publicidad
Gabriel Martínez, receptor del primer transplante de brazos en América Latina, antes de entrar a cirugía.

Realizan primer tranplante de brazos en América Latina

Realizan primer tranplante de brazos en América Latina

Tras 17 horas de cirugía, a Gabriel Martínez le fueron trasplantados los dos antebrazos. Es el primer receptor de extremidades en América Latina.

Gabriel Martínez, receptor del primer transplante de brazos en América L...
Gabriel Martínez, receptor del primer transplante de brazos en América Latina, antes de entrar a cirugía.

A una esperanza increíble se aferra hoy Gabriel Martínez. El viernes 18 de mayo, los cirujanos de un equipo de 60 médicos, le transplantaron los antebrazos que había perdido en un accidente en el hogar en 2011.

Aunque el receptor todavía se encuentra en terapia intensiva, los doctores ven con optimismo su recuperación y la posibilidad de que los nuevos brazos, con manos, sin incluir codos, le permitan a Gabriel volver a tener una vida productiva. 

La operación, que duró cerca de 17 horas, es una de las más complejas, pues implica reconectar piel, músculos, huesos, arterias y nervios. Las extremidades trasplantadas las recibió de un donador cuyo tipo de piel, compatibilidad de sangre, e incluso de edad, eran compatibles con las de Gabriel. Encontrar al donador ideal es por lo que muchas veces resultan tan difíciles de realizar este tipo de trasplantes.

publicidad

El primer trasplante doble de antebrazos y manos fue realizado en 2003 en Austria, pero el que llevaron a cabo los médicos del llamado Tlalpan Team en México el viernes 18, es el primero en América Latina. Cambios en las leyes mexicanas de salud permitieron que las extremidades fueran parte de las donaciones de órganos.

Gabriel Martínez, en enero de 2011, perdió los brazos en un accidente en su hogar cuando recibió una descarga eléctrica de alta tensión. Fue seleccionado el año pasado como candidato a recibir el transplante, pero la falta de donador retrasó la operación.

Ahora se encuentra frente al problema de pagar la cirugía, ya que los médicos no cuentan con subsidios gubernamentales y el costo de tener nuevos brazos, en gastos de hospital y medicamentos, es muy alto. Sin embargo, Gabriel sabe que poder volver a abrazar a su familia no tiene precio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad