publicidad
.

Así se reparte un soborno de 100 millones para comprar los derechos del...

Así funcionaba el esquema de corrupción de la FIFA

Así se reparte un soborno de 100 millones para comprar los derechos del fútbol

Así se reparte un soborno de 100 millones para comprar los derechos del fútbol

Los presidentes de la CONMEBOL se embolsaban hasta tres millones que pagaba Datisa, una empresa que accedió a pagar sobornos por los derechos del fútbol

Así funcionaba el esquema de corrupción de la FIFA
Así funcionaba el esquema de corrupción de la FIFA

Si usted tuviera 100 millones, seguro que por su cabeza volarían muchos proyectos en los que gastar tal ingente cantidad de dinero. Pero una empresa llamada Datisa convino pagar esa cuantía… en sobornos, según se desprende del documento de la acusación donde se relata la supuesta corrupción en la FIFA. Y si lo hizo es porque creía que era un negocio provechoso.

Este es uno más de los oscuros capítulos destapados por el FBI y la justicia estadounidense que está empañando el mundo del fútbol y que ha puesto de manifiesto una maraña de actividades ilegales dentro de la FIFA para provecho económico de unos pocos.

Leer: El auto exhibe la impunidad de la FIFA

¿Qué es Datisa y por qué supuestamente ofreció pagar una suma tan elevada? Detrás de todo esto se encuentran los derechos del fútbol, que se han demostrado como uno de los negocios más lucrativos de las últimas décadas.

publicidad

Datisa fue fundada el 21 de mayo 2013 a partes equivalentes por Traffic Group (empresa multinacional señalada continuamente como una de las principales en el documento de acusación del Departamento de Justicia de EEUU), Torneos (que retransmite eventos deportivos) y Full Play (empresa enfocada al marketing deportivo).

¿Quiénes estaban detrás de esta nueva empresa? Este esquema estaba constituido por quien aparece en el documento identificado como conspirador número 2 (José Hawilla) y los acusados Alejandro Burzaco, Hugo Junkis y Mariano Jinkis.

Nada más cuatro días después de su nacimiento, Datisa ponía su firma en un contrato con CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol) por los que se hacía con los codiciados derechos comerciales mundiales de la Copa de América de 2015, 2019 y 2023, además de la Copa de América Centenario del 2016.

El documento, que fue firmado por cada uno de los tres accionistas de Datisa y por 12 funcionarios de CONMEBOL, establecía un monto total de 317.5 millones de dólares: 75 millones por la edición de 2015; 77.5 por la de 2016; 80 por la que se celebrará tres años después; y ya finalmente 85 millones más por una última edición en 2023.

Lea también: Los 14 imputados por corrupción en la FIFA; 12 son latinos

Pero esos 317.5 millones no eran los únicos que debían desembolsar: debajo de la mesa, según indica el documento, la compañía accedió ni más ni menos que a poner 100 millones para sobornos para los oficiales de CONMEBOL "algunos de los cuales también lo eran de la FIFA-. Datisa consideró que era rentable llegar a pagar 20 millones por la obtención del contrato y 20 millones más por cada una de las cuatro ediciones. Las matemáticas son fáciles de hacer: 100 millones redondos.

publicidad

El reparto

Cada uno de esos “pagos” se repartía -como queda explicado en la acusación- de la siguiente manera: tres millones para cada uno de los presidentes de la Conmebol (el uruguayo Eugenio Figueredo, que fue ya arrestado en Suiza, el presidente de la federación brasileña,  José María Marín, también ya detenido; el presidente de la federación argentina, Julio Grondona, ya fallecido). La mitad precisamente es lo que se llevaron cada uno de los siete presidentes de las restantes federaciones de la CONMEBOL, mientras que finalmente un último funcionario se tuvo que “conformar” con 500,000 dólares.

La irrupción de la justicia ha hecho que Datisa finalmente no llegara a pagar el total previsto sino que se haya dejado el camino “solo” 40 millones del total previsto. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad