publicidad

Astronautas cuentan con una nueva ventana en la Estación Espacial Internacional

Astronautas cuentan con una nueva ventana en la Estación Espacial Internacional

En un gran y esperado final, los astronautas abrieron las persianas de la nueva plataforma de observación de la ISS...

A 350 km de altura

CABO CA'AVERAL - Fantástico. En un gran y esperado final, los astronautas abrieron las persianas de la nueva plataforma de observación de la Estación Espacial Internacional (ISS) y quedaron postrados ante las vistas "absolutamente espectaculares" de la Tierra desde el interior del elaborado atrio de ventanas.

El observatorio, con costo de $27 millones, abrió cada una de sus siete ventanas mientras tripulantes de la estación y del transbordador Endeavour realizaban su tercera y última caminata espacial.

Fue el momento que todos estaban esperando: La redonda ventana central -la más grande que haya flotado en el espacio- fue la primera expuesta mientras los astronautas en el interior abrían las persianas mientras navegaban a 350 kilómetros (220 millas) sobre el Pacífico Sur.

"Como se esperaba, la vista a través de la ventana siete es absolutamente espectacular", dijo el comandante de la ISS Jeffrey Williams. "Cuando tengamos abiertas las otras alrededor, tendremos una vista de todo el globo. Absolutamente increíble", agregó.

Ventana del mundo

El Centro de Control de Misión estableció la atmósfera de la noche al trasmitir una grabación de "Window on the World" (Ventana del mundo) de Jimmy Buffett.

"Pienso que la estación espacial nunca será la misma después de esto", señaló el controlador de la misión en una llamada de felicitación.

publicidad

Los astronautas cerraron la persiana de la ventana circular, la cual mide 78 centímetros de diámetro (31 pulgadas), después de tres minutos para probar los mecanismos. Repitieron el proceso hasta que revisaron todas las ventanas, abriendo las últimas dos cuando el transbordador conectado y la estación espacial flotaban sobre Francia y Grecia.

Final de película

Fue una conclusión satisfactoria para esta misión de construcción de los 11 astronautas.

Aunque Nicholas Patrick y Robert Behnken completaron otras varias tareas durante su caminata espacial de la noche del martes, incluida la apertura de válvulas de una tubería de refrigeración que instalaron previamente en el módulo Tranquility, una habitación nueva que los astronautas conectaron a la estación el viernes pasado.

El Endeavour y su tripulación de seis miembros dejará la estación espacial el viernes y regresará a la Tierra el domingo.

Sólo restan cuatro vuelos más del programa de transbordadores espaciales de la NASA.

Última caminata

Los astronautas Nicholas Patrick y Robert Behnken concluyeron el martes la tercera y última caminata de la misión del Endeavour en la que acabaron de instalar el módulo Tranquility con un mirador panorámico en la ISS.

Los astronautas entraron en la cabina de descompresión a las 08:03 GMT, momento en el que se considera terminada la caminata espacial, declaró el coordinador de la NASA en el Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia, Serguéi Puzánov.

publicidad

"La salida tuvo una duración de 5 horas y 48 minutos", precisó la fuente, citada por la agencia rusa Interfax.

Agregó que durante la caminata Behnken y Patrick cumplieron todas las tareas programadas.

Datos de la jornada

Los astronautas conectaron la calefacción y los cables de transmisión de datos que unen la cabina de mando del complejo con el módulo Tranquility.

También abrieron el segundo de los dos circuitos de amoníaco para permitir que el fluido refrigerante circule a través del Tranquility.

En la anterior caminata, cuando Patrick procedía a establecer los conductos de refrigeración del módulo, se registró una pequeña fuga de amoníaco, que no contaminó su escafandra.

Aun así, tal y como lo establece el reglamento, ambos astronautas permanecieron en la cámara de descompresión un tiempo adicional, con el fin de que los sistemas eliminasen posibles restos del gas tóxico.

En esta última salida al espacio, Behnken y Patrick sacaron además el aislamiento térmico de las siete ventanas de la cúpula y aflojaron los pernos que sostenían las cubiertas en el despegue, lo que permitirá a los astronautas abrir "las cortinas" desde el interior del mirador.

Mayor espacio

Al igual que en su anterior caminata, siguieron colocando barandillas que facilitarán el trabajo en futuras actividades extravehiculares.

publicidad

Mientras, el comandante de la estación, Jeff Williams, y otros miembros de la tripulación continuaron con la puesta a punto del Tranquility y la cúpula y trabajaron en los componentes del sistema de control de regeneración del ambiente.

El Tranquility, de construcción europea, añade al complejo orbital un volumen de 800 metros cúbicos y nueve dormitorios.

Su cúpula, con seis ventanas a los lados y una en su extremo superior, servirá como mirador a los astronautas, que tendrán una visión panorámica de la Tierra y el espacio.

Haciendo historia

Según declaró Patrick antes de partir hacia la plataforma orbital, "la cúpula será probablemente el mejor ventanal que jamás ha volado al espacio en todos los programas de la historia de la conquista espacial".

"Tendremos la panorámica más espectacular de la Tierra que nadie haya podido tener jamás desde el interior de la estación", dijo por su parte Stephen Robinson, otro de los seis tripulantes del Endeavour.

La del martes fue la última de tres caminatas de la misión STS-130, la 233 dirigida por astronautas estadounidenses, la sexta para Behnken y la tercera para Patrick.

Este paseo espacial fue el 140 de todos los realizados para asistir en la instalación y mantenimiento de la ISS, que totalizan 873 horas y 16 minutos.

Regreso a la Tierra

Los astronautas del Endeavour regresarán a la Tierra el 21 de febrero, después de 14 días en el espacio.

publicidad

Antes del inicio de la segunda caminata, la NASA decidió extender un día más la misión con el fin de garantizar el cumplimiento de todas las tareas encargadas a los astronautas, la principal de ellas, la instalación del módulo Tranquility.

La Estación Alfa, que orbita la Tierra a casi 400 kilómetros de altura, queda completada en un 90 por ciento después de la instalación del módulo con su enorme ventanal, según la NASA.

El 10 por ciento restante deberán concluirlo las cuatro siguientes misiones de los transbordadores, que serán retirados a finales de este año por la agencia espacial estadounidense para dar paso a nuevas naves.

La próxima misión está prevista para marzo y será de 13 días, con tres caminatas para entregar a la EEI un módulo logístico multipropósito.

Actualmente se encuentra en la plataforma orbital la expedición número 22, integrada por el comandante de la misión, el estadounidense Jeff Williams, su compatriota Timothy Creamer, los cosmonautas rusos Maxim Suráyev y Oleg Kotov y el nipón Soichi Noguchi.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad