publicidad
'Creía que me iban a salir los brazos'

Vivir sin meter las manos

Vivir sin meter las manos

Adriana Macías, una joven mexicana que nació sin brazos hace literalmente las cosas con los pies, pero bien hechas.

'Creía que me iban a salir los brazos'
'Creía que me iban a salir los brazos'

"Una bendición"

CIUDAD DE MÉXICO – En México es común decir que las cosas se 'hicieron con las patas' cuando están mal elaboradas; sin embargo, Adriana Macías hace literalmente las cosas con los pies, pero bien hechas, incluso mejor que las que se hacen con las manos.

Vestida de traje negro, blusa dorada y calzado del mismo color, llegó apresurada y sonriente a la cita después de soportar el inmenso tráfico de la Ciudad de México y el calor que se dejó sentir esa tarde. Ella vive en Guadalajara, pero por compromisos de trabajo visitó la capital del país.

Al sentarse se quitó los zapatos para retocarse el maquillaje, sacó con sus pies una pequeña cosmetiquera, con uno detuvo un espejo y con el otro sostuvo, entre los dedos, su lápiz labial para darle brillo a su boca, para rematar con el rubor.

publicidad

Platicas motivacionales

Se puso por unos segundos sus sandalias para cambiarse de lugar, subió sus pies descalzos a la silla, se acomodó su cabellera castaña y se dispuso a compartir algunas de sus vivencias.

Abogada, escritora y conferencista, Adriana agradeció la aceptación que ha tenido en su círculo social que cada vez se agranda debido a las pláticas motivacionales que imparte.

"Estoy muy emocionada, muy agradecida, porque el tener la oportunidad de servir, de aportar algo positivo, para mi es una bendición, porque en todos los aspectos, cuando uno hace lo que le gusta y  además sirve a los demás es una bendición", comentó.

Su discapacidad no le impidió tener una infancia feliz y superarse en lo profesional. Aunque estudió Derecho, desde hace 10 años imparte conferencias de superación personal y liderazgo, labor que motiva y disfruta al máximo.

"Yo tuve una niñez maravillosa, gracias a Dios mi discapacidad nunca fue una situación difícil para mi niñez o algo que me hiciera sentir triste. Yo digo que a mis papás les tocó la parte difícil de cómo enfrentar mi problema. Pero yo tenía muy buenos amigos, nunca viví alguna burla de mis compañeros", aseguró.

Una discapacidad "normal"

Siempre sonriente y de buen humor, Adriana recordó que para ella era normal estar sin brazos porque una idea muy ingenua pasaba por su cabeza.

publicidad

"Hacía bromas de mi discapacidad y como yo creía que me iban a salir los brazos, pues yo les decía ya me van a salir". Sin embargo, se dio cuenta que no le saldrían brazos y tuvo momentos de flaqueza, pero demostró que sus pies eran una herramienta alternativa para realizar las cosas que  generalmente se hacen con las manos.

"Yo creo que el ser humano es muy hábil e inteligente. Desde bebé agarré mi biberón con los pies, y todo lo seguí haciendo de esa mnera".

A pesar de que vivió rodeada de cariño, confesó que vivió momentos bochornosos por su discapacidad, ya que a la gente se le hacía extraño que se quitara los zapatos.

Poco a poco fue aceptando que esa era su forma de hacer las cosas y de vivir, por lo que dejó a un lado la pena para hacer las cosas con los pies. Vive agradecida por el apoyo de su familia y amigos, quienes han sido parte importante en su vida y en su desarrollo.

"Al principio también era difícil cuando las normas de etiqueta marcan algunas cosas, entonces me di cuenta de que esta era mi forma de vivir, de ser feliz y las personas también,  entonces gracias a Dios lo aceptaron muy bien", destacó la joven abogada.

Pies que son manos

Adriana mueve con facilidad sus pies y los dedos como si fueran realmente sus brazos. Goza de cuidar sus uñas, que adorna con brillos.  También luce una pequeña pulsera colocada en su pie, que al momento de levantarlo asemeja mucho a unas manos.

publicidad

"Mis uñas me las hace mi amiga Alejandra Villagomez, está en Guadalajara, ella siempre se ha dedicado a hacer esto de las piedras. Ella fue quien me orilló a este vicio de las piedras que me encanta. Sí se ve medio raro en los pies,  pero a mí me gusta mucho", dijo orgullosa de su arreglo.

Ella misma se maquilla y se peina, aunque secarse el cabello es lo que más trabajo le cuesta. "A mi me encanta maquillarme. De hecho mis papás nunca se imaginaron que yo me fuera a maquillar con los pies", expresó.

Procura que su vestuario no tenga muchos botones, y por su condición usa siempre pantalón.

"De repente necesito ayuda con uno que otro botón normalmente, uso cosas que no tengan tantos botones, ni tantos cierres, uso tops de licra, siempre visto de pantalón, porque  imagínate si visto de falta y suena mi celular pues todo mundo a la expectativa ¡qué conteste, qué conteste' ", comentó entre carcajadas.

Precisamente sobre su optimismo comentó que es clave importante para poder de lidiar con los momentos difíciles que a veces se presentan en la vida.

Desarrollo profesional

Uno de los principales miedos que enfrentó Adriana fue que su discapacidad le impidiera desarrollarse profesionalmente. Sin embargo, fue su propia condición la que la llevó a probar las mieles del éxito como conferencista y espera que como escritora también.

publicidad

"¿Qué curiosa es la vida no?, lejos de ser un obstáculo, mi discapacidad se convirtió en un impulso para poder lograr algunos sueños. Después entendí que todo era cuestión de actitud, nunca he tenido ni más ni menos discapacidad, ni la discapacidad nunca ha sido un obstáculo ni un impulso, es la actitud que tenemos ante esas circunstancias", precisó.

Adriana debutó como escritora con el libro 'Alcanzar el éxito, sin meter las manos' de la editorial Alamah, donde releva momentos difíciles y de felicidad que ha vivido por su impedimento físico.

"Decidí escribir este libro para compartir muchas experiencias de las cuales yo he aprendido de vida", afirmó.

10 años de conferencista

De esa forma recordó su primera conferencia impartida hace casi 10 años, y la impresión que causó entre los asistentes al contarles su historia y cómo logró salir adelante.

"Cuando empecé a platicar mi historia todo mundo empezó a cambiar hasta su forma de sentarse, fue tan increíble para mí el cambio, fue extraordinario. A todo mundo le platiqué lo bien que me había sentido, lo feliz que estaba, lo agradecida por haber vivido ese momento y esa invitación se fue corriendo a distintos lados y al día de hoy vamos a cumplir 10 años.

La joven escritora considera que su principal motivación es la respuesta de las personas que acuden a su conferencias, porque redescubren sus capacidades.

publicidad

"Lo mejor que les puedo decir es que si sueñan con algo que luchen por conseguirlo, porque tarde o temprano se cumple  con el objetivo".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
publicidad