publicidad

Ataque contra político mató a 15 en Irak

Ataque contra político mató a 15 en Irak

El jefe del principal partido chiíta, Abdel Aziz Hakim, salió ileso este lunes de un atentado con bomba contra su oficina en Bagdad.

La oficina de Hakim, jefe del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak (CSRII), que encabeza una lista considerada favorita para las elecciones del 30 de enero de 2005, fue atacada por un kamikaze que viajaba en un coche bomba.

"Gracias a Dios, Abdel Aziz Hakim está sano y salvo", declaró a la AFP su hijo, Mohsen Hakim, que atribuyó el ataque a los "enemigos de la nación iraquí que rechazan que las elecciones se celebren en la fecha prevista".

"Son los mismos que mataron a Mohammed Baqer al Hakim", el ex jefe del CSRII que murió en agosto de 2003 por la explosión de un coche bomba en Najaf, ciudad santa chiíta 160 km al sur de Bagdad, destacó.

"Quince personas murieron y 66 resultaron heridas, al tiempo que 60 vehículos quedaron destruidos" tras el atentado de este lunes, indicó a la AFP un responsable del ministerio del Interior.

Abdel Aziz Hakim encabeza la lista de la coalición iraquí formada con la bendición del jefe religioso más prestigioso de Irak, el gran ayatolá Ali Sistani.

La oficina del CSRII se encuentra en la antigua residencia del viceprimer ministro Tarek Aziz, en el barrio Jadriyá (clase alta, sureste de Bagdad).

"Vi un coche dirigirse en sentido contrario hacia el puesto de guardia", declaró Rafed Adel, un vecino de este barrio, que añadió que los guardias no consiguieron detener al vehículo.

publicidad

La explosión, que se produjo sobre las 01:30 hora del Este de Estados Unidos, fue de tal magnitud que hizo volar por los aires los cristales de las casas vecinas, indicó un comerciante, que vio "varios cuerpos cubiertos con mantas".

Este ataque contra la oficina de Hakim tiene lugar tras los atentados cometidos, el pasado 19 de diciembre, en las ciudades chiítas de Najaf y Kerbala que provocaron 66 muertos y unos 200 heridos.

Expertos iraquíes interpretan estos atentados como una advertencia a los chiítas, mayoría en el país, antes de las elecciones en las que desean participar masivamente alentados por sus jefes religiosos y espirituales.

Unas horas después del atentado de este lunes, la principal formación sunita, el Partido Islámico Iraquí, sorprendió al país anunciando su retirada de la carrera electoral.

De esta forma, la formación protesta contra la negativa de las autoridades de retrasar las elecciones seis meses para conseguir, así, una mayor cobertura en materia de seguridad.

"Nos encontramos en la obligación de retirarnos", anunció el jefe del partido, Mohsen Abdel Hamid, cuya formación presentó una lista de 275 candidatos electorales (tantos como escaños han de ser elegidos).

Hamid señaló, sin embargo, que la retirada de su partido no significaba un llamamiento a otras formaciones a boicotear los comicios y que estaba dispuesto a reconsiderar su postura si su petición era escuchada.

publicidad

Para Hamid, "la situación es muy grave y hay más de seis provincias (de las 18 que componen el país) donde no podrán celebrarse las elecciones de forma normal".

"Las elecciones no pueden ser creibles sin la participación de todas las provincias", estimó.

A pesar de esta retirada, hay otras formaciones sunitas que se mantienen en las listas electorales tales como la de Adnane Pachachi, el jefe de la agrupación de los Demócratas Independientes.

De visita en China, el ministro iraquí de Relaciones Exteriores, Hoshyar Zebari, declaró que "las elecciones en las regiones peligrosas como Mosul y los alrededores de Bagdad podrían retrasarse por la preparación de medidas de seguridad".

El ejército estadounidense anunció, por su parte, que uno de sus soldados había muerto y que otro se encontraba herido a causa de un ataque con bombas artesanales el domingo en Samarra, al norte de Bagdad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad