publicidad

Un muerto cada 35 horas

Un muerto cada 35 horas

Las cruces de quienes han muerto en las calles, forman un "panteón callejero" que da testimonio de ello.

Un muerto cada 35 horas 5d8c45ae91f64488a300d1da711a4049.jpg

Datos escalofriantes

Las calles de la Ciudad de México son cada vez más peligrosas. En esta capital, cada 35 horas muere una persona a raíz de algún accidente vial en el lugar donde ocurrieron los hechos, cifra que podría aumentar si se toma en cuenta a quienes fallecen después de ser  trasladados a un hospital.

Como consecuencia, el paisaje urbano se va transformando con la creciente aparición de cruces a la vera de las calles y las carreteras, que simbolizan las muertes de incontables seres humanos, conocidos para quienes colocaron las figuras y totalmente anónimos para el resto de los mortales.

De acuerdo con el reporte Accidentes de Tránsito Anual 2007 que emitió la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSP-DF),  en ese año ocurrieron 21 mil 973 accidentes. Los choques ocupan el primer lugar en frecuencia, con el 69 por ciento, mientras que las personas atropelladas representan el 25 por ciento.

publicidad

Un poco más abajo en la triste lista, figuran las volcaduras, derrapes y caídas de pasajeros del transporte público, que reúnen un 5 por ciento.

Un dato llamativo: Del total de los accidentes, las personas entre 15 y 40 años protagonizan más de la mitad, o sea, el 52 por ciento. Y muchas de ellas, son adolescentes.

Esto último se comprueba con la información que contienen las cruces que la gente coloca en el lugar donde murió un ser querido: allí se puede leer el nombre de la víctima, su fecha de nacimiento y la fecha en que murió. A estos datos, se suman frases con un mensaje de quienes recuerdan al fallecido.

Marzo y mayo, los más peligrosos

El estudio arroja que los meses que registran el mayor número de accidentes viales son marzo, febrero y mayo con el 9.46, 9.37 y 9.23 por ciento, respectivamente. Diciembre aparece como el de menor incidencia con el 5.69 por ciento.

Mayo, por su parte,  cuenta con el mayor número de decesos en el lugar del accidente vial, aunque esta cifra podría incrementar si se tienen en cuenta los casos en que un lesionado es trasladado a un centro médico, y muere más tarde.

Como era de esperar, sábados y viernes son los días más comunes para los accidentes de tránsito en las calles de la Ciudad de México con 15.65 y 15.10 por ciento respectivamente. El domingo aparece como la jornada más "tranquila", con solo el 13.47 por ciento del total de los percances.

publicidad

¿Y las horas más peligrosas? Cuidado con manejar entre las 16:00 y las 16:59 horas, ya que en esa franja ocurre la mayor parte de los accidentes.

¿Por qué las cruces?

Quien pierde a un familiar o ser querido en estas circunstancias enfrenta un dolor inimaginable. Y la manera en que muchas de estas personas expresan su impotencia ante semejante injusticia, es por medio de una cruz, en el exacto lugar donde sucedió el trágico hecho.

Para Miguel Angel Maciel González, Licenciado en Comunicación y Maestro en Estudios Políticos y Sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México, "estas figuras reflejan en primer lugar que una o más personas han muerto por alguna situación trágica e inesperada. Y en segundo lugar, "que no debieron haber muerto"".

"De acuerdo al experto, las cruces "son maneras de autoorganizarse ante el dolor, y reflejan la trascendencia de la muerte, la perpetuación y continuidad de la gente, la memoria colectiva, la impunidad, el olvido, la indiferencia, y el dolor, aspectos propios de nuestra condición humana".

Para los católicos, por otro lado, la imagen de una cruz es tan importante que dedican un día al año para celebrarla. La cruz es señal del perdón y  la resurrección de Jesucristo. Por ello, Francisco G. Maldonado, Bicario de la Catedral de Tlalnepantla, en el Estado de México, ve el acto de colocar cruces como una manifestación de fé y amor al difunto.

publicidad

"Es difícil emitir juicios de valor al respecto", dijo el religioso. "Sin embargo -continuó-, la Iglesia considera que es bueno en tanto que contribuya a aliviar el dolor de los familiares. En muchas ocasiones, las cruces que colocan en las calles son llevadas a bendecir previamente a los recintos religiosos. Para esto, hay oraciones especiales, dependiendo el caso".

Una historia

Tan sólo una de tantas cruces, apunta hacia el lugar donde una niña murió. Recién había cumplido los 17 años, y eso se dejaba ver en la frescura de la ropa que vestía.

"Llevaba un pantalón de mezclilla pegado al cuerpo y un suéter de colores", narró para Univision Online Marco García, quien fue testigo de lo sucedido. "Su cabello iba al viento, pues no portaba casco. La motocicleta iba conducida por un hombre poco más grande que ella", siguió diciendo el testigo mientras miraba al cielo.

Se acercaban a un cruce. La motocicleta llevaba delante una camioneta que disminuyó la velocidad para dar la vuelta. Y sucedió que la velocidad que llevaban no alcanzó para frenar antes de impactarse con el vehículo que les precedía.

"Ambos salieron disparados de la moto. Él se arrastró durante unos metros. El cuerpo de ella se impactó de lleno con un poste de la avenida", recordó Marco. "Él se levantó, corrió hacia ella, a quien el tiempo todavía le alcanzó para mirarlo. Él le pedía que no se fuera, pero antes de que llegaran los vehículos de auxilio, ella murió".

publicidad

En el lugar donde estos trágicos hechos ocurrieron, existe una vela encendida, un florero y una cruz de metal con esta leyenda: "Una palabra se olvida, una lágrima se va. Un beso se borra, pero tu recuerdo jamás. ¡ve con Dios, te está esperando!".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad