publicidad

¿Quién autorizó el Operativo 'Rápido y Furioso?

¿Quién autorizó el Operativo 'Rápido y Furioso?

Crece las inconformidades por el polémico operativo de EU "Rápido y Furioso"

Perdieron la pista de las armas

MEXICO - Lo que pretendía ser un operativo exitoso en la lucha contra el narcotráfico terminó en una fallida operación por parte de los agentes de la Oficina para el Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), que permitieron que contabandistas adquirieran fuerte arsenal que llegó a manos del narco.

Aunque la intención de la ATF era rastrear las armas y no permitir que llegaran a manos de los narcos mexicanos, su estrategia de salió de control y perdieron la pista de las más de 1,765 armas que finalmente llegaron a manos del crimen organizado en México.

El objetivo de la ATF era desmanterlar la cadena del trasiego de armas pero el plan quedó en el intento. Ninguna persona fue detenida durante el tiempo que duró la operación.

La venta de las 1,765 armas se realizó en un período de cinco meses, según un informe de la Oficina para el Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego.

El agente estadounidense, John Dodson declaró recientemente a la cadena CBS que en el operativo denominado "Rápido y furioso" se permitió la entrada ilegal de armamento desde Estados Unidos a México para rastrear a traficantes, aunque agregó que fracasó y se perdió la pista a casi 2.,00 armas.

De acuerdo a Dodson, en declaraciones a la CBS, entre más armas adquirían los contrabandistas en EU, más violencia se registraba en México.

publicidad

Una de esas armas que entró ilegalmente a México fue usada por el crimen organizado para matar al agente del ICE, Jaime Zapaa el pasado mes de febrero en el estado central de San Luis Potosí.

De acuerdo al centro para la Integridad Pública de Estados Unidos, de las casi 2,000 armas que llegaron a México, 195 están vinculadas a crímenes.

Desmienten confrontación

Estados Unidos y México no tienen contradicciones en torno al operativo "Rápido y furioso" y ninguno autorizó que agentes estadounidenses permitieran el trasiego ilegal de armas a territorio mexicano para rastrear a traficantes, aseguró una fuente oficial.

La embajada de Estados Unidos en México emitió un comunicado en el que sostiene este argumento, tras el escándalo que ha suscitado la confesión de un agente estadounidense a la cadena CBS News sobre que el operativo fracasó y se le perdió la pista a casi 2.000 armas.

La legación dijo que gracias a la operación se "desmanteló una importante banda de traficantes de armas", con saldo de 20 detenidos en enero pasado, y aseguró que ésta tuvo lugar "en territorio estadounidense".

Dijo que después de los arrestos, "surgieron informes alegando que la operación podría haber incluido la transferencia de armas de Estados Unidos a México", una versión que está siendo investigada.

publicidad

El procurador de Justicia de EU, Eric Holder, "ha dicho inequívocamente que tales acciones, de ser ciertas, no serían aceptables", señaló la embajada.

Para apuntalar su afirmación de que no hay contradicciones en este tema entre ambos Gobiernos, la embajada recordó que México ha declarado que "no ha tenido conocimiento de la existencia de un operativo que incluyera el trasiego o tráfico controlado de armas a territorio mexicano".

"La supuesta transferencia de armas a territorio mexicano es, en estos momentos, sólo un alegato", dijo la fuente al apuntar que el procurador Holder ha puesto en claro que toma "tales alegatos con seriedad".

Agregó que el Gobierno de México, de manera constructiva, "ha ofrecido el apoyo que pudiera ser necesario a fin de que se esclarezcan plenamente los hechos".

"Esta clase de apoyo mutuo refleja nuestros objetivos comunes de detener el movimiento ilícito de armas, drogas y dinero que amenazan a ciudadanos de Estados Unidos y de México", concluyó la embajada estadounidense.

La información sobre "Rápido y furioso" tuvo relevancia después de que trascendió tanto en México como en EU que un arma estadounidense vendida en Texas fue la utilizada por presuntos sicarios mexicanos para asesinar al agente del Servicio de Inmigración y Aduanas estadounidense (ICE) Jaime Zapata el 15 de febrero pasado en el estado mexicano de San Luis Potosí.

publicidad

México desconocía operativo

Ante el operativo estadounidense, el gobierno mexicano aseguró que lo desconocía, en su momento, la canciller mexicana, Patricia Espinosa afirmó que "se ha aclarado" que las autoridades de México y EU no autorizaron oficialmente el trasiego ilegal de armas a territorio mexicano, aunque afirmó que las pesquisas siguen abiertas.

"Están en curso las investigaciones, tanto en México como en Estados Unidos, pero se ha aclarado que, a nivel oficial entre los dos Gobiernos, no hubo en ningún momento la intención o el planteamiento de que alguna operación incluyera de manera formal, oficial, el traslado de armas de Estados Unidos a México", dijo Espinosa a la prensa.

Espinosa mantuvo hoy que "se trata de una situación que provocó preocupación en el Gobierno de México", y afirmó que nada más conocer estos informes solicitaron información a Estados Unidos y a la Procuraduría General mexicana, que inició un proceso de investigación sobre el caso en territorio mexicano.

Destacó que, por el momento, sólo se conocen "primeros resultados" de las investigaciones que se llevan a cabo en México y en Estados Unidos, unas pesquisas que "todavía no han concluido" y no han arrojado una conclusión definitiva, añadió.

publicidad

La ministra de Exteriores recordó que los dos países mantienen contactos e intercambio de información en materia de seguridad en el marco de la "responsabilidad compartida" para detener el tráfico de armas desde Estados Unidos.

En ese contexto, dijo que se han constatado "comentarios, algunas operaciones vinculadas con el tema de perseguir y detectar a algunos de los traficantes de drogas de Estados Unidos" que las autoridades de ese país habrían compartido con sus contrapartes mexicanas.

Sin embargo, garantizó que "en ningún momento esas acciones sobre las que fueron informadas algunas autoridades mexicanas, se había informado de que incluirían o comprenderían el trasiego ilegal de armas desde Estados Unidos hacia México".

"Eso hubiera sido y es totalmente inaceptable para el Gobierno de México", enfatizó la canciller, y recordó que la fiscalía estadounidense también ha señalado que esas actividades habrían sido "ilegales".

"Se tiene que observar el marco jurídico vigente", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad