publicidad

Autoridades explican en el Congreso las estrategias de guerra en Afganistán

Autoridades explican en el Congreso las estrategias de guerra en Afganistán

EU asegura que operaciones militares del Ejército de Pakistán han "debilitado significativamente" al Talibán.

Guerra en dos frentes

WASHINGTON-KABUL - Las operaciones militares del Ejército de Pakistán han "debilitado significativamente" a milicianos talibán paquistaníes durante los últimos meses, informó el comandante militar estadounidense en Afganistán a legisladores este miércoles.

"Uno de los principales desarrollos el año pasado ha sido la impresionante determinación de los esfuerzos de Pakistán contra extremistas que amenazaban la estabilidad del Estado paquistaní", dijo el general David Petraeus, jefe del Comando Central, en una audiencia en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos.

Petraeus explicó que la ofensiva militar paquistaní apoya los esfuerzos estadounidenses contra la red Al Qaeda, aunque Islamabad todavía no apunta contra los santuarios utilizados por el liderazgo talibán afgano, que es un grupo que comparte nombre pero es distinto al Talibán paquistaní.

"Las operaciones paquistaníes en Bajaur, Mohmand, Khyber, Swat, Buner, Lower Dir y ahora en Waziristan del Sur han debilitado significativamente a los grupos Talibán paquistaníes", agregó el general.

Trabajo por hacer

Esa ofensiva, sin embargo, "no ha alcanzado los santuarios de los grupos Talibán afganos en Pakistán".

"La decisión de los líderes civiles y militares de Pakistán para combatir a elementos extremistas es un importante avance y facilita nuestros esfuerzos para debilitar a los grupos extremistas en la región fronteriza (entre Afganistán y Pakistán) y para derrotar a Al Qaeda", concluyó el general.

publicidad

El gobierno de Barack Obama presionó a Pakistán para que actúe contra los santuarios de Al Qaida y los Talibán en sus fronteras y la zona fronteriza con Afganistán.

Autoridades predicen éxito

El general estadounidense de más alto nivel en Afganistán predijo que tendrá éxito la estrategia renovada del presidente Barack Obama al decirle al Congreso que es la mejor estrategia posible.

El general Stanley McChrystal, el principal comandante de Estados Unidos en Afganistán y su contraparte político, el embajador Karl Eikenberry, indicó ante legisladores de la Cámara de Representantes y en el Senado que ellos respaldaban totalmente el plan de Obama aún cuando no refleja totalmente sus preferencias iniciales.

Para probar el asunto, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado convocó el miércoles a Eikenberry y al general David Petraeus, el comandante estadounidense para Oriente Medio, para testificar de la manera conjunta sobre la nueva visión estadounidense.

"Efecto acumulativo"

McChrystal dijo a la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado el martes que creía que el Talibán puede ser derrotado al definirlo como una manera para debilitar a los milicianos hasta un momento en que ya no tengan la capacidad de amenazar al gobierno afgano.

Su principal objetivo, sin embargo, es frenar el impulso que el Talibán ha ganado en los últimos años.

publicidad

McChrystal advirtió que no deben esperarse resultados inmediatos, pero consideró que los avances deberán ser evidentes en un año.

"El triunfo final será el efecto acumulativo de la presión sostenida" sobre los rebeldes del Talibán, añadió.

Los plazos de Karzai

Afganistán necesitará al menos 15 años para que su instituto armado tenga la fuerza suficiente para evitar la amenaza de la insurgencia, dijo en la víspera el presidente Hamid Karzai junto al secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates.

Durante una rueda de prensa en Kabul, el presidente afgano reiteró que las fuerzas afganas tomarían el control de la seguridad en el país dentro de cinco años, pero Gates insinuó que Estados Unidos no podría esperar tanto.

"Yo esperaría que no sólo pudiéramos cumplir los plazos que el presidente Karzai ha fijado, sino que mientras más afganos sean entrenados podremos reducir esos plazos", dijo Gates.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció hace una semana que enviará 30 mil soldados más a Afganistán, pero que comenzarán a retirarse en 18 meses.

Planes para 2030

Karzai fue consultado sobre si él podría sostener a unas fuerzas armadas afganas más grandes y respondió que será necesario el apoyo financiero de la comunidad internacional por varios años más.

publicidad

"Durante cierto número de años, quizás de otros 15 a 20 años, Afganistán no podrá sostener a una fuerza de esa naturaleza y capacidad con sus propios recursos", dijo Karzai, quien fue reelegido a principios de noviembre para un segundo mandato.

El comandante en jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el general Stanley McChrystal, tiene la meta de aumentar las fuerzas de seguridad afganas a 400 mil efectivos para 2013, muy por encima de los actuales 94 mil policías y 97 mil soldados.

"Hay realismo de nuestra parte de que eso tomará algún tiempo", para que las fuerzas afganas de seguridad puedan operar completamente por su cuenta, dijo Gates, el primer miembro del gabinete estadounidense que visita Afganistán desde el anuncio del refuerzo militar.

La promesa de Gates

Gates reafirmó al pueblo afgano que Estados Unidos no lo abandonará, pero al mismo tiempo dejó ver cierta sensación de urgencia sobre el retiro estadounidense.

"En una situación gradual en función de las condiciones, estaremos reduciendo nuestras fuerzas después de julio de 2011", afirmó.

También reiteró el interés estadounidense por salvaguardar a los afganos, luego de decir que el refuerzo militar conllevaría en principio más violencia y muertes de civiles. "Nuestra principal prioridad sigue siendo la seguridad de los civiles", afirmó.

publicidad

Poco antes de la rueda de prensa, el gobierno afgano acusó a las fuerzas internacionales de la OTAN de matar a civiles la madrugada del martes en un ataque en el oriente de Afganistán.

Igualmente, el secretario de Defensa de Gran Bretaña, Bob Ainsworth, se encontraba en el sur afgano para visitar a las tropas británicas y a las autoridades locales en la ciudad de Lashkar Gah, incluyendo al gobernador de la provincia de Helmand, Gulab Mangul.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad