publicidad
La masacre de Oslo, en la que murieron 76 personas, tiene conmocionada no sólo a Noruega, sino al mundo entero.

Abogado de Breivik dice que su cliente 'es un demente'

Abogado de Breivik dice que su cliente 'es un demente'

El abogado del presunto autor de los dos atentados que causaron la muerte de 76 personas en Noruega calificó de "demente" a su cliente, Anders Behring Breivik, para quien urge salvar a Europa Occidental de "una invasión musulmana".

La masacre de Oslo, en la que murieron 76 personas, tiene conmocionada n...
La masacre de Oslo, en la que murieron 76 personas, tiene conmocionada no sólo a Noruega, sino al mundo entero.

Acusado de la matanza de Oslo podría pasar 30 años tras las rejas

OSLO - El abogado del presunto autor de los dos atentados que causaron la muerte de 76 personas el viernes en Noruega calificó de "demente" a su cliente, Anders Behring Breivik, para quien urge salvar a Europa Occidental de "una invasión musulmana".

Breivik, de 32 años de edad, quien dijo querer, entre otras cosas, "salvar a Noruega y Europa Occidental de (...) una invasión musulmana", confesó ser el autor de la explosión en el centro de Oslo y de la matanza en la isla de Utoya que causaron 76 muertos, según la última evaluación provisoria.

Para el abogado Geir Lippestad, Breivik, que "odia a quienes creen en la democracia", "esperaba que lo mataran en los atentados".

publicidad

Explicó que el reo está convencido de que "actualmente hay una guerra" y afirma que "hay dos células en Noruega y varias en el extranjero".

Exámenes psiquiátricos

Lippestad, en declaraciones a la prensa extranjera, dijo que su cliente será sometido a exámenes psiquiátricos. "No ha mostrado signo alguno de conmiseración", añadió.

Noruega podría acusar de "crímenes contra la humanidad" y condenar a 30 años de cárcel al presunto autor de estos atentados, considerados los peores ataques en este país desde la Segunda Guerra Mundial.

El sospechoso entró el lunes en prisión preventiva.

Estudian cargos

La policía baraja la posibilidad de acusarlo de "crímenes contra la humanidad", según el fiscal a cargo del caso, afirma este martes el periódico noruego Aftenposten. Esta acusación, que forma parte del Código Penal noruego desde 2008, prevé una pena máxima de 30 años de cárcel.

"Por ahora, la policía se ha referido al artículo (...) relativo al terrorismo, pero no descarta usar otras disposiciones" de dicho código, dijo a la AFP uno de sus portavoces, si bien "aún no se ha tomado ninguna decisión definitiva" al respecto.

El ministro de Justicia noruego, Knut Storberget, agradeció este martes el "fantástico" trabajo que la policía efectuó tras los atentados del viernes.

publicidad

"Son personas que han trabajado mucho más de lo que se puede esperar de cualquiera, son personas que han interrumpido sus vacaciones y que participaron voluntariamente en toda Noruega", estimó el ministro.

Policía en el banquillo

La actuación de la policía ha sido criticada por el tiempo que tardó en intervenir el viernes para detener al autor de los ataques.

La organización de cooperación policial europea Europol precisó el martes querer completar y actualizar sus datos relativos a la extrema derecha en Europa, sobre todo en la parte septentrional del Viejo Continente, tras los atentados en Noruega.

El lunes, la jueza Kim Heger anunció a la prensa que la prisión preventiva de Breivik durará ocho semanas, pero puede prorrogarse. Según el tribunal, pasará cuatro semanas en régimen de aislamiento total.

Durante la audiencia, el sospechoso afirmó que con estos atentados quería defender a su país y a Europa contra el islam y el marxismo y que el objetivo no era causar el mayor número posible de víctimas, declaró Heger.

Dispuesto al encierro

Según el fiscal, el joven se declaró dispuesto a pasar toda su vida en la cárcel.

Su padre, Jens Breivik, opina que "lo que debería haber hecho es darse la muerte en lugar de matar a tantas personas".

El sospechoso, al que no se autorizó a comparecer en uniforme en la sala, aludió a la existencia de "otras dos células" en su organización, precisó un actuario del tribunal, Geir Engebretsen, en rueda de prensa.

publicidad

La audiencia, que duró unos 40 minutos, tuvo lugar a puertas cerradas por expreso deseo de la policía.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad