publicidad

Autor de ataques en Oslo usó balas expansivas

Autor de ataques en Oslo usó balas expansivas

Médico noruego reveló que el autor de los atentados en Oslo empleó balas prohibidas en las guerras.

Graves daños

NORUEGA - El autor confeso de los atentados de Oslo, Anders Behring Breivik, usó un tipo de munición especial, prohibida en las guerras, para causar la mayor matanza posible en su ataque al campamento juvenil, según un médico que ha atendido a las víctimas.

En una entrevista en la edición digital del rotativo local "VG", el cirujano jefe del hospital Ringerike, Colin Poole, que ha tratado a 16 heridos en el tiroteo de la isla de Utøya, asegura que el agresor empleó las denominadas balas expansivas o "dum-dum", que tienen los extremos (la punta y el culote) huecos para que el núcleo se fragmente en el impacto.

"Esas balas más o menos explotaban dentro del cuerpo de las víctimas. Las heridas internas que tenían eran absolutamente terribles", explicó Poole.

"Los fragmentos son tan pequeños. Nunca había visto algo así", explicó Poole, a pesar de sus 26 años de experiencia.

Agregó que las balas expansivas han causado graves daños a los heridos en el tiroteo, en su mayoría jóvenes y adolescentes, y creado incontables quebraderos de cabeza a su equipo de cirujanos.

Difícil de adquirir

"Nos ha causado todo tipo de problemas adicionales por el tipo de daño que causan estas balas especiales. El efecto que causan dentro del cuerpo es similar al de miles de agujas y alfileres", indicó el cirujano jefe.

publicidad

Poole añadió que este tipo de munición es muy difícil de adquirir legalmente en Noruega, por lo que se preguntó cómo Breivik pudo conseguirla.

Las controvertidas balas expansivas, cuyo uso está prohibido en las guerras desde 1899, se emplea en ocasiones muy concretas, como en la caza mayor, debido al tipo de daños que causan.

Además, su uso se ha permitido o elegido en ocasiones muy concretas en los últimos años en el marco de operaciones antiterroristas, tanto para abatir suicidas como para disparar sobre secuestradores dentro de un avión sin dañar el fuselaje.

El pasado viernes, Behring Breivik mató al menos a 93 personas, según el último recuento oficial, en dos atentados coordinados que lanzó en Oslo y, dos horas después, en el campamento de las juventudes socialdemócratas de la isla de Utøya, a unos 40 kilómetros de la capital noruega.

En el primer emplazamiento un potente coche bomba mató a al menos siete personas, hirió gravemente a una docena y destrozó cuatro edificios, mientras que en la isla murieron tiroteadas al menos 86 personas, en su mayoría jóvenes y adolescentes.

El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, calificó el doble atentado como la "mayor tragedia nacional desde la Segunda Guerra Mundial" para el país escandinavo.

Insiste que actuó sólo

El atacante reiteró a la policía que planificó su matanza hace mucho tiempo y que actuó sólo.

publicidad

El balance aún provisorio del peor acto de violencia ocurrido en Noruega desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, era el domingo de 93 muertos, 97 heridos y una cantidad indeterminada de desaparecidos, según la policía.

Noruega, y su vecina Suecia por solidaridad, observarán el lunes un minuto de silencio en homenaje a las víctimas de la tragedia.

Anders Behring Breivik comparecerá ante un juez. "El sospechoso comparecerá el lunes ante un tribunal, donde el juez se pronunciará sobre su puesta en prisión preventiva", declaró a los periodistas el comisario Sveinung Sponheim.

Preparó atentados

De nacionalidad noruega y 32 años de edad, Behring Breivik preparó al menos desde el otoño boreal de 2009 esta operación, que se saldó con 93 muertos, de los cuales 86 fueron asesinados por bala en la pequeña isla Utoya y siete por un atentado con coche bomba en el barrio de los ministerios del centro de Oslo.

"Reconoce los hechos pero no reconoce su responsabilidad criminal", declaró a la prensa el comisario Sponheim.

Anders Behring Breivik afirma que actuó "solo" en la carnicería, dijo Sponheim. "Intentaremos verificarlo en nuestra investigación", añadió. Según testigos de la matanza en la isla Utoya habría "uno o varios" tiradores.

Manifiesto

Poco antes de pasar al acto, el sospechoso difundió en internet un manifiesto de 1,500 páginas, lleno de diatribas antimusulmanas y antimarxistas.

publicidad

En el texto, redactado en inglés, dice que será percibido en el futuro "como el mayor monstruo (nazi) desde la Segunda Guerra Mundial".

Evoca en él el "uso del terrorismo como medio para despertar a las masas".

Sobre la base de las informaciones que publicó en internet el sospechoso, la policía lo describe como un "fundamentalista cristiano" de derecha.

"Considera que fue cruel tener que cometer esos actos pero que, a su entender, era necesario", declaró a la prensa noruega su abogado, Geir Lippestad.

Por su parte, los investigadores se niegan a proporcionar elementos sobre sus motivaciones.

Todo comenzó el viernes a media tarde con un atentado con coche bomba en el barrio de los ministerios del centro de Oslo en el que murieron 7 personas.

Poco después, en la isla Utoya en donde se realizaba un campamento de verano de las juventudes del Partido Laborista en la que participaban unos 600 jóvenes, el sospechoso, disfrazado de policía y con dos armas de fuego, disparó durante 90 minutos.

Tras la matanza, fue detenido en la isla de Utoya "sin oponer resistencia", según el comisario Sveinung Sponheim.

El hecho fue calificado como una "tragedia nacional" por el primer ministro Jens Stoltenberg y suscitó una ola de indignación y de compasión en el mundo.

Este domingo se celebró una misa en la catedral de Oslo con la presencia de numerosas personalidades, entre ellas los monarcas del pequeño reino y el primer ministro Stoltenberg.

publicidad

"Somos un pequeño país pero somos un pueblo orgulloso", declaró el primer ministro asegurando que Noruega "no abandonará jamás sus valores".

Durante el oficio religioso, el rey Harald V, los ojos inundados de lágrimas, no pudo esconder su emoción.

Cruzada

Además del manifiesto, Behring Breivik publicó un largo video en YouTube en el que muestra su salvaje hostilidad al islam, al marxismo y al multiculturalismo. Al final de este documento, el sospechoso aparece en tres fotos, unas de ellas lo muestra en posición de tiro con un fusil de asalto.

Publicada el día de los ataques, el video describe al islam como "la principal ideología genocida". "Antes de comenzar nuestra Cruzada, debemos cumplir con nuestra tarea de diezmar al marxismo cultural", escribió asimismo.

El Partido del Progreso (FrP), una formación noruega de derecha populista, anunció que el sospechoso se adhirió a él en 1999 y lo abandonó en 2006.

En un mensaje publicado en internet en 2009 en el sitio www.document.no, Breivik reprochaba al FrP "su ambición de querer satisfacer las expectativas multiculturales y los ideales suicidas del humanismo".

Un policía de Scotland Yard se encontraba este domingo en Noruega para "trabajar en relación con la policía noruega" en este caso, indicó a la AFP un portavoz de la policía británica.

publicidad

Behring Breivik vivía en un barrio acomodado del oeste de Oslo. Según un vecino, Emile Finneruo, que dice haber estado en clase con él, "es el tipo clásico, blanco, de clase media, el noruego típico, nadie puede sospecharle".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad