publicidad
Helena Paz Garro, hija de los escritores Octavio Paz y Elena Garro, falleció hoy a los 74 años en la ciudad mexicana de Cuernavaca.

Recuerdan a la hija de Octavio Paz durante el homenaje a su padre en Bellas Artes

Recuerdan a la hija de Octavio Paz durante el homenaje a su padre en Bellas Artes

Reunidos en el homenaje por los 100 años del natalicio de Octavio Paz, recordaron a su hija Helena Garro.

Helena Paz Garro, hija de los escritores Octavio Paz y Elena Garro, fall...
Helena Paz Garro, hija de los escritores Octavio Paz y Elena Garro, falleció hoy a los 74 años en la ciudad mexicana de Cuernavaca.

Durante un emblemático homenaje a Octavio Paz, por los 100 años de su natalicio, llevado acabo en el Palacio de Bellas Artes, poetas y lectores guardaron un minuto de silencio en memoria de su hija Helan Paz Garro, quien falleció ayer.

Helena Paz Garro, hija de los escritores Octavio Paz y Elena Garro, falleció a los 74 años en la ciudad mexicana de Cuernavaca, capital del estado de Morelos (centro), confirmó la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Las celebraciones en honor a Paz fueron diversas. En Bellas Artes hubo un recital titulado Poetas del mundo y Octavio Paz, donde se recordó a Paz Garro.

Según Jesús Garro Velásquez, su primo hermano, citado por medios locales, la única hija de Octavio Paz (1914-1998) falleció de muerte natural y será velada en una agencia funeraria de Cuernavaca.

publicidad

Los restos de Helena Paz Garro, según el familiar, descansarán junto a los de su madre, Elena Garro, autora del libro "Recuerdos del porvenir".

La muerte de Paz Garro se produjo un día antes de que se cumpla el centenario del nacimiento de Octavio Paz, quien ha sido objeto de múltiples homenajes en los últimos días, en los que ha participado una gran parte del mundo cultural de México y destacados intelectuales internacionales, entre ellos algunos galardonados con el Premio Nobel.

Tras la separación de sus padres, Helena Paz se mantuvo alejada de su progenitor a quien culpó de abandono, aunque más tarde reconoció que entre ellos hubo momentos de acercamiento.

"De niña me cargaba en sus piernas, en su espalda, y jugábamos... Lo quise mucho. He aprendido a perdonarlo (...) Al final quedamos bien. Tranquilos. Nos reconciliamos", declaró Paz Garro en una entrevista a un medio mexicano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad