publicidad

Robo, móvil de crimen de periodistas mexicanas

Robo, móvil de crimen de periodistas mexicanas

Miguel Angel Mancera, informó que fue el robo el único móvil que condujo al homicidio de las periodistas.

Ya las tenían bien ubicadas

MÉXICO -  El procurador capitalino, Miguel Angel Mancera, informó que fue el robo el único móvil que condujo al homicidio de las periodistas Ana Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga, ocurrido el pasado 31 de agosto en Iztapalapa.

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) dijo que esta determinación se logró luego de la confesión en las declaraciones ministeriales de los dos detenidos como presuntos responsables de este homicidio, que se encuentran arraigados, y el trabajo de investigación de la dependencia.

En rueda de prensa, el funcionario agregó que uno de los probables responsables, Oscar Yahir Quiñones Emer, de 29 años, invitó al otro presunto culpable, Lázaro Hernández Ángeles, a un “negocio de venta de dólares con unas señoras”, por lo que iba a recibir una ganancia.

Yarce Viveros conocía a Quiñones Emer, ya que éste se desempeñaba como administrador de un estacionamiento cercano a su lugar de trabajo, donde la víctima guardaba su vehículo.

Refirió que en ocasiones anteriores le había solicitado algunos favores como el de tramitar tenencias y conseguir un autoestéreo.

De este modo, acordaron realizar una transacción para cambiar un millón de pesos a dólares, mismos que Quiñones Emer le aseguró podría conseguir a un precio menor del mercado con sus patrones, quienes son de origen chino.

publicidad

Con estos engaños las dos periodistas acudieron a la cita con el numerario señalado pactada en la estación del Metro Iztacalco, a bordo de un vehículo Pontiac negro, propiedad de Rocío González.

En este lugar las engañaron para que abordaran una camioneta tipo Lobo, en las que fueron conducidas a una casa ubicada en la delegación Iztapalapa, misma que fue seguida por otra camioneta tipo Explorer.

Consignados por feminicidio

Al llegar al inmueble ubicado en el número 33 de la calle Paraíso en la colonia Mirador, donde supuestamente realizarían el intercambio, Quiñones Emer las amagó con un arma de fuego y las obligó a desvertirse, según él para “revisarlas”.

Posteriormente, Yarce Viveros fue obligada a subir al segundo piso y cuando descendió González Trápaga se encontraba tendida en el piso a quien sofocaron con una cuerda, acción que también impusieron a Yarce Viveros.

Las dos mujeres fueron subidas a la camioneta Lobo para conducirlas al predio denominado Las Maravillas, ubicado en esa misma colonia, donde les dispararon en dos ocasiones a cada una.

Posteriormente recogieron el vehículo tipo Pontiac, que fue abandonado en calles de la colonia Alvaro Obregón, en la delegación Iztapalapa.

Derivado del hallazgo de diversas huellas dactilares en este vehículo y al cruce de las llamadas telefónicas de los teléfonos celulares de las víctimas, se logró ubicar y detener a los probables responsables en la colonia Campamento 2 de Octubre, en Iztacalco.

publicidad

Por estos hechos el juez 21 Penal concedió un arraigo por 30 días en contra de estos sujetos, quienes serán consignados por los delitos de feminicidio diversos 2 y robo agravado calificado.

Mancera detalló que no se ha podido establecer que el millón de pesos haya sido retirado del centro cambiario ubicado en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, del que era socia Yarce Viveros.

Refirió que aún continúan las indagatorias para detener a por lo menos una persona más, que coadyuvó en la realización de este ilícito, de quien no se brindó su identidad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad