publicidad

Ataque suicida en Irak deja 12 muertos

Ataque suicida en Irak deja 12 muertos

Un atacante suicida detonó el domingo un coche bomba cerca de un campamento militar estadounidense de Bagdad, matando a 12 personas e hiriendo a otras 13.

Asimismo, hombres armados mataron a un importante funcionario del ministerio de Educación, el segundo asesinato de un funcionario en dos días.

Por otro lado, un soldado estadounidense falleció y otros dos resultaron lesionados durante un ataque con bombas y tiros cerca de Taji, al norte de Bagdad, dijo el Eejército. También murió un atacante.

También el domingo estalló un cohete en la fuertemente custodiada Zona Verde de la ocupación estadounidense. La explosión provocó daños menores en el Palacio Republicano, donde el administrador civil L. Paul Bremer tiene sus oficinas centrales, manifestó un funcionario a condición de mantener su nombre en el anonimato.

Al menos un miliciano chiíta murió en enfrentamientos nocturnos con soldados estadounidenses en el vecindario chiíta Ciudad Sadr, en Bagdad, de acuerdo con el testimonio aportado por residentes del área el domingo.

Además, un importante funcionario policial de Bakuba, a unos 64 kilómetros al noreste de Bagdad, resultó herido en un intento de asesinato el sábado en la noche. El brigadier Majeed Almani Mahal se recuperaba en un hospital, indicaron las autoridades.

El titular de la policía fronteriza de Irak, el mayor general Hussein Mustafá Abdul-Kareem, fue levemente lesionado el sábado cuando un grupo de insurgentes efectuó disparos contra la caravana de vehículos en la que se trasladaba, dijo el ministerio del Interior.

publicidad

Las autoridades de la Coalición habían advertido sobre un incremento de los ataques a medida que se acerca la fecha de transferencia de la soberanía a un nuevo gobierno iraquí, el 30 de junio.

El ataque suicida cercano al Campamento Cuervo del Ejército de Estados Unidos, fue el 15to efectuado con un carro bomba desde comienzos de junio. Entre los 12 muertos, había cuatro policías, dijeron las autoridades.

La explosión tuvo lugar cerca de las 9:15 a.m. de la mañana, después que la policía detuvo a un automóvil sospechoso que se trasladaba en el sentido contrario de la ruta. El automóvil explotó cuando los agentes de seguridad se acercaban.

Kamal al-Jarah, funcionario del ministerio de Educación a cargo de las relaciones con países extranjeros y con las Naciones Unidas, fue asesinado afuera de su casa en el distrito Ghazaliya de la capital, un vecindario de mayoría sunita que apoyaba fuertemente el régimen de Saddam Hussein. Tenía 63 años.

El sábado, un vicecanciller iraquí, Bassam Salih Kubba, murió de las heridas que recibió tras ser atacado cuando manejaba hacia su trabajo.

Se trata del segundo funcionario iraquí asesinado en las últimas tres semanas.

En Kirkuk, una población petrolera del norte del país donde viven varias etnias, insurgentes mataron a un prominente clérigo curdo, Iyad Jorshid, el sábado en la noche, mientras se dirigía a visitar a vecinos, dijo el domingo la policía.

publicidad

Los estadounidenses esperan que el establecimiento de un gobierno iraquí soberano frene la insurgencia y permite un mejoramiento de la seguridad para que puedan realizarse las elecciones generales a finales de enero.

Las autoridades de la ocupación creen que los insurgentes intentarán obstaculizar la transferencia del país, atacando a personas que se desempeñan en un nivel medio y no son custodiadas de cerca.

En Baaquba, dos desconocidos asesinaron a una ex militante del Partido Baas del derrocado presidente Saddam Hussein, a unos 60 km al norte de Bagdad, indicó este domingo un oficial de policía.

"Rajaa Mohammad Alí fue blanco de dos tiradores a bordo de un vehículo que abrieron fuego contra ella en una ruta cerca de la localidad de Abbara, 7 km al norte de Baaquba", indicó el capitán de policía Mohammed Hamid.

Según el policía, la víctima, que estaba al volante de su vehículo, recibió balazos en el cuello y el abdomen. "Su vehículo volcó en un río y ella murió en el acto", dijo.

Su sobrino, Mohammad Jassem, de 17 años, que se encontraba a su lado, salió ileso, según la misma fuente.

Según el capitán Hamid, la víctima era un cuadro intermedio de la jerarquía del Baas, que dominó la vida política de Irak bajo el régimen de Saddam Hussein.

Desde la caída de Saddam Hussein en abril de 2003, varios ex miembros y cuadros del Bass fueron asesinados en Irak, especiamente en el centro del país, de mayoría chiíta.

publicidad

El nuevo presidente interino iraquí Ghazi Al-Yauar, alertó este domingo que la violencia continuará siendo "terrible" durante "un cierto tiempo" en su país, antes y después del traspaso de soberanía el 30 de junio.

"Va a ser terrible durante un cierto tiempo. Esperamos que (los autores de los ataques) traten de incrementar la violencia durante cierto tiempo", declaró Al-Yauar a la cadena de televisión estadounidense NBC.

Las autoridades iraquíes están "decididas" a actuar "para calmar la situación", agregó el mandatario.

Calificando de "trágicos" los asesinatos de dos altos funcionarios del nuevo gobierno en los dos últimos días en Bagdad, estimó que era "obra de alguien que quiere desestabilizar a Irak, que quiere dejar al país sin personalidades calificadas y competentes".

Por lo menos 20 iraquíes murieron este fin de semana, al menos siete de ellos en un atentado suicida en Bagdad.

Al-Yauar precisó que la permanencia de tropas extranjeras en Irak "dependerá de la rapidez con que se logre restablecer los servicios de seguridad", que podría llevar entre seis meses y un años.

La democratización del país, según el presidente interino es "un largo proceso" que "probablemente" tome "más de 10 años, posiblemente una década y media", afirmó.

publicidad

Cruz Roja: presos iraquíes deben ser liberados

Todos los prisioneros de guerra iraquíes así como civiles recluidos deben ser liberados cuando la soberanía sea transferida a un nuevo gobierno iraquí, según las normas internacionales, dijo el domingo una vocera de la Cruz Roja Internacional.

"Si consideramos que la ocupación concluye el 30 de junio, eso significa que es el fin de conflicto armado internacional", dijo Nada Doumani, portavoz de la Cruz Roja, en declaraciones telefónicas desde Bagdad a The Associated Press.

Falta sin embargo aún determinar si la ocupación concluye efectivamente con el traspaso de soberanía, dijo Doumani, quien subrayó que "la situación en el terreno determina los hechos".

La vocera indicó luego que según la Convención de Ginebra, "cuando el conflicto concluye, todos los prisioneros de guerra deben ser liberados. Por lo tanto, todas las personas arrestadas en relación al conflicto deben ser liberadas a menos haya acusaciones penales contra ellas".

Aunque los iraquíes se encargarán de su gobierno luego del 30 de junio, unos 150 mil soldados de Estados Unidos y de otros miembros de la coalición aliada continuarán en el país para ayudar a solucionar los problemas de seguridad de acuerdo a una resolución de las Naciones Unidas aprobada el martes por el Consejo de Seguridad.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad