publicidad

Ataque suicida dejó 50 muertos en Irak

Ataque suicida dejó 50 muertos en Irak

Un iraquí se inmoló frente a un centro de la policía donde mucha gente estaba solicitando trabajo, matando a unos 50 iraquíes e hiriendo a 100.

Al menos siete automóviles estacionados cerca del centro fueron destruidos por la explosión en Erbil, una ciudad curda a 350 kilómetros al norte de Bagdad. Varios edificios cercanos quedaron dañados.

El atentado, cometido por un kamikaze que se mezcló a los reclutas de la policía, se produjo a eso de las 9:30 a.m. locales (05:30 GMT) en el centro de la ciudad kurda, "capital" del Partido democrático de Kurdistán (PDK) de Massud Barzani, una de las formaciones kurdas que controlan el norte de Irak, según una fuente de la policía.

Se trata de uno de los ataques más sangrientos en el país desde las elecciones generales del 30 de enero.

Frente al centro se formaron charcos de sangre, mientras ambulancias y taxis se apresuraban a llegar a la caótica escena para trasladar a los heridos a hospitales.

Varias de las clínicas estaban tan atestadas que en una de ellas fue necesario emplear un altavoz para proporcionarles a los parientes los nombres y números de habitación de las víctimas.

Las cifras de fallecimientos divergían entre sí.

El gobernador Nozad Hadi dijo que 46 personas murieron y 100 quedaron heridas, mientras que el jefe de la Marina estadounidense, James Drake, indicó que eran 50 los fallecidos y 100 los lesionados. La televisión estatal iraquí y el canal Al-Arabiya dieron cifras aún más elevadas: 60 muertos y 150 heridos.

publicidad

"Este tipo de actos cobardes no nos darán miedo y no van a aterrorizarnos", declaró Hadi a la prensa, después de visitar a los heridos. "Nos comprometemos a continuar la lucha contra el terrorismo hasta erradicarlo", agregó.

Drake añadió por su parte que había reportes contradictorios sobre la causa de la detonación: Uno culpaba a un peatón con explosivos ocultos, mientras que otro adjudicaba el hecho a un vehículo cargado con una bomba.

El ataque se produjo en momentos en que muchos civiles presentaban su solicitud de trabajo para integrarse a la policía iraquí en el centro de reclutamiento, ubicado en un edificio de dos pisos de un vecindario residencial de clase alta donde también hay un Hotel Sheraton.

En un principio, el agente Shwan Mohamed dijo que el hombre con los explosivos los había detonado dentro del centro, pero posteriormente el capitán de policía Othman Aziz señaló que el atacante se inmoló frente al edificio debido a las fuertes medidas de seguridad.

Hasta el momento se desconocía si el hombre llevaba los explosivos bajo su ropa o en algo que cargaba, informó la policía.

Haura Mohamed, de 37 años, dijo que acababa de dejar a su hermano Ahmed, de 32, en el centro para que solicitara empleo y se alejó conduciendo cuando se produjo la explosión. Cuando Haura volvió a toda prisa, halló a su hermano tirado en la calle, sangrando e inconsciente. Pero pronto Ahmed comenzó a dar señales de vida.

publicidad

"Cargué a mi hermano en los hombros y lo llevé a un hospital cercano", dijo Haura. "Mi camisa está manchada con su sangre".

Un médico del Hospital Ruz Gari, el mayor de la ciudad, leyó ante familiares llegados para pedir noticias una lista de 39 muertos, todos reclutas de la policía, e indicó que había seis cadáveres no identificados.

La televisión pública Iraqia, que transmitía una sesión del Parlamento en Bagdad, interrumpió sus emisiones para mostrar en directo el lugar del ataque.

En otro ataque suicida anti-kurdo, 25 personas fueron muertas y 30 heridas el domingo en la noche en Tall Afar, a 80 km al oeste de Mosul, al sur de la zona autónoma kurda. Una ambulancia cargada de explosivos estalló junto a una carpa levantada para los funerales de un responsable del PDK.

El 13 de marzo, 51 personas habían sido muertas y 77 heridas cuando un kamikaze se hizo estallar en Mosul bajo una carpa donde se celebraban los funerales de un jefe de la pequeña comunidad chiíta de la ciudad de mayoría sunita.

El atentado más sangriento desde las elecciones tuvo lugar en la ciudad chiíta de Hilla, a 100 km al sur de Bagdad, donde 118 personas fueron muertas y decenas qudaron heridas en un atentado suicida con un coche bomba el 28 de febrero.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad