publicidad
El improvisado funeral de Margarita Santizo, frente a las instalaciones del Ministerio de Interior mexicano. (Imagen tomada de Twitter).

Protestan con un funeral en las puertas de ministerio de Interior mexicano

Protestan con un funeral en las puertas de ministerio de Interior mexicano

“Me enfermé de cáncer de estar cargando años de tristeza, rabia y coraje”, se leía frente al féretro.

El improvisado funeral de Margarita Santizo, frente a las instalaciones...
El improvisado funeral de Margarita Santizo, frente a las instalaciones del Ministerio de Interior mexicano. (Imagen tomada de Twitter).

“Me enfermé de cáncer de estar cargando años de tristeza, rabia y coraje”. Esa leyenda se leía frente a un féretro, colocado justo a las afueras de la Secretaría de Gobernación mexicana (ministerio de Interior). En el ataúd, los restos de Margarita Santizo, una mujer que hasta sus últimos días luchó para dar con el paradero de su hijo, sin lograrlo.

Hasta su muerte, la mujer no supo nada de su hijo, Esteban Morales Santizo, un policía federal que desapareció el 3 de diciembre de 2009, cuando fue comisionado para trabajar en la localidad de Lázaro Cárdenas, en la convulsa entidad mexicana de Michoacán. Nunca más se supo de él.

De acuerdo a lo que publica la versión digital del periódico mexicano Milenio, fue una negociación con las autoridades al interior del Palacio de Cobián la que evitó que el funeral "que ya llevaba seis horas en la calle de Bucareli"se prolongara durante toda la noche.

publicidad

El sacerdote Alejandro Solalinde ofreció para el descanso de Margarita Santizo una misa de cuerpo presente, y luego el cuerpo, dos arreglos florales, una docena de veladoras y la protesta se trasladó a Chalco, en el vecino Estado de México.

Qepd Margarita Santizo que falleció luchando por encontrar a su hijo desaparecido @SEGOB_mx #justicia pic.twitter.com/dEtlES0PeM " Alejandro Solalinde (@padresolalinde) octubre 18, 2014

Tres fotografías sobresalían en el lugar: la de la mujer, una donde aparece abrazando a su hijo desaparecido y la tercera, con Esteban Morales Santizo uniformado y portando un fusil. También las mantas con consignas en contra de las autoridades llamaban la atención de propios extraños. Se trataba de las últimas frases donde la ahora fallecida reprochaba que jamás volvió a ver a su hijo.

Finalmente, el funeral improvisado en las calles terminó con el compromiso que las autoridades hicieron con la familia. Aseguraron que sostendrán una reunión en un periodo no mayor de dos semanas, donde les darán a conocer los avances de la investigación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad