publicidad

Ataques contra el EI, punto de inflexión

Ataques contra el EI, punto de inflexión

EEUU ataca al Estado Islámico en Siria, allí donde el EI tiene sus principales bases, en Raqqa e inmediaciones.

EEUU ataca al Estado Islámico (EI) en Siria, allí donde el EI tiene sus principales bases, en Raqqa e inmediaciones. Un comentario de Alexander Kudascheff.

Y no atacan solos, sino con aliados árabes. Entre esos aliados se cuenta también Arabia Saudí, sospechosa de haber impulsado, apoyado y financiado al EI. Eso demuestra que EE.UU. no va solo a la guerra contra los fundamentalistas islámicos, sino en el marco de una alianza, aún cuando esta no tenga aun el plácet de la ONU. Y los aliados tradicionales de Washington, Gran Bretaña y Francia, también están dispuestos a atacar.

¿Se beneficia Assad?

Es un punto de inflexión para el Cercano Oriente. Si bien no fue preguntado si la alianza puede operar en su destrozado país, es posible que Bashar Al Assad sea quien más se beneficie de la guerra contra el EI. Assad ha sido hasta ahora el paria en el Próximo Oriente, un autócrata y un gobernante responsable de 200.000 muertos y millones de refugiados. En la guerra contra la milicia islamista, Assad puede transformarse de pronto en un socio estratégico y táctico. Elegir entre el EI y Assad es políticamente desagradable, pero en la duda, la alianza preferirá a Assad.

La guerra contra el EI, que comenzó con ataques aéreos, es también un punto de inflexión para Barack Obama. El Premio Nobel de la Paz quería que EE.UU. no librara más guerras. Retiró las tropas norteamericanas de Irak y las está retirando deAfganistán. Los Estados Unidos de Obama eran una gran potencia en retirada. Algunos expertos hablaban ya incluso de un nuevo aislacionismo. Ahora vuelve a operar en el Cercano Oriente. Por ahora, solo desde el aire. Pero, ¿hasta cuándo? Es sabido que las guerras se ganan sobre el terreno. Con grandes pérdidas, naturalmente.

publicidad

La lucha contra el EI: también en Europa 

Es un punto de inflexión también en el empeño no solo de combatir al EI, sino de hacerlo desaparecer. La increíble brutalidad de los islamistas, su deseo de destruir culturalmente al Cercano Oriente y terminar con su milenaria diversidad no pueden ser aceptados. Pero la lucha contra la fascinación de un islam primitivo solo comienza. No solo en la región directamente afectada, sino también en Europa y Alemania, donde miles de jóvenes están dispuestos a morir por Alá.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad