publicidad

Reporteros Sin Fronteras

Reporteros Sin Fronteras

Según la Organización 'Reporteros Sin Fronteras', este no parece ser un año alentador para los periodistas en México

Amenazas y atentados

Tres casos dan testimonio de la realidad que viven los periodistas en México. Según un comunicado de la organización 'Reporteros sin fronteras' (RSF), hay indicios para suponer que este no es un año alentador para la prensa del país.

Carlos Huerta Muñoz, especialista en narcotráfico del diario Norte de Ciudad Juárez, salió del México después de ser amenazado de muerte el 30 de enero de 2008. Las intimidaciones provenían del estado de Sonora, hipotéticamente de algún miembro de la delincuencia organizada. No obstante el ofrecimiento de protección policial que recibió, el periodista finalmente decidió marcharse del país con su familia, denuncia la organización.

 El diario, por su parte, dejó de dar información concerniente al narcotráfico. Su director Alfredo Quijano, dijo en entrevista a la organización  que “eso implicaba poner en riesgo al personal”; ahora se limitaría a proporcionar datos oficiales.

Por otro lado RSF señala que  Octavio Soto Torres, director del Diario Voces de Veracruz, fue víctima de un atentado el 23 de enero de 2008. Mientras se dirigía a cubrir un accidente automovilístico, Soto era seguido por tres hombres que abrieron fuego sobre él. Sin embargo, sólo le causaron rasguños.

Él  considera que esto pudo deberse a las tensas relaciones que sostiene con algunas autoridades municipales, o bien a las críticas que hace a los cañeros. El comunicador refiere haber sufrido siete ataques similares en diez años.

publicidad

Cecilia Vargas Simón, periodista del diario La Verdad del Sureste,  ha sido intimidada en varias ocasiones. El 27 de enero por la mañana, fue registrado su domicilio en la ciudad de Villahermosa, sin que le fuera robado nada.

Horas después, recibió una llamada: “Ha recibido el mensaje que hemos dejado en su casa. Deje de escribir. No intente buscarnos”, finalizó el comunicado.

Y es que según la lista publicada anualmente por 'Reporteros Sin Fronteras', que mide el grado de libertad de prensa en 169 países, México se ubicó en 2007 en el lugar 136, penúltimo lugar de América latina sólo por encima de Cuba.

A pesar de ello, RSF consideró ese año que México era el país más peligroso del continente para ejercer el oficio periodístico. Tal declaración se debe a que ocho periodistas fueron asesinados entre septiembre de 2006 y septiembre de 2007, crímenes que fueron marcados por el sello de la impunidad, pues muchos de ellos siguen sin esclarecerse hasta hoy día.

En 2008, otros casos se han sumado a la historia de la intimidación en contra de los periodistas. Andrés Timoteo González, corresponsal en Veracruz del periódico 'La Jornada', ha sido víctima de dos atentados en lo que va del 2008.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad