publicidad
La plataforma empezará a funcionar a las 20 horas del domingo 1 de julio y los resultados que emita serán exactamente los mismos del órgano electoral.

'Queremos votar' exigen ciudadanos

'Queremos votar' exigen ciudadanos

Este 1 de julio, la jornada electoral en las casillas especiales del Distrito Federal estuvo plagada de decepción y frustración. 

La plataforma empezará a funcionar a las 20 horas del domingo 1 de julio...
La plataforma empezará a funcionar a las 20 horas del domingo 1 de julio y los resultados que emita serán exactamente los mismos del órgano electoral.

Por Alejandra Chávez

Este 1 de julio, la jornada electoral en las casillas especiales del Distrito Federal estuvo plagada de decepción y frustración.

Se instalaron 895 casillas especiales a nivel nacional y 37 en el Distrito Federal; y únicamente se proporcionaron 750 boletas a cada una de estas casillas, en las que los ciudadanos que se encontraran fuera de su sección, distrito o entidad podían votar por Presidente y legisladores federales.

Para muchos ciudadanos la jornada comenzó a las 7:00, hora a la que se formaron en sus respectivas casillas, muchas de las cuales no abrieron sino hasta las 9:00 horas. En algunas casillas especiales la fila de votantes formados daba varias vueltas a la manzana; muchos de los ciudadanos traían su credencial en una mano y café para aguantar la espera en la otra.

publicidad

Cerca de una hora y media después de que comenzara la votación el ánimo de los votantes empezó a decaer: se enteraron de que las boletas se habían terminado. En la casilla especial de la sección 526, ubicada en laTerminal Central Camionera del Sur, en Calzada Taxqueña, los votantes cuya residencia está registrada fuera del Distrito Federal se molestaron al saber que 250 boletas habían sido ocupadas por personas que, siendo del Distrito Federal, se encontraban fuera de su sección o distrito.

“Lo peor fue tener que venir a formarte desde las 7:00 de la mañana. Ya son las 10:00 de la mañana y no nos hemos movido, son muy pocas boletas y los del Distrito Federal están votando y nos quitan lugares.

Nosotros no podemos ir a nuestras ciudades, ellos sí pueden ir a sus secciones”, comentó una ciudadana originaria de Nuevo León, que protestó al saber que ya no había boletas.

Ante la escasez de la papelería electoral, una solución que se implementó fue la de marcar con un plumón negro el número en que cada votante había llegado, es decir, conforme estaban formados.

“Un civil empezó a numerar a las personas con un lápiz, hasta que llegó un tipo a preguntarle ‘¿quién eres tú para hacer esto?’, luego el jefe de casilla comenzó a numerar con un plumón rojo”, relató Carla Ariste, quien acompañó a su hermana a la casilla especial de la sección 4396, ubicada en Avenida Coyoacán, en la Colonia Del Valle.

publicidad

En este punto de votación también hubo descontento cuando los ciudadanos se dieron cuenta de que no alcanzarían a sufragar, entonces un contingente de jóvenes decidió acudir a la sede del Instituto Federal Electoral (IFE), con una lista de 3 mil personas que no pudieron elegir candidatos.

“Vamos al IFE a que nos den el 10 por ciento de rezago de cartillas que dan para los ciudadanos que son del Distrito Federal, porque tenemos IFE foráneo (sic). Sólo había 750 boletas en la casilla, y nosotros tenemos una lista de 3 mil personas que no van a poder votar. Todos quieren votar y eso es lo que nos va a llevar para allá”, dijo uno de los jóvenes que se dirigían a las oficinas del instituto electoral.

Incluso quienes lograron emitir su voto en estas casillas tuvieron que esperar durante horas, algunos hasta bajo la lluvia.

“Fui a la casilla que estaba en la Central de Observatorio, llegué a las 7:30 y voté a las 11:00. Yo era el 186 pero había como 2 mil personas más. Fue una experiencia cansada por esperar cuatro horas para votar. Pero (...) ya estaba formado, llevaba dos horas, y lo perdido, perdido. Además era un deber cívico”, comentó César Calderón, de 24 años.

Citlalli López, quien tiene residencia en el Distrito Federal y se encontraba en Chiapas este 1 de julio, dijo que llegó a la casilla especial a las 9:00 horas y que salió a las 14:30.

publicidad

“La gente estaba un poco tensa, porque no sabían si iban a pasar o no. Estaban nerviosos de no poder votar”, comentó.

De acuerdo con los que acudieron a votar a las casillas especiales, la experiencia de votar en una de éstas es diferente a la de sufragar en una normal. Al respecto, la ciudadana Carla Ariste, expresó: “Quien viene a votar en una casilla especial es la que tiene el deseo de votar, está decidido (a). Nadie espera tanto tiempo si no tiene ese deseo, porque es dedicar tu día completo en la casilla. Vienen con la esperanza de votar.”

Ariste también dijo que los que sí pudieron votar en las casillas especiales están emocionados, y no les importó estar parados bajo la lluvia.

Alejandra Chávez es una estudiante de comunicación de la Universidad Panamericana.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad