publicidad

Titular de migración mexicana renunció tras masacre en Tamaulipas

Titular de migración mexicana renunció tras masacre en Tamaulipas

La titular del Instituto Nacional de Migración (INM), Cecilia Romero, presentó el martes su renuncia al cargo luego de la masacre de 72 indocumentados.

No dio la razón

MEXICO - La titular del Instituto Nacional de Migración (INM), Cecilia Romero, presentó el martes su renuncia al cargo luego de la masacre de 72 indocumentados centro y sudamericanos presuntamente a manos del narcotráfico.

La Secretaría de Gobernación, de la que depende el INM, informó en un comunicado que se aceptó la renuncia de Romero, aunque no explicó la razón específica por la que decidió dejar el cargo que desempeñaba desde diciembre del 2006.

El anuncio ocurre casi un mes después de que la Marina mexicana localizó en una hacienda del estado norteño de Tamaulipas los cadáveres de 72 migrantes, luego de que un ecuatoriano escapó y dijo a las autoridades que los autores de los homicidios son miembros del cartel de las drogas de Los Zetas.

Reconocieron su trabajo

Gobernación reconoció el trabajo de Romero y dijo que durante su paso por el INM se logró la "dignificación" de las llamadas "estaciones migratorias", centros de retención temporal de indocumentados que son detenidos a su paso por territorio mexicano.

La dependencia añadió que también hizo un esfuerzo para capacitar a los agentes migratorios del país en materia de derechos humanos.

Un funcionario federal, que pidió guardar el anonimato por no estar autorizado a hablar públicamente sobre el caso, dijo que el gobierno busca a alguien con mayor experiencia en el área de seguridad para que encabece el INM.

publicidad

Añadió que la masacre puso de relieve lo entrelazado que se ha vuelto en México el tráfico de drogas y la migración ilegal.

La punta del iceberg

La salida de Romero también se anunció unas horas después de que el Senado aprobó citarla a comparecer para que explicara las medidas de protección a los migrantes a raíz de la masacre.

Los senadores también expresaron sus "condolencias a familiares" de las víctimas y reconocieron que México "no puede exigir respeto a sus connacionales que van a Estados Unidos" cuando en territorio mexicano "no se asegura un trato digno" a los emigrantes.

Durante la discusión del acuerdo, legisladores de oposición consideraron que no existe una política oficial de respeto a los derechos humanos de los migrantes.

El senador Ricardo Monreal, del Partido del Trabajo, dijo que la matanza es "la punta del iceberg que reveló la negligencia de las autoridades mexicanas, que no son capaces de cumplir con su responsabilidad en materia de derechos humanos".

La masacre de los migrantes reavivó en México un debate sobre los riesgos que enfrentan los indocumentados que intentan llegar a Estados Unidos.

Grupos de promoción de los derechos humanos han señalado que los hechos también reflejan la falla de las autoridades mexicanas para proteger a los migrantes.

Datos preocupantes

publicidad

Tras el crimen, la propia Romero rechazó las críticas de que la corrupción y la indiferencia de las autoridades mexicanas contribuyeron a que aumentara la violencia contra los migrantes.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos estimó en un reporte presentado el año pasado que cerca de 20,000 migrantes son secuestrados cada año, con base en el número de reportes que recibieron entre septiembre del 2008 y febrero del 2009.

Datos del INM señalan que 2,750 migrantes han sido rescatados en lo que va del 2010, algunos varados en el desierto y otros que habían sido secuestrados por grupos del crimen organizado.

Sólo en Tamaulipas, donde fueron asesinados los 72 centro y sudamericanos, han sido rescatados 812 migrantes secuestrados por narcotraficantes, que incluso buscan forzarlos a integrarse a sus filas.

Ayuda para identificación

La Procuraduría de México solicitó a la Corte Suprema de Honduras asistencia para tratar de identificar los cadáveres que restan de la matanza.

Un oficio de la Procuraduría General de México, al que tuvo acceso la AFP, dice que México necesita "tener información y documentación" para identificar a todas las víctimas de "los delitos de homicidio (...) de los hechos sucedidos el 26 de agosto del 2010".

En esa fecha, las "autoridades mexicanas confirmaron el hallazgo de los cadáveres de 72 personas en el municipio de San Fernando, Tamaulipas", agrega la nota enviada a la Corte Suprema hondureña.

publicidad

Las autoridades mexicanas han logrado recopilar las huellas dactilares de 56 cadáveres pero sólo han identificado plenamente a 31, incluyendo 12 salvadoreños, cuatro guatemaltecos y un brasileño.

El 1 de septiembre fueron repatriados 16 cadáveres de hondureños, pero hubo problemas para confirmar la identidad de tres de ellos en pruebas de huellas digitales y muestras odontológicas, por lo que todavía siguen en la Morgue Judicial.

Huellas dactilares

La cancillería dijo en un comunicado que el vicecanciller Alden Rivera viajará este sábado a México para tratar de ayudar en la identificación de cinco cadáveres que sospecha que son de hondureños, tras ser reconocidos por familiares en fotografías publicadas por los medios de comunicación.

La Procuraduría de México envió a Honduras documentación y copias de las huellas digitales de 56 cadáveres.

"Las huellas dactilares están siendo cotejadas por la Fiscalía y el Registro Nacional de las Personas y esperamos que esta semana vamos a tener evidencia de cuantos de los muertos no identificados son hondureños", indicó Rivera.

"Si en Honduras tenemos cuerpos de ciudadanos que no son hondureños, entonces los trataremos con toda la premura y responsabilidad para que sean repatriados a su lugar de origen", dijo Rivera en alusión a los tres cadáveres cuyas identidades siguen en duda.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad