publicidad
Un hombre herido llama desde el exterior de la estación de metro Parque Kultury.

Ataque terrorista en el metro de Moscú

Ataque terrorista en el metro de Moscú

Al menos 37 muertos en dos atentados de mujeres kamikaze del Cáucaso Norte en el metro de Moscú, Rusia.

Un hombre herido llama desde el exterior de la estación de metro Parque...
Un hombre herido llama desde el exterior de la estación de metro Parque Kultury.

Según el último balance del ministerio de Situaciones de Emergencia, los ataques dejaron 37 muertos y al menos 65 heridos.

El primer atentado tuvo lugar en un vagón detenido en la estación

Lubianka, situada a pocos cientos de metros del Kremlin, a las 07:57

locales (03:57 GMT), en hora punta.

En la Plaza Lubianka tiene su sede el servicio de inteligencia ruso

FSB, sucesor del KGB soviético, que en ese edificio interrogaba y

eliminaba a los disidentes y personas caídas en desgracia durante las

purgas de la era soviética.

El segundo atentado fue cometido en la estación Park Kultury a las 08:36 (04:36 GMT), también en el centro de la capital.Terroristas del Cáucaso Norte

"En Park Kultury, según los datos preliminares, se trataba de una mujer

publicidad

kamikaze. Según los fragmentos del cuerpo, que están siendo examinados,

el explosivo estaba colocado al nivel de la cintura. La situación es la

misma en Lubianka", afirmó un portavoz del comité de investigación de

la fiscalía de Moscú, Vladimir Markin.

El director del FSB, Alexandre Bortnikov, consideró que las autoras de

los atentados eran oriundas del Cáucaso Norte, región de Rusia

mayoritariamente musulmana, escenario de una violenta insurgencia en

los últimos años.

"Según la versión preliminar, los atentados fueron cometidos por grupos

terroristas vinculados a la región del Cáucaso Norte. Privilegiamos

esta versión", declaró Bortnikov, citado por las agencias de noticias

rusas.El impacto en Estados UnidosA consecuencia del ataque terrorista en Moscú, las diferentes agencias de transporte en Estados Unidos están fortaleciendo sus medidas de seguridad, especialmente en los sistemas de trenes subterráneos.En Nueva York, caravanas de vehículos de la policía han sido colocados en los diferentes centros de transporte urbano. Agentes de unidades especiales, que se distinguen por su uniforme color negro, cascos protectores y chalecos antibalas, también fueron colocados en muchas estaciones del metro.En Washington, la Policía de Metro está realizando inspecciones al azar en estaciones y áreas de trenes; mientras que en Atlanta, el sistema de tránsito público (MARTA), informó que el departamento local de policía aumentó el número de oficiales que patrullan las diferentes estaciones y vehículos.

publicidad

El presidente Dimitri Medvedev reafirmó su determinación de proseguir

"las operaciones contra los terroristas sin vacilación y hasta el

final".

Medvedev ordenó asimismo reforzar de forma "significativa" la seguridad

en los transportes públicos de todo el país, durante una reunión de

emergencia convocada tras los atentados.

"Los terroristas serán aniquilados", afirmó por su parte el primer

ministro Vladimir Putin desde la ciudad siberiana de Krasnoyarsk.Condena internacional

La condena internacional no se hizo esperar.

"Nada puede justificar semejantes ataques contra civiles inocentes",

afirmó el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

"La Unión Europea apoya firmemente a Rusia para combatir al terrorismo

bajo todas sus formas", indicó por su lado la jefa de la diplomacia

europea Catherine Ashton.

La canciller alemana Angela Merkel recibió con "consternación y horror" la noticia.

publicidad

Y el presidente francés Nicolas Sarkozy condenó esos atentados "odiosos" y "cobardes".

En un telegrama a Medvedev, el presidente del Gobierno español, José

Luis Rodríguez Zapatero, expresó "toda la solidaridad y afecto" de "la

sociedad española, que ha venido sufriendo durante años los estragos

causado por la barbarie terrorista".

También el primer ministro británico Gordon Brown envió a Medvedev un mensaje de condolencia.

Los atentados del lunes, los más sangrientos cometidos en la capital

rusa desde 2004, tuvieron lugar en dos estaciones de una misma línea,

pero las otras líneas del metro de Moscú, que diariamente transporta a

8.5 millones de personas, seguían abiertas aunque bajo fuerte

vigilancia.

En los últimos meses, las fuerzas rusas multiplicaron las operaciones

militares contra rebeldes islamistas en el Cáucaso Norte, matando a

muchos de sus dirigentes.

Moscú registró en los últimos diez años una serie de explosiones

publicidad

mortales reivindicadas por militantes de la causa chechena -una

república del Cáucaso-, pero en los últimos tiempos los atentados

fueron menos frecuentes.

El último ataque importante en el metro de Moscú se produjo el 6 de

febrero de 2004, entre las estaciones Avtozavodskaya y Pavelestakaya,

con un balance de más de 41 muertos y 250 heridos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad