publicidad
La base de lanzamiento de cohetes rusa en Baikonur,  Kazajistán.

Satélite mexicano se desintegra en la atmósfera tras un fallido lanzamiento

Satélite mexicano se desintegra en la atmósfera tras un fallido lanzamiento

El satélite Mexsat-1 no pudo separarse de la tercera fase del cohete portador Protón-M. La nave estalló.

La base de lanzamiento de cohetes rusa en Baikonur,  Kazajistán.
La base de lanzamiento de cohetes rusa en Baikonur,  Kazajistán.

El satélite de comunicaciones mexicano Centenario se desintegró el sábado en la atmósfera horas después de su lanzamiento desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), informó la agencia espacial rusa, Roscosmos.

"El accidente ocurrió a una altura de 161 kilómetros. La tercera etapa del bloque propulsor y el aparato espacial se han desintegrado casi completamente en la atmósfera", señala la agencia en un comunicado.

El satélite Mexsat-1, que debía ofrecer servicios de telecomunicaciones para México y parte de América Latina, no pudo separarse de la tercera fase del cohete portador Protón-M, de lo que ya ha sido informado el presidente ruso, Vladímir Putin.

El accidente es el último revés para la renqueante industria espacial rusa, que ha visto su gloria soviética empañada por una serie de lanzamientos fallidos en los últimos años.

publicidad

En un comunicado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, precisó que el cohete había despegado a las 00:47 horas de hoy, tiempo del centro de México, del cosmódromo de Baikonur, Kazajistán. Ante ello, ILS indicó que creará una comisión investigadora para tal efecto.

El Satélite Centenario cuenta con los seguros comerciales de cobertura amplia que amparan al ciento por ciento la inversión realizada por el Estado Mexicano en la fabricación y el lanzamiento, medida preventiva contenida en el programa Satelital Mexsat, dijo la secretaría.

Roscosmos, la agencia espacial rusa, también dijo que estaba investigando lo que había ocurrido.

Agencias rusas de noticias citaron a autoridades en el este de Siberia diciendo que estaban buscando la tercera fase del cohete, que se creía habría caído allí.

El cohete, Proton-M, despegó desde el cosmódromo Baikonur alquilado por Rusia antes el sábado. El Proton-M tiene un historial de fallos, que causaron la pérdida de tres satélites de navegación el año pasado.

publicidad

Roscosmos no proporcionó más información sobre el accidente, como el lugar exacto donde se había estrellado la nave.

Sin embargo, la agencia de noticias rusa Interfax citó a fuentes de la industria que dijeron que el accidente podría llevar a la suspensión de todos los próximos lanzamientos del Proton-M, incluyendo el de un satélite británico el próximo junio.

El cohete llevaba varias toneladas de combustible tóxico cuando se estrelló, lo que planteó el temor a que hubiera podido explotar al tocar tierra.

Los expertos señalan que tras la era soviética, el programa espacial ruso ha sufrido una fuga de cerebros y una progresiva erosión de los niveles de calidad e ingeniería.

(Con información de Efe y AP.)

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad