publicidad

Rina golpeó a la Riviera Maya con hoteles desocupados

Rina golpeó a la Riviera Maya con hoteles desocupados

La tormenta tropical azotó la zona con vientos y lluvias, mientras la Marina ayudó con evacuaciones forzadas.

Verifican los daños

PLAYA DEL CARMEN, México - La tormenta tropical Rina ha dejado algunos árboles y letreros derribados, encharcamientos y cortes de energía eléctrica en los destinos turísticos del Caribe mexicano, principalmente en la zona urbana de Cancún y en Isla Mujeres, constató la AFP.

Según el Centro de Huracanes de Estados Unidos, Rina, que llegó a ser huracán categoría dos, se encontraba a las 15h00 GMT a 90 km al noreste de Cancún y a 175 km al oeste de Cuba y sus vientos eran de 55 km por hora.

"En este momento nadie tiene acceso a la zona hotelera y el servicio de transporte público está suspendido, estamos en alerta", dijo a la AFP Edgar Amílcar Alonso, director de la policía de Cancún.

Un reporte de la policía de Cancún detalló que Rina ha dejado encharcamientos por las lluvias registradas en las últimas horas y algunos árboles caídos en las principales vialidades de la zona urbana, con unos 600 mil habitantes, lo que ha causado algunos conflictos viales.

En un recorrido, la AFP pudo constatar los ligeros daños materiales causados por esta tormenta, que llevó a las autoridades a cerrar la zona hotelera de Cancún, donde en un boulevard de 27 km se localizan las playas e instalaciones turísticas de este destino internacional.

Numerosos trabajadores intentaban este viernes llegar a sus centros de trabajo en transporte público o en autobuses de los hoteles, pero el paso les fue impedido al comienzo de la zona hotelera.

publicidad

En Isla Mujeres, franja de tierra frente a Cancún de siete kilómetros de largo y unos 800 metros en su parte más ancha, el paso de Rina provocó cortes en el suministro eléctrico en algunos sectores, informó el alcalde Hugo Sánchez Montalvo.

El aeropuerto de Cancún, el segundo más transitado de México después del capitalino, ha permanecido abierto durante el paso del fenómeno, aunque el jueves fueron cancelados 132 de los 192 vuelos programads.

Para este viernes se esperan 186 operaciones ya de manera regular, informó la oficina de prensa de la terminal aérea.

Rina ya es depresión tropical

Rina se debilitó  a depresión tropical, horas después de que tocara tierra en el caribe mexicano como una tormenta tropical y que ahuyentó a miles de turistas de una zona que temía enfrentar un poderoso huracán.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que Rina bajó a depresión conforme se movía por el Canal de Yucatán y presentaba vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora.

La depresión se localizaba a unos 90 kilómetros (55 millas) al nornoroeste de Cancún.

Rina tocó tierra como tormenta tropical entrada la noche del jueves y ha provocado lluvias y vientos, aunque no daños mayores en una zona que temía enfrentar un poderoso huracán.

publicidad

Los pronósticos del organismo estadounidense es que Rina se debilite aún más en las próximas 48 horas.

Incluso, estimó que en unas 36 horas podría convertirse en un remanente de baja presión.

Los estragos

Playa de Carmen, una ciudad turística al frente de Cozumel, se quedó sin electricidad y las calles estaban prácticamente vacías cuando Rina barrió la costa a sólo 30 kilómetros (20 millas) al oeste de Cozumel, con vientos de 95 kph (60 mph).

La tormenta se movía hacia el norte a unos 11 kph (7 mph) y se espera que avance a tierra firme y se empiece a debilitar en la mañana del viernes.

Muchos turistas ya habían abandonado los hoteles de Cancún y otros sitios populares de la llamada Riviera Maya, temerosos de un meteoro que en cierto momento amenazó con convertirse en huracán categoría 3.

La Marina de México tomó las órdenes de evacuación obligatoria tan en serio que envió barcos a la isla de Holbox, a unos 160 kilómetros (100 millas) al norte de donde se espera que golpee la tormenta, para transportar por la fuerza a cerca de 80 residentes que se habían negado a salir y se habían ocultado en la isla durante una evacuación previa de alrededor de 2.300 personas.

Al menos ocho cruceros cambiaron sus itinerarios para alejarse de la trayectoria de la tormenta.

Largas colas serpenteaban hacia los estantes de boletos en el concurrido aeropuerto de Cancún el miércoles mientras aviones jumbo de pasajeros con rumbo a Europa y Canadá esperaban bajo una lluvia intensa.

publicidad

El director de Turismo estatal Juan Carlos González Hernández calculó que unos 10.000 turistas ya se habían marchado para la noche del miércoles.

La NASA interrumpió una misión de laboratorio en un área submarina cerca de Cayo Largo, Florida, y llevó a la tripulación de regreso a tierra firme.

Suspendieron actividades

Las escuelas fueron cerradas en las comunidades costeras de la Península de Yucatán y en Cozumel como parte de los preparativos para la tormenta.

Los puertos también cerraron a la navegación para embarcaciones de recreo, de pesca y botes pequeños en el estado de Quintana Roo, donde se sitúa Cancún, y en el vecino estado de Yucatán, mientras que la isla de Cozumel estaba cerrada para las embarcaciones más grandes, incluyendo el ferry que conecta a la isla con Playa del Carmen.

Pero algunos decidieron capear a la debilitada Rina. Más temprano el jueves en Playa del Carmen, la gente caminaba por las calles y la playa. El cielo lucía nuboso, pero sin lluvia. En la playa, los salvavidas colocaban banderas rojas para advertir a la gente que no debía nadar.

Vera Kohler, una alemana de 27 años de edad, caminaba por la playa con su madre, mientras otros turistas que prefirieron quedarse se tomaban fotografías junto al mar azul turquesa.

"Hubiésemos preferido recostarnos en la playa y meternos al mar, pero por ahora lo único que podemos hacer es caminar e ir de compras", dijo Kohler, quien llegó el miércoles desde Guatemala y tiene previsto permanecer en la zona hasta el domingo.

publicidad

Domenico Cianni, un administrador de restaurante retirado de Vancouver, Canadá, dijo que también se preparó para un huracán al comprar comida y cerveza extra y poner barreras en las ventanas de su vivienda rentada. Pero después de oír que Rina se había degradado a tormenta tropical decidió unirse a los turistas en el embarcadero de Playa del Carmen.

"Estabamos curiosos acerca de lo que estaba pasando. Queríamos ser parte de la acción", dijo Cianni.

Una advertencia de tormenta tropical está vigente para la costa caribeña de Punta Allen a San Felipe.

El gobierno mexicano anunció que planea enviar cerca de 2.400 trabajadores eléctricos, además de grúas, vehículos y generadores para reparar y mantener los servicios tan rápido como sea posible tras la tormenta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad