publicidad
Las fuerzas del gobierno sirio han orquestado una serie sistemática de ataques contra la población civil, lo que constituye en su conjunto, crímenes de lesa humanidad, denunció Amnistía Internacional (AI).

Amnistía Internacional acusa a Siria de crímenes de lesa humanidad

Amnistía Internacional acusa a Siria de crímenes de lesa humanidad

Las fuerzas del gobierno sirio han orquestado una serie sistemática de ataques contra la población civil, lo que constituye crímenes de lesa humanidad.

Las fuerzas del gobierno sirio han orquestado una serie sistemática de a...
Las fuerzas del gobierno sirio han orquestado una serie sistemática de ataques contra la población civil, lo que constituye en su conjunto, crímenes de lesa humanidad, denunció Amnistía Internacional (AI).

Suman casi 14,500 muertos por represión

LONDRES - Las fuerzas del gobierno sirio han orquestado una serie sistemática de ataques contra la población civil, lo que constituye en su conjunto, crímenes de lesa humanidad, denunció Amnistía Internacional (AI).

¿Qué acción hace falta para frenar la violencia en Siria? Opina en nuestros Foros.

Al presentar un reporte sobre un estudio de campo en más de 20 localidades en el norte de Siria, donde recopilaron numerosas evidencias, AI pidió una respuesta internacional a las atrocidades cometidas por el ejército sirio.

El grupo, con sede en Londres, indicó que acumuló pruebas de nuevas víctimas, incluidos niños, que han sido sacados de sus casas y ejecutados a tiros por los soldados, que en algunos casos, prendieron fuego a los cadáveres.

publicidad

"Esta nueva evidencia, inquietante, muestra un patrón de graves abusos contra la población civil, que pone de relieve la urgente necesidad de una acción internacional decisiva", señaló Donatella Rovera al presentar el informe titulado "Las represalias mortales".

AI concluyó que las fuerzas gubernamentales y las milicias son culpables de "graves violaciones de los derechos humanos y violaciones graves del derecho internacional humanitario que constituyen crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra."

Homicidios, tortura, detención arbitraria y destrucción

La terrible escalada de homicidios ilegítimos, tortura, detención arbitraria y destrucción injustificada de casas en Siria demuestra la extrema urgencia de emprender acciones enérgicas para detener la oleada de ataques contra la población civil, indicó AI.

Rovera, asesora general de Respuesta a la Crisis de AI, que recientemente ha pasado varias semanas investigando violaciones de derechos humanos en el norte de Siria, señaló que el Consejo de Seguridad ha titubeado en dar una respuesta oportuna.

“Durante más de un año, el Consejo de Seguridad de la ONU ha estado titubeando, mientras se desataba la crisis de derechos humanos en Siria. Es hora de que el Consejo rompa este punto muerto y emprenda acciones concretas para poner fin a estos abusos", añadió.

publicidad

Los soldados y las milicias shabiha quemaron casas y pertenencias y abrieron fuego indiscriminadamente contra zonas residenciales: al hacerlo, mataron e hirieron a transeúntes civiles, indica el reporte.

A los detenidos, incluidos los enfermos y ancianos, los torturaron sistemáticamente, en ocasiones hasta la muerte. A muchos los sometieron a desaparición forzada, y se desconoce la suerte que han corrido, sostuvo AI en un comunicado en su página electrónica.

La represión gubernamental se ha dirigido contra pueblos y ciudades a los que se considera baluartes de la oposición, ya hayan sido escenario de enfrentamientos con fuerzas del Ejército de Liberación de Siria, o lugares donde la oposición se mantiene pacífica.

Los patrones de abusos cometidos no son casos aislados, señalo AI, al recordar el ataque lanzado por fuerzas sirias contra la ciudad de Houla el 25 de mayo, que según la ONU, dejó 108 personas muertas, entre ellas 49 niños y niñas y 34 mujeres.

En su informe, Amnistía Internacional pide una vez más al Consejo de Seguridad que remita la situación de Siria al fiscal de la Corte Penal Internacional y que imponga un embargo de armas al país con el fin de detener el flujo de armas hacia el gobierno sirio.

Además, insta a los gobiernos de Rusia y China en particular a detener de inmediato las transferencias al gobierno sirio de todo tipo de armas y municiones y de material, formación y personal militar, de seguridad y policial.

publicidad

Asimismo, pide al Consejo de Seguridad que congele los bienes del presidente Bashar Al- Assad y otras personas que puedan estar implicadas en ordenar o cometer delitos de derecho internacional.

Aumentan a casi 14 mil 500 los muertos

Casi 14 mil 500 personas han muerto en Siria, la mayoría civiles, desde que inició hace 15 meses la represión contra la revuelta popular en contra del régimen del presidente Bashar al-Assad, reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La cifra de muertos es de 14 mil 476, de los cuales 10 mil 117 son civiles, tres mil 552 soldados y 807 desertores del ejército, precisó el presidente del OSDH, Rami Abdel Rahman, citado por medios de prensa internacionales, entre ellos el diario británico The Daily Star.

Explicó que desde que entró en vigor el frágil cese al fuego, el pasado 12 de abril, al menos tres mil 353 personas perdieron la vida, la mayoría de ellas en el último mes cuando se ha incrementado la violencia.

“Del 13 de mayo al 13 de junio, dos mil 302 personas fallecieron en Siria, incluidos mil 455 civiles, 751 soldados y 96 mil opositores”, agregó el OSDH, con sede en Londres.

El presidente del OSDH dijo que pese al cese al fuego, en el último mes se han intensificado los bombardeos y enfrentamientos entre las tropas sirias y la oposición, lo que ha llevado a un fuerte aumento del número de víctimas.

Tan sólo este jueves, dos personas murieron durante un bombardeo de las fuerzas del régimen sirio en el barrio de Tariq el Sad, en la sureña ciudad de Deraa, cuna de la rebelión contra el presidente al-Assad en marzo de 2011.

publicidad

Observadores al fin ingresaron

Poco después, dos carros bomba estallaron en Siria, uno de ellos cerca del mausoleo de Zeynab, un sitio de peregrinaje chiíta al sur de Damasco, donde dejó al menos 14 personas heridas y cuantiosos daños materiales.

Casi al mismo tiempo, otro coche bomba, cuyo objetivo era un retén del ejército sirio, explotó en una localidad de la provincia de Idleb, en el noroeste del país, causado varios muertos y heridos, según la agencia siria de noticias SANA.

Después de intensos enfrentamientos, un convoy de observadores de las Naciones Unidas logró ingresar este jueves a al-Haffa, en el noroeste del país, encontrando el lugar casi desierto y con edificios gubernamentales destruidos por incendios y comercios abandonados.

Según los observadores, las principales oficinas del partido gobernante Baas, la oficina postal y una sede del Ministerio de Agricultura fueron incendiadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad