguno de los arsenales prohibidos que el presidente George W. Bush citó para justificar la ocupación militar que inició contra ese país árabe en marzo de 2003, dijo el miércoles la Casa Blanca.

Desde entonces, Bush ha sido acusado de exagerar el peligro que Irak para Estados Unidos, sobre todo después de los ataques terroristas del 11 de septiembre, para sacar provecho con fines políticos.

El portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan, declaró el miércoles que el grupo de inspectores estadounidenses en Irak, el ISG (Iraq Survey Group), había prácticamente cesado sus investigaciones en Irak, y que el informe publicado en octubre, que concluye en la ausencia de ADM en ese país, no será sustancialmente modificado.

Los 1,700 miembros del grupo a cargo de la búsqueda de armas prohibidas en Irak ahora están dedicados a reunir información que ayudará a las fuerzas estadounidenses iraquíes a combatir a los insurgentes en ese país que luchan contra la ocupación.

McClellan reafirmó que "el régimen de Saddam Hussein tenía la intención y la capacidad necesaria en lo que se refiere a las armas de destrucción masiva" y que trataba de burlar las sanciones de las Naciones Unidas para fabricarlas u obtenerlas.

En respuesta, la jefa del ala demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, exigió explicaciones al presidente Bush.

publicidad

"Tras una búsqueda que llevó cerca de dos años y millones de dólares, y una guerra que costó miles de vidas, no se han encontrado las armas de destrucción masiva, ni se ha demostrado evidencia de que esas armas fueron trasladadas a otro país", resaltó Pelosi en un comunicado.

"Ahora que la búsqueda terminó, el Presidente Bush necesita explicarle al pueblo estadounidense porque se equivocó, por tanto tiempo, sobre las razones de la guerra".

Bush, en una entrevista que transmitirá el viernes la cadena de televisión ABC, manifestó: "Creí que íbamos a encontrar las armas de destrucción masiva, como muchos en Estados Unidos, como muchos en el mundo".

No obstante, pese al fracaso de la búsqueda, Bush insistió en que la intervención armada para derrocar al presidente Husein fue "absolutamente" necesaria. En su campaña para conseguir el respaldo para la guerra, el Gobierno de Bush aseguró que Irak poseía arsenales de armas químicas y biológicas.

Bush advirtió además de que Irak estaba reconstruyendo su programa de desarrollo de armas nucleares y que podría proporcionar sus arsenales a terroristas para que éstos atacaran a Estados Unidos.

Un responsable estadounidense interrogado por la Agence France Presse indicó, por su parte, que millones de documentos fueron analizados por inspectores de la ISG que se encontraban "en alguna parte de Medio Oriente".

publicidad

"Si hay pistas, las mismas serán exploradas", aseguró ese responsable, dejando entrever que Estados Unidos se rehúsa a admitir definitivamente la ausencia de ADM en Irak bajo el régimen de Hussein.

El jefe de la ISG, Charles Duelfer había presentado el 6 de octubre un informe preliminar indicando que Irak renunciaba a sus armas de destrucción masiva en 1991 y no tenía un programa de armas químicas, biológicas o nucleares al momento de la invasión estadounidense en marzo 2003, contrariamente a lo que había afirmado la administración Bush, según los datos provistos por los servicios de inteligencia.

Un senador demócrata en favor de la guerra, Joseph Lieberman, reiteró su posición el miércoles. "El hecho de que no hayamos descubierto grandes provisiones de ADM no significa que Saddam Hussein no las tuviera", afirmó en una entrevista de televisón con FoxNews.

Por su parte, el senador demócrata Edward Kennedy acusó a Bush de esgrimir una "política del miedo" al utilizar el mismo recurso de las armas para exagerar los problemas del programa de Seguridad Social.

"Tenemos un gobierno que exagera falsamente casi todos los problemas hasta convertirlos en crisis. Lo hicieron en Irak y ahora con la Seguridad Social", dijo Kennedy.

McClellan, el vocero de la Casa Blanca, señaló que "lo que es importante ahora es examinar lo que no funcionó con la información que acumulamos durante 12 años, y que habíamos acumulado anteriormente, y corregir los problemas".

publicidad

McClellan recordó que el presidente decidió en octubre encarar una reforma en profundidad de los servicios de inteligencia estadounidenses, en base a las recomendaciones que él pidió a una comisión especial.

En su primer período de cuatro años en la Casa Blanca, Bush definió como crisis, además de Irak, los problemas del sistema educativo y de los impuestos en el país.

El presidente ha aplicado ahora el mismo concepto al referirse a la necesidad de reformar la seguridad social, las leyes sobre la práctica médica y la negativa demócrata a confirmar algunas de sus designaciones judiciales.

"Esta Casa Blanca ha convertido en un arte la creación de crisis donde las crisis no existen", manifestó el líder de la minoría demócrata del Senado, Harry Reid.

La posibilidad de una nueva fuente de críticas al Gobierno surgió también el miércoles cuando la Casa Blanca admitió que las elecciones del 30 de enero en Irak "no serán perfectas".

Hace sólo una semana Bush había reiterado que las elecciones no serán postergadas ante la creciente violencia y dijo que éstas constituyen una vía "esperanzadora" de paz y democracia en ese país.

En unas declaraciones a los periodistas, McClellan reconoció la inminencia de problemas en el proceso electoral: "Queremos asegurarnos de que tenemos las mejores elecciones posibles en Irak. Queremos asegurarnos de que se da la mayor participación posible. Creo que todos nos damos cuenta de que los comicios no van a ser perfectos", dijo.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad