publicidad

Secuestrador de avión es pastor boliviano que actuó por inspiración divina

Secuestrador de avión es pastor boliviano que actuó por inspiración divina

Los pasajeros del vuelo 576 de Aeroméxico que fue secuestrado por un boliviano narraron su experiencia.

Brotes de pánico

MÉXICO - Los pasajeros del vuelo 576 de Aeroméxico, secuestrado por un boliviano, desconocieron la situación durante el vuelo de Cancún hacia el Distrito Federal, fue hasta que aterrizó el avión en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), cuando el capitán les informó lo que estaba sucediendo.

Recibe noticias de México en tu móvilDe acuerdo a los pasajeros del Boeing 737 el vuelo "parecía muy normal", y dijeron que fue hasta después de media hora de haber tocado tierra en la Ciudad de México cuando se dieron cuenta que algo pasaba al ser rodeados por las fuerzas federales de seguridad.

Más de media hora pasó desde el aterrizaje cuando los 104 pasajeros fueron liberados.

Secuestrador llevaba una Bliblia

Daniel Fernández, uno de los pasajeros liberados, dijo en entrevista telefónica a la cadena Televisa que uno de los detenidos "llevaba una biblia".

"Nos enteramos al momento de aterrizar, nos informaron que el avión lo tomó un pasajero, lo informó la tripulación por radio. Todo estuvo muy tranquilo, no hubo armas, no hubo disparos", dijo Rodrigo Padilla, otro pasajero.

Padilla comentó que un hombre "de camisa blanca" parecía ser el "cabecilla" de los secuestradores, a los que no pudo cuantificar, aunque los señaló como mexicanos, salvo uno, al que escuchó "con acento extranjero", sin precisar su nacionalidad.

publicidad

Marcos Ramírez, otro de los pasajeros, explicó que les comunicaron que "los secuestradores exigían hablar con el presidente" mexicano Felipe Calderón.

Las autoridades mexicanas identificaron a José Marc Flores, ciudadano boliviano como el autor del secuestro, quien dijo haber actuado por 'inspiración divina' para advertir a México un fuerte terremoto.

No hubo violencia

Otra viajera, Adriana Romero, dijo a la televisora que "no hubo gritos, nadie lloró, no hubo una crisis de nervios".

El pasajero que dijo llamarse Clarck originario de Nueva York, Estados Unidos, declaró que los brotes de pánico empezaron cuando la tripulación les informó ya en tierra que había un problema de seguridad y pasaron a las mujeres y los niños al frente.

"Pero no sabíamos que estaba pasando, yo me puse nervioso, tenía un poco de miedo, pero no estaba llorando". Las mujeres y los niños empezaron a llorar y a desesperarse.

La tripulación les pidió que mantuvieran la calma y poco a poco los fueron bajando para subirlos a un autobús.

'Algo pasaba'

Andrea, turista canadiense que planeó visitar México y a sus amigos mexicanos por una semana dijo que el vuelo parecía siempre normal y que nadie se percató de que alguien amenazaba su seguridad porque el inculpado hablaba muy bajito y era muy discreto en sus movimientos.

"Nos enteramos de que algo pasaba hasta después de que aterrizó el avión, cuando vimos por las ventanillas que había muchos policías a nuestro alrededor y que ya teníamos varios minutos sin movernos".

publicidad

Momentos de angustia

La joven Andrea coincidió con el relato de Clarck en el sentido de que la tripulación nunca les dijo nada hasta que fue precisó bajarlos del aeroplano.

La señora Isabel García madre de Marisa López, pasajera del vuelo, narró entre lágrimas los momentos que vivió cuando se enteró de la situación de emergencia.

En la sala de llegadas de la Terminal 2 del aeropuerto capitalino, la mujer dijo que cuando habló con su hija lo único que le dijo fue "estoy bien" y que no sabía nada.

Asimismo señaló que a lo largo del viaje, los pasajeros se mantuvieron tranquilos porque no percibieron ninguna situación anormal.

La señora Isabel García comentó que a las 14:40 horas se enteró de los hechos y a partir de ese momento vivió momentos de angustia, hasta que tuvo contacto telefónico con su hija.

Ya en tierra los pasajeros procedentes de algunos estados mexicanos, otros de los países como Brasil, Estados Unidos, Canadá y Francia, por lo menos fueron retenidos por las fuerzas federales por alrededor de cuatro horas.

A todos los viajantes del vuelo 576 de Aeroméxico les solicitaron sus documentos oficiales, aunque algunos declararon que no les fue tomada declaración oficial.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad