publicidad

Bomba mató a 21 policías en Afganistán

Bomba mató a 21 policías en Afganistán

Al menos 21 policías murieron y 20 resultaron heridos tras ataque terrorista en un cuartel de la policía en Afganistán.

El ministerio afgano del Interior indicó que el kamikaze ingresó en una unidad de reserva de la policía en la capital de la provincia, Tirin Kot, a las 09:30 horas locales (05:30 GMT), e hizo estallar los explosivos que llevaba adheridos al cuerpo.El ministerio calificó el atentado de "ataque bárbaro" y fustigó a los "enemigos de la paz y la estabilidad" en Afganistán, expresión que el gobierno utiliza para designar a los insurgentes talibanes.El chofer de una ambulancia del departamento provincial de salud, Ahmad Shah, que se dirigió inmediatamente hacia el lugar del atentado, describió escenas parecidas a una "carnicería".Escenas de horror"Hay cuerpos por todos lados, mucha sangre, las gorras y las botas de los policías están esparcidas por todos lados, mezcladas con sangre y huele a explosivos", dijo."Todo lo que he podido ver es sangre y restos de uniformes y cuerpos por todas partes. Unos 18 cuerpos están amontonados en un rincón y pueden verse restos del cuerpo del suicida", dijo Shah a la AFP.Esa unidad policial se estaba entrenando en las instalaciones de una empresa de construcción.La agresión fatal tiene el sello de los ataques suicidas realizados por combatientes del Talibán, quienes han regresado en los últimos tres años luego de ser derrotados inicialmente luego de la invasión de Estados Unidos en el 2001.Vestido como policíaEl jefe de la policía provincial, Juma Gul Himat, indicó que el kamikaze no era policía pero que había conseguido un uniforme para mezclarse en el grupo. Precisó que se abrió una investigación para determinar cómo pudo infiltrarse.Un portavoz talibán, Yusuf Ahmadi, reivindicó el ataque en un llamado telefónico a la AFP."Somos responsables del ataque suicida en Tirin Kot", afirmó. "Más tarde, les entregaremos más información sobre las víctimas".Ahmadi agregó que los insurgentes continuarán lanzando ataques dinamiteros contra el gobierno afgano y las fuerzas extranjeras acantonadas en el país.

publicidad

El

director provincial de Salud, Jan Agha Miajail, indicó que los heridos

habían sido trasladados al hospital militar de la Organización del

Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en la provincia.Uruzgán es

una de las cuatro provincias del sur de Afganistán, golpeada duramente

por un incremento de los ataques insurgentes desde la expulsión de los

talibanes del poder en Kabul, a fines de 2001, por una coalición

liderada por Estados Unidos.A menudo, combatientes talibanes

llevan a cabo ataques suicidas o colocan bombas en las carreteras

contra las fuerzas de la OTAN, de Estados Unidos y de la policía y el

ejército afganos.En los últimos años, la policía ha sido la más

afectada por los ataques guerrilleros. En 2008, aproximadamente 868

policías murieron en ataques de los combatientes talibanes, según

cifras recopiladas por la AP. Más de 900 policías murieron en 2007 por

la misma razón.Tropas internacionalesUnos 70 mil soldados de fuerzas internacionales están desplegados en Afganistán.El

publicidad

domingo, un kamikaze hizo estallar un coche bomba contra un convoy de

tropas extranjeras en las afueras de Kabul, hiriendo a tres personas,

entre ellas un soldado.Del otro lado de la frontera, en

Pakistán, un responsable estadounidense del Alto Comisionado de la ONU

para los Refugiados (ACNUR) fue secuestrado el lunes por hombres

armados en la localidad de Quetta.Su vehículo, en el que figuraban las siglas del ACNUR, cayó en una emboscada que le tendieron hombres armados cuandoFuncionario de la ONUEl

funcionario, identificado como John Solecki, cayó en una emboscada

cuando se dirigía en un coche con las siglas del ACNUR a su oficina en

la capital de la provincia de Baluchistán, explicó el jefe de la

policía de Quetta, Humayun Jogezai.Los agresores mataron al chofer paquistaní.Quetta,

a 70 km de la frontera afgana, es considerada un refugio de los jefes

talibanes afganos. Baluchistán está sumido en una rebelión separatista.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad