publicidad
Este municipio era un refugio idóneo para el grupo criminal debido a su ubicación geográfica.

Tumbiscatío, el pueblo preferido por los Caballeros Templarios para sus fiestas

Tumbiscatío, el pueblo preferido por los Caballeros Templarios para sus fiestas

En esa comunidad organizaban eventos, los cuales se realizaban frente a los habitantes y autoridades.

Este municipio era un refugio idóneo para el grupo criminal debido a su...
Este municipio era un refugio idóneo para el grupo criminal debido a su ubicación geográfica.

El municipio de Tumbiscatío, en Michoacán, es una de las regiones en las que integrantes de los Caballeros Templarios organizaban sus fiestas, las cuales se realizaban frente a los habitantes y autoridades municipales.

publicidad

Según testimonios de pobladores y fuerzas federales citados por el diario El Universal, las fiestas de los Templarios se realizaban frente al Palacio del Ayuntamiento, en donde era común ver a los líderes del grupo criminal Nazario Moreno, "El Chayo", y a Servando Martínez, alias "La Tuta".

Durante estos eventos era común ver Nazario Moreno cantar o a "La Tuta" entregar dinero a las personas que acudían a los eventos.

Autodefensas de Michoacán buscan a La Tuta

"Hacían fiestas en la explanada. Tocaban grupos y en ocasiones 'El Chayo' cantaba para los asistentes", asegura uno de los pobladores, quien solicitó el anonimato por temor a represalias.

Asimismo, los habitantes revelan que "El Chayo" mandaba preparar carne humana y la comía durante las fiestas en el kiosco, pues decía que le daba fuerzas para seguir adelante.

Descuartizaban a los traidores

La impunidad y tranquilidad con la que gozaban los Templarios en ese municipio tenía una regla: "No chivatear" (delatar) ni hablar con los federales.

Según los testigos citados por El Universal, los pobladores que no cumplían la norma impuesta eran asesinados y en ocasiones descuartizados frente al resto del pueblo.

 

Un nuevo golpe al narcotráfico en México

"La primera vez que vinieron los federales, en 2010, algunas personas hablaron con ellos, pero cuando se fueron los policías, los Templarios buscaron a la gente y la mataron en lugares públicos. Dijeron que eso le iba a pasar a todos los que habláramos o ayudáramos a los policías", declaró una habitante.

Por su parte, autoridades federales señalaron que este municipio era un refugio idóneo para el grupo criminal debido a su ubicación geográfica, ya que para llegar a esa localidad se tiene que transitar por en medio de cerros, lo que facilita las emboscadas en contra de las autoridades o moradores ajenos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad