publicidad
El exorcismo es uno de los temas más debatidos en las sociedades, desde sus inicios.

Sacerdote exorcista es muy recurrido

Sacerdote exorcista es muy recurrido

El sacerdote Pedro Mendoza Pantoja, exorcista de la archidiócesis de Ciudad de México, recibe entre 15 y 20 llamadas diarias.

El exorcismo es uno de los temas más debatidos en las sociedades, desde...
El exorcismo es uno de los temas más debatidos en las sociedades, desde sus inicios.

En algunos casos es obsesión mental

MÉXICO - El sacerdote Pedro Mendoza Pantoja, exorcista de la archidiócesis de Ciudad de México, aseguró que recibe "entre 15 y 20 llamadas diarias" de personas en busca de ayuda, pero a muchas las envía al psicólogo.

En la conferencia de prensa con la que concluyó el Congreso de Exorcistas y Auxiliares que esta semana se celebró en Ciudad de México, el clérigo explicó que un porcentaje considerable de quienes acuden a él creen que están poseídos por el diablo por "una obsesión mental" o porque "alguien se lo dijo".

"Quien debe ayudarles entonces es un psicólogo", indicó Mendoza, de 75 años, que añadió que él puede sacar a diablos reales y no a diablos mentales.

publicidad

Pero aunque no ha asistido nunca a una "verdadera posesión demoníaca" y tampoco tenga noticia de ningún caso en la Ciudad de México, donde operan "ocho exorcistas", sí conoce ejemplos en otros estados del país.

Mendoza aseguró que "el diablo existe y tiene poderes mentales y psicológicos para llevarnos a hacer cosas malas".

Planteó que cada diócesis debería contar con un exorcista o un equipo de sacerdotes capacitados para ofrecer "sanaciones y liberaciones de espíritu", y recordó la ausencia actual de formación a este respecto en los seminarios.

Gracias a congresos como éste, comentó, la Iglesia católica "va tomando conciencia" de esta necesidad.

"Hay quien dice que somos unos charlatanes, pero nadie sabe lo que sufre una persona influida por el diablo si no se pone en sus zapatos", relató.

Males sociales

Para que alguien sea víctima de una posesión demoníaca y no de simple influencia demoníaca, deben existir síntomas como la comprensión del latín, el conocimiento de hechos que sucedan a larga distancia o la imposibilidad de que el enfermo sea controlado físicamente por más de diez personas.

En cada caso, relató Mendoza, se realiza una entrevista con el afectado que equivale a un historial médico, que contempla su trayectoria vital, su situación psicológica e incluso si hay alguna clase de antecedente familiar.

publicidad

El exorcista se refirió al consumismo, el hacinamiento en las ciudades y la desintegración familiar como algunos de los males de la actual sociedad.

"Antes de los cincuenta no había endemoniados, y llegó a olvidarse nuestro ministerio porque no había necesidad de él", rememoró Mendoza, que señaló que antes de los cincuenta tampoco existía la desintegración familiar, a la que cita como culpable de la homosexualidad.

En los últimos días, la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México aprobó la constitucionalidad de la reforma que permite que parejas del mismo sexo se casen en la capital con validez en todo el país y puedan, además, adoptar a menores.

"Estamos actuando en contra de la misma Naturaleza, y nos olvidamos de que la Naturaleza tiene principios para regularse y de que restaurará cualquier desequilibrio que provoquemos en ella", afirmó Mendoza.

Ilustró cómo el ser humano "actúa como si fuera Dios, dejando de lado los principios de la naturaleza" con el ejemplo del cambio climático: "Esos cataclismos naturales y temblores en los que han sufrido tantas personas son consecuencia del pecado del hombre".

También se desconocen los efectos, advirtió, de los matrimonios y adopciones de niños entre personas del mismo sexo.

Aún así, Mendoza confesó que compadece "mucho" a los homosexuales porque son víctimas de una situación desequilibrada de la sociedad. "Es terrible, como uno me dijo, tener un alma de mujer en un cuerpo de hombre", señaló.

publicidad

Iglesia prepara a exorcistas

La Iglesia católica de México prepara a clérigos y creyentes como exorcistas para que no sucumban ante el demonio, así como a terapeutas para tratar a personas con neurosis y depresión, padecimientos que aumentan en el país.

El arzobispo auxiliar de México, Florencio Armando Colín, explicó  que esta preparación obedece a la demanda que hay en sus parroquias de personas que creen estar poseídas o se sienten afectadas por la depresión.

"A las parroquias llegan muchos creyentes que parece que están poseídos, pero no lo están, simplemente llegan con esa carga maligna que los hace saturarse en su vida personal, psicológica, moral, religiosa", dijo.

El jerarca católico agregó que ante esta situación los sacerdotes deben estar preparados para ayudar a esta gente a "liberarla de esas cargas".

Tras inaugurar el Congreso de Exorcistas y Auxiliares 2010, que inicia hoy y concluye el jueves en la capital mexicana, el prelado dijo que la preparación permite a sus especialistas diferenciar entre una persona "poseída" y una que vive "inmersa en la opresión".

Pero "en ambos casos se requiere de atención y sanación espiritual", añadió.

Según Colín, en los últimos veinte años sólo se han practicado cinco exorcismos en el mundo, aunque dijo que una posesión no "está ajena de que pueda ocurrir".

publicidad

Este curso cuenta con dos grupos, uno integrado por principiantes en el tema y compuesto por sacerdotes, médicos, psiquiatras y laicos, y el segundo lo forman sacerdotes y seminaristas que ya han tenido experiencia con los diferentes rituales de expulsión del demonio o en sanaciones.

"No solamente es tarea de los religiosos, sino también de todos los creyentes; que sepan cómo atacar a los tenebrosos oficios del mal. Pero sólo se puede a través de conocer bien las estrategias para combatirlo", argumentó.

Según Colín, entre los males que "abren la puerta al diablo" están las ambiciones del poder y dinero, como las que practican los narcotraficantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad