publicidad

Bush llegó a Corea del Sur

Bush llegó a Corea del Sur

El presidente de EU fue recibido el martes con una concentración de protesta y otra de apoyo en un Seúl tomado por la Policía.

Visita de 20 horas

SEÚL - El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, fue recibido el martes con una concentración de protesta y otra de apoyo en un Seúl tomado por la Policía para garantizar la seguridad en la última visita del líder estadounidense a Corea del Sur.

Unos protestaban contra Bush y contra las importaciones de Corea del Sur de vacuno de Estados Unidos, por temor al mal de las "vacas locas", y los otros se concentraban para agradecer el tradicional apoyo estadounidense al país.

Durante su visita, que durará apenas 20 horas y para el martes no tiene agenda oficial, Bush hará énfasis una vez más en la necesidad de verificar la información aportada por Corea del Norte sobre su potencial nuclear y escenificará la colaboración entre su Administración y Seúl.

El miércoles se reunirá con su homólogo surcoreano, el pro-estadounidense Lee Myung-bak, con el que tratará además algunos asuntos de la agenda de política nacional como la apertura del país a las importaciones de vacuno de Estados Unidos, que han provocado un gran rechazo de los surcoreanos.

Gritos y forcejeos

El centro de Seúl fue hoy el escenario de la última protesta de una serie de manifestaciones que comenzaron en mayo contra la importación de vacuno y contra Bush y llegó a concentrar en alguna ocasión a cientos de miles de personas.

publicidad

Al mismo tiempo, y a escaso medio kilómetro, varios miles de militares veteranos, miembros de iglesias cristianas y personas de tendencia conservadora dieron la bienvenida a Bush en la plaza del Ayuntamiento de Seúl decorada con varias banderas gigantes de Estados Unidos.

Los 23 mil agentes desplegados garantizaron la seguridad, pero en algún momento se produjeron momentos de tensión entre manifestantes de diverso signo que se imprecaron y empujaron mutuamente.

Corea del Norte

El general retirado Pyo Myung-Ryup, que participó en la protesta contra las importaciones de carne de vacuno de Estados Unidos, dijo que Bush fracasó con la política hacia Corea del Norte que aplicó durante la mayor parte de su mandato.

A su juicio, su implicación posterior en las negociaciones con Pyongyang ha sido una rectificación en la dirección correcta.

Esta es la tercera y última visita a Corea del Sur de Bush, que estará dominada sobre todo por la situación de Corea del Norte.

Tarea incompleta

Hasta ahora el diálogo a seis bandas entre ambas Coreas, Rusia, China, Japón y Estados Unidos y el empeño de Bush han logrado que Pyongyang haya derribado la torre de refrigeración de la central de Yongbyon y haya entregado un informe pormenorizado sobre gran parte de sus programas.

En una entrevista concedida a la televisión surcoreana KBS antes de iniciar su gira asiática, que lo llevará también a Tailandia y a los Juegos Olímpicos de Pekín, Bush amenazó a Pyongyang con interrumpir el proceso de retirar Corea del Norte de la lista de países terroristas.

publicidad

El régimen comunista deberá acceder antes del 11 de agosto a un protocolo para verificar que la información que ha entregado hasta ahora es cierta si desea los beneficios de verse fuera de esa lista.

La guerra en Irak

Las conversaciones entre Bush y Lee de mañana también tratarán sobre la redistribución de los gastos de la presencia militar estadounidense en Corea del Sur y sobre una posible mayor implicación de Seúl en las guerras de Irak y Afganistán.

Probablemente Lee trate asimismo de conseguir que Bush haga una referencia en su favor sobre el conflicto diplomático que ha enfrentado recientemente a Seúl con Tokio en torno a dos islotes administrados por Corea del Sur.

Por orden de Bush, una agencia oficial estadounidense ha vuelto a reconocer como surcoreanas las islas, llamadas Dokdo en coreano y Takeshima en japonés, después de que hace una semana y media cambiara el estatus del conjunto de islotes al de "soberanía no definida".

A pesar de este gesto, los participantes en las manifestaciones anti-vacuno de hoy, algunos de los cuales llevaban camisetas que reclaman la soberanía surcoreana de los islotes, no dejaron de gritar eslóganes contra el líder estadounidense.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad