publicidad
Al menos 52 personas murieron y otras 150 quedaron heridas en un atentado suicida frente a un centro policial en Irak.

Atentado suicida contra policías en Irak deja 52 muertos y 150 heridos

Atentado suicida contra policías en Irak deja 52 muertos y 150 heridos

Atentado suicida contra policías en Irak deja 52 muertos y 150 heridos

Al menos 52 personas murieron y otras 150 quedaron heridas en un atentad...
Al menos 52 personas murieron y otras 150 quedaron heridas en un atentado suicida frente a un centro policial en Irak.

Cuestionamiento a la seguridad

BAGDAD - Por lo menos 52 personas murieron y 150 resultaron heridas cuando un atacante suicida detonó sus explosivos en medio de un grupo de reclutas policiales, un nuevo hecho que socava los esfuerzos de Irak para demostrar que es capaz de protegerse sin ayuda exterior.

El ataque ocurrió el martes en la mañana en Tikrit, al norte de Bagdad, cuando un kamikaze activó su cinturón de explosivos en medio de un grupo de reclutas.

El número de muertos seguía en ascenso más de dos horas después que un policía de Tikrit dijo que el atacante se sumó a centenares de postulantes frente a la estación policial en las afueras de la ciudad natal de Saddam Hussein.

Los reclutas habían comenzado a congregarse alrededor de las 06:00 (03:00 GMT) cerca de esta oficina de reclutamiento del centro de Tikrit, a 160 km al norte de Bagdad, con la finalidad de entrar en la policía, cuyos efectivos a nivel nacional son superiores a los 440 mil hombres.

publicidad

Un sobreviviente dijo que los postulantes fueron registrados antes de entrar al patio de la comisaría.

"Estábamos esperando en fila para entrar al patio de la comisaría cuando una explosión poderosa me arrojó al suelo", dijo el recluta Quteiba Muhsin, que sufrió fracturas en las dos piernas. "Vi los cuerpos de dos amigos en la fila. Todavía estoy aturdido por la explosión y por ver muertos a mis dos amigos".

Desde los altoparlantes de las mezquitas de Tikrit se solicitaba a la población que donara sangre para los heridos. Una televisora iraquí mostró charcos de sangre, retazos de ropa y zapatos desparramados en el lugar.

El sector del atentado fue acordonado por las fuerzas de seguridad, mientras las ambulancias continuaron durante varias horas después del ataque trasladando a las víctimas hacia un hospital de este antiguo bastión del ex presidente Sadam Husein, ejecutado en 2006.

Es el atentado más mortífero después del ataque en plena misa de la iglesia siríaca católica de Bagdad el pasado 31 de octubre. Esta operación, reivindicada por el Estado Islámico en Irak, la rama local de Al Qaida, dejó 53 muertos. Los cinco miembros del comando armado también perdieron la vida.

Se trata del primer atentado de gran envergadura desde la investidura, el 21 de diciembre pasado, del nuevo gobierno del Primer ministro Nuri Al Maliki, quien dijo que la seguridad era una de sus prioridades.

publicidad

La violencia parecía disminuir con la conclusión en noviembre de 2010 de un acuerdo de reparto del poder entre los diversos movimientos políticos que permitió la formación del nuevo gobierno, tras nueve meses de crisis.

Noviembre y diciembre de 2010 fueron los dos meses menos mortíferos del año para los iraquíes, según cifras oficiales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad