publicidad

Vaticano se despidió de obispo

Vaticano se despidió de obispo

El cadáver de Robles Díaz será repatriado a México, toda vez que la Santa Sede celebró una misa de "cuerpo presente".

Un sentido pésame

CIUDAD DE MÉXICO - El Papa Benedicto XVI envió sus condolencias a los familiares del fallecido obispo mexicano Luis Robles Díaz, mientras la Santa Sede celebraba una misa de “cuerpo presente”, donde amigos y familiares le dieron el último adiós.

El texto de la misiva, dado a conocer por la Congregación para los Obispos del Vaticano, está firmado a nombre del Pontífice por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, y fue dirigido al hermano del prelado José María Robles Díaz.

"Al recibir la triste noticia del fallecimiento de su hermano monseñor Luis Robles Díaz, Su Santidad el Papa hace llegar a usted, a los demás hermanos y a todos los miembros de esta preciada familia su más sentido pésame", se indicó en el telegrama enviado.

"En estos momentos de particular dolor el Santo Padre ofrece su oración y sufragio para que el Señor le acoja en su seno", agregó el texto, donde se destacó además "el ejemplo de dedicación y de generosa entrega a la Iglesia" de Robles Díaz, y ofreció a los deudos "la confortadora bendición apostólica".

En la basílica de San Pedro

La ceremonia eclesiástica de despedida estuvo encabezada por el cardenal secretario de Estado del gobierno central de la Iglesia Católica, Tarcisio Bertone, quien fue acompañado por Giovanni Battista Re, prefecto de la Congregación para los Obispos y jefe directo del extinto prelado.

publicidad

Robles, vicepresidente de la Pontificia Comisión para América Latina, falleció repentinamente el sábado tras permanecer internado en el hospital del Santo Espíritu desde el miércoles 4 de abril y sufrir tres infartos al miocardio el pasado viernes.

En la misa estuvieron presentes el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán, presidente del Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud, el decano del Colegio Cardenalicio Angelo Sodano, y el presidente de la Comisión Ecclesia Dei, cardenal Darío Castrillón Hoyos.

También participaron sacerdotes y religiosas mexicanos, miembros del cuerpo diplomático entre ellos los embajadores de México y Argentina ante El Vaticano, Luis Felipe Bravo Mena y Carlos Luis Cúster, respectivamente.

Bondad y generocidad

Durante la homilía Battista Re destacó la "bondad y generosidad" del ex funcionario del Vaticano para quien, dijo, "Dios no era un concepto, sino un punto de referencia que orientaba su vida".

El purpurado recordó la vida del religioso tapatío: desde su nacimiento en El Grullo, su entrada joven al seminario, su ordenación sacerdotal a los 25 años, sus estudios en Roma y su ingreso, en 1967, al servicio diplomático de la Iglesia Católica.

Al finalizar la misa Tarcisio Bertone bendijo con incienso y agua el ataúd de madera ubicado en el centro de la Capilla del Coro, ubicada en el interior de la Basílica Vaticana, donde se llevó a cabo la celebración eucarística.

publicidad

En presencia de su sobrina

La única familiar presente fue Ludivina Robles, su sobrina, quien recibió el pésame de los cardenales y de los presentes.

El cuerpo de Luis Robles será repatriado a México en los próximos días para cumplir con su última voluntad que es el reposo eterno en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de El Grullo, en su natal Jalisco.

Fuentes diplomáticas señalaron que el cuerpo será repatriado a México en los próximos días para cumplir con su última voluntad, el ser sepultado en la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de El Grullo, en su natal Jalisco, en el occidente de México.

Una carrera de 44 años

Ordenado sacerdote en 1963, Robles Díaz entró en el servicio diplomático del Vaticano en 1967, tras lo cual trabajó en las nunciaturas apostólicas de Honduras, Sudáfrica, Etiopía, Sri Lanka, Ecuador y Colombia.

En 1985, le fue asignado el título de arzobispo de Stefaniaco y en ese año tomó el puesto de embajador papal en Sudán, en el cual se desempeñó hasta 1990 cuando fue trasladado, con ese mismo puesto, a otra nación africana: Uganda.

En 1999, el extinto Papa Juan Pablo II lo envió como su representante a Cuba, donde permaneció hasta 2003, cuando fue llamado a la curia romana como vicepresidente de la CAL.

Robles Díaz era el único diplomático de carrera que tenía México en el servicio del Vaticano.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad