publicidad
Momento en que el atacante le tira un plato con crema de afeitar al magnate Rupert Murdoch, quen testificaba ante el Parlamento inglés por las escuchas ilegales de uno de sus medios, News of the World.

Atacan a Murdoch con crema de afeitar durante su testimonio ante el Parlamento

Atacan a Murdoch con crema de afeitar durante su testimonio ante el Parlamento

El magnate fue agredido por un atacante mientras testificaba sobre el escándalo de las escuchas ilegales.

Momento en que el atacante le tira un plato con crema de afeitar al magn...
Momento en que el atacante le tira un plato con crema de afeitar al magnate Rupert Murdoch, quen testificaba ante el Parlamento inglés por las escuchas ilegales de uno de sus medios, News of the World.

Escándalo salpica al magnate

LONDRES - Un manifestante se lanzó sobre Rupert Murdoch el martes mientras el magnate de los medios respondía preguntas de los legisladores, provocando una trifulca que obligó a suspender la audiencia.

El individuo pareció salir detrás de Murdoch y entonces fue golpeado por Wendi Deng, que se puso de pie para defender a su esposo.

Los policías en la parte trasera de la sala tenían detenido a un hombre, aparentemente esposado y con espuma blanca cubriéndole el rostro y la camisa. Parecía que la espuma también había salpicado a Murdoch.

Rupert Murdoch y su hijo tuvieron que someterse el martes al interrogatorio de una comisión parlamentaria en torno al papel de ambos en el escándalo por espionaje telefónico que ha cimbrado a Gran Bretaña.

publicidad

De aspecto frágil y aire confundido, Rupert Murdoch, de 80 años, al principio parecía arrepentido: azotó sus manos contra la mesa y dijo que el día era el más humillante de su vida. Sin embargo, se le vio cada vez más frustrado cuando los legisladores de la comisión lo abrumaron con preguntas, y con frecuencia recurrió a su hijo James para que éste diera las respuestas.

Durante la intensa sesión de preguntas y respuestas con los legisladores, Murdoch dijo que se sentía "indignado, consternado y avergonzado" por las escuchas telefónicas al teléfono celular de una colegiala asesinada que efectuó el tabloide News of the World, el cual fue cerrado y era de su propiedad.

El magnate afirmó que él no tenía pruebas de que las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 hubieran sido blanco de alguno de sus diarios, ni las familias de estas personas.

Murdoch también aseguró a la comisión que no creía que el FBI haya recopilado algunas pruebas de que se hubiera hecho espionaje telefónico a víctimas del 11 de septiembre en una pesquisa emprendida en fecha reciente.

James Murdoch ofreció sus disculpas por las escuchas telefónicas y aseguró a los legisladores que "este tipo de acciones son incompatibles con las normas a las que aspira nuestra compañía".

publicidad

Los Murdoch fueron interrogados por los legisladores en antelación a la comparecencia de la ex jefa de la división de diarios del magnate en Gran Bretaña, Rebekah Brooks.

Murdoch hijo dijo que la compañía actuó de una manera rápida y transparente hasta donde le fue posible. Sin embargo, Murdoch padre reconoció que no emprendió una investigación cuando Brooks dijo hace años al Parlamento que el tabloide sensacionalista News of the World había pagado a policías a cambio de información.

A la pregunta de los legisladores de por qué no se efectuó la investigación, Rupert Murdoch respondió que "yo no estaba al tanto de ello".

Miembros de Scotland Yard

Por otra parte, diez de los 45 miembros del departamento de comunicación de Scotland Yard trabajaron en algún momento para News International, la filial británica del imperio Murdoch, incluyendo el News of the World, en el meollo del escándalo de las escuchas, indicó el martes el jefe de la policía, Paul Stephenson.

"Creo que hay diez miembros del departamento de comunicación que trabajaron para News International en el pasado, algunos de los cuales eran periodistas", dijo, respondiendo a una pregunta de un diputado de la Comisión de Asuntos internos del Parlamento.

El jefe de Scotland Yard, que dimitió el domingo, fue largamente interrogado por los once diputados de la comisión, en relación al contrato en 2009 de un redactor en jefe adjunto del tabloide News of the World (NotW), Neil Wallis, como consultante de relaciones públicas.

publicidad

Wallis fue detenido el jueves en el marco del escándalo de las escuchas telefónicas en el seno del cotidiano, que compromete a la vez al imperio Murdoch y a Scotland Yard, del cual dimitieron dos altos responsables.

El domingo, al dimitir, Stephenson había hecho una relación entre el contrato de Wallis por sus servicios y el de Andy Coulson, redactor en jefe de NotW en la época que se efectuaron las escuchas, contratado luego por David Cameron como jefe de la comunicación después que renunció al diario.

"Contrariamente a Coulson, Wallis no dimitió de NotW, y en mi conocimiento, no estuvo de ninguna manera mezclado a la investigación inicial sobre las escuchas telefónicas", había destacado Stephenson, al parecer queriendo comprometer al Primer ministro.

Además de Wallis, Scotland Yard contrató a su hija Amis, recomendada por John Yates, jefe de la policía antiterrorista que dimitió el lunes.

Scotland Yard también recurrió a los servicios de un intérprete, Alex Marunchak, si bien éste trabajaba al mismo tiempo para el NotW.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad