publicidad
Miles de ciudadanos integran las milicias que apoyan la revuelta contra el régimen de Moamar Gadafi.

Aviación libia atacó puerto petrolero

Aviación libia atacó puerto petrolero

Unidades rebeldes militares en camionetas descubiertas se emplazaron armados de ametralladoras y cohetes por varios puntos de las estratégicas instalaciones petrolíferas de Brega.

Miles de ciudadanos integran las milicias que apoyan la revuelta contra...
Miles de ciudadanos integran las milicias que apoyan la revuelta contra el régimen de Moamar Gadafi.

Las tribus del oeste de Libia, sedientas de libertad, se rebelan

AJDABIYA - Unidades rebeldes militares en camionetas descubiertas se emplazaron el jueves armados de ametralladoras y cohetes propulsores por varios puntos de las estratégicas instalaciones petrolíferas de Brega, un día después que la oposición frustró un intento de las fuerzas leales al líder Moamar Gadafi de retomar el control del puerto en el este de Libia bajo control rebelde.

Aviones libios atacaron el jueves un puerto petrolero controlado por grupos rebeldes en el poblado de Brega, en la región oriental del país, dijeron testigos.

Los testigos no pudieron precisar el objetivo del ataque aéreo, pero al parecer se trataba de una pista de aterrizaje perteneciente al inmenso complejo petrolífero.

publicidad

El ataque a Brega, 740 kilómetros (460 millas) al este de la capital Trípoli donde se defiende Gadafi, constituyó la primera contra ofensiva del régimen en el este controlado por los rebeldes. Reflejaba las grandes dificultades que tienen las fuerzas armadas del líder libio -un conjunto de milicianos, mercenarios y unidades militares- en sofocar la revuelta que se ha propagado por toda la mitad oriental de Libia desde el 15 de febrero.

Reporte de bajas

En el vecino pueblo de Ajdabiya, las autoridades forenses indicaron que la cifra de muertos ascendía a 14 el jueves.

Brega alberga la segunda instalación petrolífera en Libia, que ha estado en manos de la oposición desde la semana pasada.

Milicias de ciudadanos llegaron procedentes de Ajdabiya y del bastión de oposición Bengasi horas antes para reforzar la defensa de Brega el miércoles, y finalmente derrotar a los efectivos leales a Gadafi en una feroz batalla por un puerto petrolero, en la que cruzaron las dunas de un playa del Mediterráneo entre proyectiles de mortero y bombardeos aéreos para acorralar a los atacantes.

Aunque lograron vencer el primer contraataque del régimen en el este del país, los insurgentes pidieron que países extranjeros los ayuden con ataques aéreos contra las fuerzas del gobierno.

Tribus del oeste se rebelan

El oeste montañoso libio, caracterizado por su tradición contestataria, sus tribus bereberes y sus inmensas frustraciones sociales, pasó en pocos días a manos del pueblo, quien con sus escasos recursos defensivos, intenta preservar la libertad en la región.

publicidad

La sublevación se propagó en el Yebel Garbi (montañas del oeste) desde el día siguiente de las primeras manifestaciones contra el régimen de Muamar Gadafi en Bengasi (este), el 15 de febrero. En apenas dos o tres días, las ciudades y pueblos cayeron uno tras otro en manos del pueblo.

Esta región tiene su propio mártir, un joven asesinado el 16 de febrero en Rujdan. Sin embargo, al contrario que en el este y el norte, en esta región la resistencia del régimen fue escasa porque las fuerzas de seguridad se sumaron a la revuelta.

Revolución a pedradas

"La revolución se hizo a fuerza de piedras, manifestaciones, automóviles incendiados. Los símbolos del Libro Verde (preceptos de Gadafi) fueron destruidos", relató Dushid, un comerciante de 42 años, que no revela su apellido por razones de seguridad.

"Las fuerzas del orden se retiraron inmediatamente. Los policías y los militares son gente de esta región, tienen lazos familiares, por eso se unieron a la revolución", explicó la misma fuente.

Los coroneles anunciaron su deserción en Nalut durante una ceremonia solemne. En otro sitio, 32 soldados se negaron a disparar contra los manifestantes.

"Un coronel se negó a dar la orden de tirar y fue arrestado. Nos reunimos e inmediatamente tomamos la decisión de defender al pueblo. Ya basta de opresión. La situación se había vuelto insoportable", explicó Sami, un ex militar de 27 años.

publicidad

Pueblo rebelde

Este rincón libio es conocido por su tradición contestataria.

"El pueblo de aquí se subleva fácilmente", explicó Yusef, un profesor de 55 años, quien recordó que estas localidades apoyaron la revolución contra los Turcos en 1850 y que en 1911, los habitantes de Rujdan murieron en Trípoli durante la batalla contra la invasión italiana.

En las ciudades bereberes, cuyo eje es el Yebel Garbi, los lazos son estrechos, a causa de la cultura y de la opresión. "Somos una gran familia", dijo Nafuz, profesor de 40 años.

El régimen prohíbe que se hable, cante, lea o escriba en bereber, so pena de arresto. "Todos aquellos que tienen una opinión que difiere del Libro Verde han sido oprimidos de forma generalizada. Vivíamos en el silencio y con miedo", añadió.

Los más pobres

Estas montañas desérticas, acariciadas constantemente por el viento, están habitadas por la insoportable sensación de no haber podido disfrutar de la riqueza que genera el petróleo libio y de haber sido relegadas, pues hace falta infraestructura, caminos y escuelas.

"Es una de las regiones más pobres del país", dijo un hombre de 79 años, ex empleado de la industria petrolera Beshir.

"Gadafi no hizo nada para fomentar su desarrollo. No sabemos a dónde se fueron todos los dólares del petróleo. La mayoría de la gente no tiene empleo. Yo construí mi casa en 1984 y todavía no tengo agua potable", agregó la misma fuente, visiblemente indignada.

publicidad

Todos contra el régimen

Todos los ingredientes estaban presentes para que brotara la sublevación. "Superamos nuestro miedo, la revolución empezó", explicó Mohamed, un comerciante de 52 años.

Desde entonces, las ciudades "liberadas", sean árabes o bereberes, se unieron para luchar "hasta la muerte contra el régimen". Actualmente, hay discusiones para que ex militares encargados de proteger la región coordinen unidades y formen a los jóvenes para el combate.

Pero la seguridad es mínima y sus recursos de defensa, ridículos. Se han detectado movimientos de las tropas fieles a Gadafi, mientras que en los puntos de control, los opositores sólo cuentan con algunas kalashnikovs y viejos rifles para enfrentar a los tanques.

Reunión extraordinaria

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea celebrarán el 10 de marzo en Bruselas una reunión extraordinaria sobre la situación en Libia, la víspera de una cumbre de los líderes de los 27 sobre la misma cuestión, informó una portavoz de la jefa de la diplomacia europea.

El objetivo de esta reunión, convocada por la jefa de la diplomacia de los 27, Catherine Ashton, será preparar la cumbre de los jefes de Estado y de gobierno al día siguiente en Bruselas.

Esta última, que también fue organizada con carácter extraordinario, servirá para definir una respuesta común a la situación en Libia, donde el régimen de Muamar Gadafi mantiene una lucha encarnizada con sus opositores.

publicidad

Los 27 estudiarán además cómo ayudar a la población y a los refugiados que huyen del país norafricano, así como los riesgos de una crisis humanitaria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad