publicidad
Un chico de 13 años simuló estar muerto para huir de sus plagiarios Y luego denunció a sus captores.

Un adolescente finge su muerte para escapar de sus secuestradores

Un adolescente finge su muerte para escapar de sus secuestradores

Un chico de 13 años simuló estar muerto para huir de sus plagiarios Y luego denunció a sus captores.

Un chico de 13 años simuló estar muerto para huir de sus plagiarios Y lu...
Un chico de 13 años simuló estar muerto para huir de sus plagiarios Y luego denunció a sus captores.

Un adolescente de 13 años de la región mixteca de Puebla se dirigía a la escuela cuando un taxista le ofreció llevarlo a su destino. Él aceptó porque otras veces ya había recibido tal atención, pero esta vez fue diferente, porque el taxista lo secuestró.

Dos calles antes de llegar a su escuela, dos varones hicieron parada y lo sorprendieron con machete y pistola. Media hora después, su abuela recibía una llamada telefónica que exigía su rescate.

Los captores le ordenaron que no denunciara el hecho, a lo que ella hizo caso omiso y alertó a las autoridades. Lo que dio pie a una averiguación previa por el delito de secuestro.

Tras varias llamadas de negociación, cuatro días después, la abuela pagó más de $45 mil pesos (más de $3,400 dólares), sin embargo, los raptores no cumplieron y lo apuñalaron en 25 ocasiones.

publicidad

Cuando el joven recibió puñaladas en el cuello, rostro, espalda y manos, los secuestradores pensaron que el chico había muerto, pero no contaban con que su víctima había sobrevivido.

Los criminales abandonaron el cuerpo aún con vida en un paraje de la localidad de Acatlán de Osorio, Puebla, sin embargo nunca se percataron que el muchacho había fingido su muerte para sobrevivir.

Al darse cuenta que sus captores habían huido, se dirigió a su domicilio, donde denunció a los autores de su secuestro. Durante su cautiverio logró reconocer que uno de los secuestradores era el exnovio de su abuela.

Tras llegar a su casa, tuvo que ser trasladado a un hospital ya que las lesiones que presentaba eran de gravedad y ponían en riesgo su vida.

Los supuestos secuestradores fueron identificados como Jesús Huerta González, alias “El Garrote” y/o “El Cadáver”, de 62 años de edad, expareja de la abuela del menor y líder del grupo; Fredi José Canseco Rojas, alias “El Mamut”, de 18 años de edad, y Antonio Mota Silverio, alias “El Mota”, de 42 años de edad, de acuerdo a la Procuraduría General de Justicia (PGJ).

Ocho días después de su secuestro, los agentes ministeriales implementaron un operativo en el municipio de Acatlán de Osorio, logrando la ubicación de Jesús Huerta, quien viajaba a bordo de un taxi. El supuesto secuestrador iba acompañado de dos personas, quienes refirieron haber participado en el secuestro del menor.

publicidad

La víctima, una vez dada de alta, se presentó ante el agente del Ministerio Público a rendir su declaración, en la que identificó plenamente a los tres detenidos y corroboró que habían sido aquellos que días antes lo habían secuestrado e intentado asesinar.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad