publicidad
.

Vicente, el amigo de Lucio Cabañas que volvió a Ayotzinapa a ayudar a lo...

Vicente, el amigo de Lucio Cabañas que volvió a Ayotzinapa a ayudar a los estudiantes

Vicente, el amigo de Lucio Cabañas que volvió a Ayotzinapa a ayudar a los estudiantes

Fue amigo de Lucio Cabañas. Volvió a la escuela a apoyar a los estudiantes. "Ayotzinapa es el corazón México", dijo.

Entrevista con Vicente Estrada Vega, ex alumno de Ayotzinapa y amigo de Lucio Cabañas /Univision

Por María Arce, enviada especial a Guerrero

“Soy Vicente Estrada Vega. Soy maestro cesado por andar en este tipo de movimientos desde mucho tiempo y soy egresado de la escuela de Ayotzinapa”.  Así, con orgullo, se presenta este exalumno que volvió a la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos a apoyar a los estudiantes que acaban de ser víctimas de una brutal represión policial en Iguala, México, y quienes buscan a 43 estudiantes desaparecidos.

“En mi tiempo fuimos compañeros con Lucio Cabañas y luego anduvimos juntos en el movimiento de la sierra durante algún tiempo”, dice con aún más orgullo Vicente, quien conoció al emblemático guerrillero mexicano a finales de los años 50. Vicente estaba en segundo año de la escuela y el joven Lucio, en el último año de la carrera de maestro.

“Yo estuve en 1957-1958. Soy de la región en cuanto a mi formación académica porque yo estudié en un internado aquí en Tixla. Estuve cinco años. Puro niño pobre, pobre, pobre. Y de ahí me pasé a la Normal (de Ayotzinapa) porque era la continuidad. Ya visitábamos (la escuela) desde que éramos alumnos de primaria. Nuestros hermanos mayores de la Normal incluso nos orientaban y capacitaban para que esa edad empezáramos a dar la lucha”, recuerda Vicente que llegó a estar preso cuatro años por sus convicciones políticas.

publicidad

“En ese entonces nosotros (por él y Lucio) no sabíamos hasta dónde íbamos a llegar. Nosotros teníamos una relación propia por nuestro origen. Él era de origen campesino y cuando llegó aquí ya había sido peón. Y yo venía más bien de un medio un poquito más urbano aunque soy de origen campesino. Pero yo ya había sido obrero. A los 15 o 16 años yo ya trabajaba en la fábrica”, repasa Vicente sobre su vida y la de su amigo, maestro rural, líder estudiante y jefe del grupo armado Partido de los Pobres.

La guerrilla de Cabañas es conocida, entre otros motivos, por el secuestro del senador mexicano Rubén Figueroa en plena campaña electoral por la gobernación del estado de Guerrero. Fue en mayo de 1974 y desde entonces el Estado respondió con fuerte persecución del grupo guerrillero.  Cabañas fue abatido en diciembre de ese mismo año.

El legado de Lucio Cabañas -la lucha por mejorar las condiciones de vida de los campesinos- se respira en los pasillos de la escuela de Aytozinapa. Los alumnos, aspirantes a maestros rurales como el guerrillero, lo veneran y evocan en murales. Su militancia se basa en muchos de sus principios: terminar con la opresión y la miseria rural.

“Siempre nos vimos como una familia, como hermanos o más que hermanos, como compañeros. Para mi ese principio fue muy bonito porque en aquel tiempo, cuando andábamos en la sierra, Lucio presumía y me decía: a mí el que me invitó a la lucha fue él. Y si es cierto porque yo estaba en segundo año de secundaria y él llegó a sexto año. Y yo le dije: Tú que eres el más grande aquí, organiza al grupo porque vamos a tener una asamblea y la vamos a ganar. Nuestra relación fue un sueño. A pesar de que se arriesga la vida -él ya murió- pero es una vida ejemplar. No nos arrepentimos de haber vívido lo que nos tocó vivir. Creo que cumplimos con lo que debimos de haber cumplido desde entonces”, dice con satisfacción Vicente, su sombrero de paja de ala ancha erguido.

publicidad

-¿Qué es lo que destaca del legado de Lucio?

El ejemplo aquí está en la Normal de Ayotzinapa. Son jóvenes que nunca dejan de luchar. Después ya cuando terminan, medio que los pervierte el sistema desgraciadamente. Pero mientras son jóvenes son una chulada. Son un ejemplo para muchos de nosotros incluso. Como todavía no tienen esas inhibiciones que dan los compromisos mayores como la familia, son sueltos y es una pena que no los sepan aquilatar y que tengamos tan malos gobierno en todo el país. Porque no nada más es el Presidente de la República… es el presidente municipal, es el gobernador, los diputados, la clase política. ¿Cómo es posible que un partido de izquierda como el PRD (Partido de la Revolución Democrática, en el poder en Iguala donde se produjo la masacre y en el Estado de Guerrero) que se decía de izquierda esté defendiendo a los delincuentes?”, se pregunta Vicente en referencia a los supuestos vínculos entre el alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, y el grupo de narcotraficantes Guerreros Unidos.

Según diversas denuncias de activistas y estudiantes de Ayotzinapa, Guerreros Unidos financió la campaña electoral de Abarca Velázquez. Mientras que su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, es hermana de tres operadores del cártel de los Beltrán Leyva, del que nació Guerreros Unidos.

publicidad

La investigación que lleva adelante la Procuraduría General de la República sobre la desaparición de los 43 estudiantes también tiene el foco puesto en esos vínculos. Hasta el momento, todo indica que el 26 de septiembre pasado, policías municipales de Iguala atacaron a los alumnos de la Normal de Ayotzinapa, mataron a seis personas, hirieron a 25 y secuestraron a 43 compañeros. Luego, los entregaron a policías de Cocula, quienes a su vez los entregaron a miembros de Guerreros Unidos. Después de eso, no se sabe qué pasó con los alumnos.

Los políticos “temen que (los criminales) los vayan a correr, a destituir. Esto debe de cambiar. Todo el aparato político debe cambiar. Estos movimientos (por los de los estudiantes) tarde o temprano van a triunfar. Nosotros estamos seguros de que vamos a ganar la pelea”, dice Vicente.

“Yo no sé por qué el gobierno llegó a este grado. Tal vez mucha gente no entienda lo que pasó, pero el gobierno es el que ha permitido que la delincuencia organizada -que es parte del gobierno- acabe con los movimientos de los jóvenes, de los adultos y de todo tipo. Ellos quieren es un país para ellos nada más. Y nosotros queremos un país para nosotros”, sostiene Vicente.

Sobre si en Guerrero hay represión contra los movimientos de estudiantes, Vicente cree que sí y asegura que el ataque a balazos que sufrieron los estudiantes de Ayotzinapa es un ejemplo.

publicidad

“Fue la policía la que agarró a los estudiantes para dárselos a los sicarios para que los mataran. ¿Cómo no va a haber represión? Aquí cualquier político con tantito poder se adjudica el derecho de reprimir a la gente”, señala Vicente, quien cree que la violencia de las autoridades no se limita a los movimientos estudiantiles.

“No es un caso aislado. ¿Quiere que le mencione los chorros de sangre que han corrido por el estado? ¿Quiere que le diga de Aguas Blancas? Acaba de pasar, en el tiempo para nosotros de vida haga de cuenta de que son instantes aunque hayan pasado años. Están frescos todavía los muertos. Todavía no llegan a ser cadáveres, todavía están enteros”, dice Vicente indignado al recordar la masacre en la que murieron 17 campesinos y decenas resultaron heridos por la represión de policías de Guerrero en 1998.

Para Vicente, no es casualidad que ahora hayan atacado a los estudiantes. “Ya estaban matando compañeros desde hace rato. Ya habían matado otros dos en Chilpancingo y otros aparecen atropellados”, recuerda Vicente, en referencia a la represión policial del 12 de diciembre de 2011 en la que murieron los alumnos Jorge Alexis Herrera Pino y Gabriel Echeverría de Jesús. Y al caso de estudiantes que fueron embestidos mientras hacían una colecta en la carretera Acapulco-Zihuatanejo en enero de este año. El accidente, al que los alumnos califican de ataque encubierto, dejó dos muertos.

publicidad

“Es una represión sorda. Es una guerra del gobierno contra los movimientos de baja intensidad cuando lo único que nosotros estamos poniendo son los muertos. Por eso es tan difícil la situación. ¿Cómo que no van a tener responsabilidad los jefes políticos del país cuando ellos son los que permiten que estas cosas se den?”, se pregunta.  

Indignado, Vicente ha llegado a Ayotzinapa a brindar ayuda a los estudiantes. “Yo me forme aquí, aquí  están mis raíces y eso nunca se olvida. Vuelvo por mis raíces pero además vuelvo porque acaba de pasar una desgracia muy grande. Es algo que realmente todavía no lo asimilamos”, dice sobre la masacre ocurrida en Iguala.

Al igual que decenas de voluntarios, Vicente vino en representación de un grupo de maestros jubilados para ayudar a los estudiantes de la escuela y a los padres de los 43 alumnos desaparecidos.

“Trajimos frijol y algunos recursos. Un grupo de maestros jubilados en una reunión juntaron todo lo que pudieron y se les trajo. Y era urgente traerlo. No quisimos esperar para mañana, para pasado. Había que traérselos pronto porque los muchachos están en un momento en que necesitan mucho apoyo”, explica.

“No se da usted una idea de la conmoción que ha provocado este incidente. Hoy Ayotzinapa es el corazón de México y amenaza con ser el corazón del mundo”, sostiene Vicente con las imágenes de las protestas que en los últimos días se han dado alrededor del mundo para exigir justicia por la masacre.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente Donald Trump firmó para iniciar el retiro del propuesto Acuerdo Transpacífico, cumpliendo así con otra de sus promesas de campaña y 18 muertos es el saldo de un sistema de tormentas que han afectado al sur de Georgia y Mississippi.
Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca comentó que se están haciendo todos los esfuerzos para tener todas las áreas de la página web en funcionamiento lo más pronto posible. Todo esto surge luego que desde el nombramiento del presidente Trump el sitio oficial de la Casa Blanca no cuenta con su versión en español.
El secretario de prensa Sean Spicer dijo que el presidente se enfocará en construir el muro primero y en deportar a los inmigrantes que presentan un peligro para la nación.
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
publicidad