publicidad
.

Tdos listos para dar el Grito logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

Tdos listos para dar el Grito

Tdos listos para dar el Grito

A pesar de los problemas políticos en el país, los mexicanos están preparados para celebrar su principal fiesta nacional.

El primer "grito" de Calderón

CIUDAD DE MÉXICO – Banderas, tequila, sombreros... Los mexicanos celebran el tradicional Grito de Independencia.

La plancha del Zócalo de la capital es el sitio donde tradicionalmente festejan la ceremonia, que recuerda el inicio de la lucha armada que libró al país de los colonizadores españoles, hace casi doscientos años.

Como parte de la tradición, justo frente a la explanada, desde el balcón principal del Palacio Nacional, el presidente en turno ondea la bandera, hace tocar las campanas y vitorea a los héroes de la patria, ante un pueblo regocijado entre fuegos artificiales y música tradicional.

Con traje oscuro y portando la banda presidencial, el mandatario Felipe Calderón se dispusó a dar el  primero de sus "gritos" al frente del gobierno de México.

Desde el balcón del Palacio Nacional y ante millones de mexicanos que abarrotaban la plaza del zócalo, Calderón comenzó con su llamado con la frase "­Mexicanos, vivan

los héroes que nos dieron patria!", a lo que siguieron las frases "­Viva Hidalgo!, ­ Viva Morelos!, ­Viva Josefa Ortiz de Domínguez!, ­Viva Allende!, ­Vivan Aldama y Matamoros!, ­Viva nuestraIindependencia!"

El Ejecutivo federal terminó la ceremonia con los grito de "­México!, ­México!,  México!", tras lo cual tocó la campana usada por el cura Miguel Hidalgo y Costilla el 15 de septiembre de 1810 en la localidad hoy conocida como Dolores Hidalgo, en el estado de Guanajuato.

publicidad

Horas antes los militantes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) se plantaron en la explanada para dar su propio "grito" como un acto que pretendió irreconocer la presidencia de Calderón.

En voz de la política y activista Rosario Ibarra, los perredistas dieron el Grito de Independencia por parte del "gobierno legítimo" en donde pidió "que muera el mal gobierno".

Mexicanos celebran por su patria

"Es el lugar más mexicano que hay. 15 de septiembre significa dar el Grito ahí", asegura Adriana, una adolescente de clase media, a quien no le importa la disputa por la plaza entre el mandatario Felipe Calderón y las huestes del ex candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, quien luego de perder los comicios se autonombró presidente legítimo del país.

Enrique Vázquez prefiere quedarse en casa con su familia y oír el grito a través de la televisión. "Acá es un festejo muy importante para todos, tanto o más que la navidad, las posadas o el día de muertos", comentó a Univision.com el limpiador de zapatos, a la espera del primer cliente de la tarde.

A unos pies de distancia, Jesús Hernández observa los coches atiborrados con banderitas verde, blanco y rojo que circulan por Paseo de la Reforma. Septiembre es el único mes del año en que las autoridades permiten usar el símbolo patrio como una prenda común, sin ser sancionado.

publicidad

Y al parecer, el populacho aprovecha con beneplácito la venia jurídica. Desde hace un par de semanas, cientos de edificios, taxis y buses públicos se han disfrazado de México y los vendedores callejeros cambiaron sus artículos habituales por gorros, playeras, silbatos y sombreros con el escudo nacional.

El lugar más mexicano

"Todo lo necesario para sentirse bien mexicano", afirma Antonio Orozco, un comerciante que durante este mes cambió las lámparas de halógeno por banderitas tricolores y dice que le va muy bien. Unos $15 dólares son el resultado de sus ventas diarias.

Pero cuando Orozco es cuestionado sobre la fecha exacta del festejo, duda y reconoce que no tiene la menor idea. ¿Si el cura Miguel Hidalgo dio el Grito (llamado) que inició la guerra de Independencia el 16 de septiembre de 1810, por qué todos celebran la noche del 15?

Al parecer, éso es lo que menos importa. Jorge Moreno empieza el festejo desde temprano. "Primero un tequila con los amigos y ya más tarde, con la familia organizamos un baile en la casa y vemos el Grito por la televisión. En mi caso es sólo un pretexto para reunirnos, festejar y pasarla bien", reflexiona.

Cada año, Claudia Torres se reúne con su familia, cena pozole, bebe tequila y después se va con sus amigos a festejar a uno de los tantos clubes nocturnos y discotecas de la capital, que para esta fecha abarrotan sus cupos hasta el límite.

publicidad

Estilos muy mexicanos

Es el caso de los incontables comercios de la Zona Rosa, uno de los barrios turísticos más importantes de la ciudad, que anuncian con bombos sendas "noches mexicanas" y prometen "mariachis, tequila y sorpresas" por al menos $15 la entrada.

"Esperamos ocupación llena, incluso buena parte del restaurante ya está reservado, ese día recibimos de todo, nacionales y extranjeros", asegura un hombre que se niega a dar su nombre, a las puertas de uno de los restaurantes típicos mexicanos de la zona.

Pero no todos se preparan para la fiesta. Hay otros que prefieren algo menos mundano.

"Lo importante no es celebrar, sino tener en mente esta fecha y reflexionar sobre el significado que representa en la construcción del país", asegura Juan José Arellano, pues pareciera que lo extranjero y la diversión están acabando con la relevancia histórica de la fecha.

La esencia de la tradición

A decir de la historiadora Shulamit Godsmit, en la actualidad se ha venido perdiendo la esencia histórica de la tradición.

"Es un problema que tiene que ver con la globalización. Ahora somos un país más en el globo terráqueo y si bien por un lado genera actitudes de apatía hacia la celebración, también forja situaciones exageradas de patriotismo y nacionalismo".

Para la académica de la Universidad Iberoamericana, "el Grito es una reproducción de cuando en 1810 , el cura Miguel Hidalgo convocó al pueblo a levantarse en armas, a través de campanazos en la iglesia de Dolores, Guanajuato, acompañado del llamado 'a combatir el mal gobierno'".

publicidad

La primera ocasión que se celebró la ceremonia, ya como un festejo, fue dos años después, el 16 de septiembre de 1812 cuando en plena lucha armada, el insurgente Ignacio López Rayón lanzó una descarga de artillería e hizo repicar las campanas del poblado de Huichapan –hoy estado de Hidalgo-, para recordar el inicio de la lucha.

En 1813, José María Morelos ordenó conmemorar cada año la fecha, en los Sentimientos de la Nación, un documento de 23 puntos que sentaba las bases de la posterior vida independiente del país.

A partir de entonces, la ceremonia cobró fuerza por todo el territorio, adoptada como fiesta nacional, con excepción de 1847, cuando fue suspendida debido a la invasión estadounidense, en busca de la expansión de su territorio.

Una fecha que no se olvida

Más adelante, el emperador mexicano, de origen austríaco, Maximiliano de Habsburgo, presidió la ceremonia vestido de charro, la indumentaria típica nacional, "como una destreza para ganar aceptación entre los mexicanos", comenta la historiadora Godsmith.

Fue el dictador Porfirio Díaz quien decidió cambiar la fecha del festejo patrio por el 15 de septiembre, para hacerla coincidir con su cumpleaños. Su gobierno que duró más de 30 años, a principios del siglo pasado, fue la época cuando la fiesta se celebró con mayor fuerza.

publicidad

"A partir de entonces la celebración adquirió el matiz que actualmente se lleva a cabo", explica Goldsmit. Cada 15 de septiembre, a las once de la noche, el mandatario de turno emula desde Palacio Nacional el famoso "grito", que lanzó Hidalgo para convocar a su pueblo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad