publicidad
Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos, durante una vigilia para exigir al gobierno que esclarezca sus paraderos.

Se acumulan fallos y contradicciones en la búsqueda de los 43 estudiantes

Se acumulan fallos y contradicciones en la búsqueda de los 43 estudiantes

A 35 días de la desaparición de los 43 estudiantes, el gobierno no ha podido esclarecer dónde están.

Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos, durante una vigilia para...
Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos, durante una vigilia para exigir al gobierno que esclarezca sus paraderos.

Treinta y cinco días después de la desaparición de 43 estudiantes en el municipio de Iguala, Guerrero, las autoridades no han esclarecido sus paraderos, ni dado con los responsables de este acto de violencia que pone en duda la imagen del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

publicidad

Las autoridades federales mexicanas han encadenado toda una serie de fallos y contradicciones que van, desde la demora en asumir las investigaciones, hasta entregar datos certeros de las indagaciones que llevan a cabo.

La fiscalía general tardó nueve días en asumir la investigación del crimen ocurrido la noche del 26 de septiembre, cuando policías corruptos de Iguala y sicarios del narcotráfico atacaron a tiros a decenas de estudiantes, dejando seis muertos y 43 desaparecidos.

El alcalde de Iguala, que ahora es el principal sospechoso de ordenar el ataque, tuvo tiempo para escapar con su mujer dos días después de las desapariciones.

 

Siguen apareciendo evidencias que incriminan al ex alcalde de Iguala en caso Ayotzinapa /Univision

"Hubo una tardanza, una negligencia inicial de parte del gobierno federal. En una investigación científica, cualquiera sabe que las primeras 48 horas posteriores a una desaparición son cruciales", dijo a la Agencia Francesa de Noticias (AFP) Alejandro Hope, analista de seguridad y exoficial de inteligencia mexicano.

Bajo el mando inicial de las autoridades del estado de Guerrero, que en un primer momento esperaban que los jóvenes estuvieran escondidos y no desaparecidos, las investigaciones sobre este sonado caso se han distinguido por sus constantes giros, informaciones erráticas y una búsqueda tan aparatosa como hasta ahora estéril.

Despliegue de fuerza

Más de 2 mil policías y militares fueron desplegados por el gobierno federal en las inmediaciones de Iguala para encontrar, vivos o muertos, a los 43 alumnos de la escuela rural de magisterio de Ayotzinapa.

publicidad

Apoyados por helicópteros, caballos y perros especializados para la sierra e, incluso, equipos de buzos para el rastreo de ríos y lagunas, los equipos de búsqueda han rastreado la zona de Iguala sin resultados concretos, hasta ahora.

"Están jugando al detective chino, buscando por donde sea, sin tener ningún tipo de claridad de lo sucedido. La búsqueda se está volviendo un problema para el gobierno porque está generando una percepción de incompetencia", estimó Hope a la AFP.

 

Manifestantes gritan ‘asesinos’ a funcionarios de México en Washington /Univision

Las pistas obtenidas con las declaraciones de los 56 detenidos por el caso -entre funcionarios, policías y narcotraficantes- han llevado a las autoridades hasta una decena de fosas clandestinas en distintos puntos de la sierra que rodea a Iguala. Pero del paradero de los 43 el gobierno de Peña Nieto no ha dicho nada.

Fosas y más muertos

En las primeras fosas se hallaron 28 cuerpos, y en las siguientes al menos otros 10 cadáveres que siguen siendo analizados por forenses.

Inicialmente, la fiscalía general dijo que los estudiantes no estaban entre los 28 primeros cuerpos, pero luego rectificó que ello debía corroborarse con nuevos análisis y con el peritaje independiente de expertos argentinos, pedido por las familias.

Más allá de las dificultades técnicas para la investigación forense que arrastra desde hace años México y la lentitud de la identificación de unos cuerpos que fueron incinerados, "el problema es que (los detenidos) no les dicen verdaderamente qué es lo que hicieron con ellos y, entonces, están buscando a palos de de ciegos", coincide Samuel González, exfiscal antidrogas nacional.

publicidad

 

Guerreros Unidos asegura que estudiantes están vivos /Univision

"Hay que negociar con los testigos eficaces para que te digan la verdad. Todo es un problema de negociación", señala a la AFP el exfuncionario, considerando que este terrible caso es fruto del "descuido y la negligencia del Estado" hacia la conflictiva región de Guerrero.

No creen en el gobierno

Mientras siguen las investigaciones en Iguala y sus alrededores, la comunicación del gobierno de Peña Nieto sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos también ha sido cuestionada por las desesperadas e incrédulas familias de los alumnos de Ayotzinapa.

Los medios de comunicación también se suman a las criticas luego que han sido invitados a ruedas de prensa donde no se ofrecen datos nuevos, relevantes, sobre el caso y a otras en que se inflan algunos hallazgos.

publicidad

Probablemente, el anuncio del lunes sobre pistas importantes en un basurero de la localidad de Cocula, vecina de Iguala, ha sido el más extraño de todos.

Después de considerarlo como un lugar clave para encontrar a los estudiantes, la Procuraduría General de la República (PGR) desplazó desde la capital a un grupo de reporteros gráficos a este punto donde aún no se han hallado fosas ni cadáveres.

"Ha habido un problema de medición de expectativas. El gobierno se siente atrapado por la presión pública y se ha visto obligado a dar información de bajo valor para no dar una impresión de indolencia", cree Hope."No recuerdo ningún caso así en el que dure tanto tiempo la búsqueda con tanta información que dicen tener", destaca González.

Advierten riesgo económico

Mientras el gobierno de Peña Nieto trata de resolver el paradero de los 43 estudiantes, el Banco de México advirtió sobre el riesgo de una reducción del crecimiento económico del país si los "recientes acontecimientos sociales" afectan las proyecciones de las empresas.

El emisor admitió la "posibilidad de una evolución de la actividad económica menos dinámica que la prevista en caso de que los recientes acontecimientos sociales en el país afecten las expectativas de los agentes económicos".

publicidad

El banco central aludió así al posible impacto que puede tener la crisis que estalló en el país tras los hechos violentos del 26 de septiembre en Iguala.

El caso ha generado una gran conmoción a nivel nacional y evidenció la infiltración del crimen organizado en las corporaciones policiales de Guerrero y la persistencia de la violencia en el país.

Peña Nieto, quien había logrado que se hablara de un México en pleno proceso de transformación a raíz del impulso de una serie de reformas estructurales, ahora trabaja contra el tiempo para hallar a los 43 estudiantes desaparecidos, esclarecer los hechos y castigar a los responsables, reportó la agencia Efe.

El banco central señaló el viernes que en el tercer trimestre la actividad económica del país parece haber mostrado una moderada recuperación, pero no descartó una desaceleración.

(Con información de Afp y Efe)

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad