publicidad

Toma posesión de su cargo el primer alcalde gay de México

Toma posesión de su cargo el primer alcalde gay de México

Benjamín Medrano Quezada, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tomó posesión de su cargo como alcalde del municipio de Fresnillo, Zacatecas.

Benjamín Medrano Quezada, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) tomó posesión de su cargo éste domingo como alcalde del municipio de Fresnillo, en el estado de Zacatecas, informó EuropaPress.

Dentro de los 58 alcaldes que tomaron posesión en Zacatecas destaca Medrano, por ser el primer edil que se ha declarado abiertamente homosexual, preferencia sexual que en México aún no es tan socialmente aceptada; ya que éste país es el segundo con más crímenes homofóbicos después de Brasil en América Latina, reporta Animal Político.

Su gobierno no discriminará

Al mencionar sus cinco ejes estratégicos del Plan de Gobierno Municipal basado en la seguridad, el desarrollo, educación, y en una administración incluyente, ha destacado que extenderá su mano y apoyo "sin exclusión religiosa, credos ni condición sexual".

Medrano ha señalado que en Fresnillo las épocas de confrontaciones políticas terminaban este día y apuntado que espera "un Fresnillo sin dueños, un Fresnillo unido, fuerte y progresista", según el diario mexicano El Universal.

Además, el nuevo alcalde ha resaltado que su Gobierno será de puertas abiertas y que no habrá "cabida para la simulación", además de que no permitirá la corrupción.

Medrano ha señalado que trabajará en pro de diversos sectores, entre ellos la mujer, por lo que creará la casa de la mujer y campesina, además de comprometerse a trabajar en materia de seguridad junto al Gobierno estatal y federal.

publicidad

Desde pequeño salió de casa para trabajar

Medrano en entrevista para la BBC Mundo compartió pasajes de su vida, sobre todo de su niñez que estuvo marcada por su talento artístico.

Relata que en 1972, a los seis años de edad, viajó con un hermano desde su natal Zacatecas a Estados Unidos, donde formó parte de una caravana artística.

“Eramos los teloneros de los artistas y después pedíamos dinero entre los asistentes”. Así vivieron durante tres años y medio, enviando dinero para el sustento de su familia.

“No había teléfono, nos comunicábamos por una carta que se demoraba 30 días en llegar. Y en esa carta mandábamos 60 dólares cada mes”.

Esa experiencia marcaría para siempre su existencia: “vivir fuera, sin mis padres, con muchas necesidades pero en ciudades donde la gente piensa diferente, donde tienen una forma de vida diferente a la que tenemos en México, sobre todo hablando del respeto. Y no sólo a la sexualidad: al medio ambiente, al no fumar, al no tirar basura. Creo que eso fue parte de mi formación”.

Regresó a México, donde terminó sus estudios básicos y luego cursó derecho. Al mismo tiempo siguió con su carrera como cantante, amenizando bares y fiestas, y se integró al sindicato de artistas. Allí, al convertirse en secretario, se lanzó a la política.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad