publicidad

Presunto secuestrador de Fernando Martí murió

Presunto secuestrador de Fernando Martí murió

Familiares del presunto plagiario Sergio Humberto Ortiz "El Apá", aseguraron que levantarán una denuncia por el deceso.

Problemas cardiacos

MÉXICO - Las autoridades federales informaron el viernes que un infarto cardiaco causó la muerte en prisión de un sospechoso vinculado con el secuestro y asesinato del hijo adolescente de un empresario, un caso que conmocionó a la opinión pública.

La Secretaría de Seguridad Pública informó que Sergio Humberto Ortiz Juárez, alias "El Apá" sufría problemas cardiacos desde que fue detenido a finales del 2008.

Añadió "El Apá", había recibido la atención adecuada mientras permaneció bajo custodia por los cargos de secuestro en el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial en Ayala, Morelos.

Al momento de su muerte, el presunto líder de la banda de "La Flor" enfrentaba un proceso penal por su probable responsabilidad en 11 casos de secuestro y cuatro homicidios, entre ellos el del menor Fernando Martí.

La instancia detalló que Ortiz Juárez fue ingresado al Hospital Regional número 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social, por presentar múltiples patologías y un severo deterioro en su salud.

Según la dependencia, Ortiz murió el jueves. Las autoridades dicen que Ortiz fue herido a tiros en el 2008, al parecer por cómplices de actividades delictivas.

Levantarán denuncia

Durante el tiempo que estuvo recluido en dicho centro, añade el texto, se le facilitaron los cuidados necesarios y se le brindó tratamiento y atención médica en instalaciones hospitalarias externas cuando fue requerido.

publicidad

Ortiz supuestamente encabezaba una banda que secuestró en el 2008 a Fernando Martí, de 14 años, quien fue hallado muerto después, al parecer, ejecutado por sus captores pese a que se había pagado el rescate.

Rodrigo Higuera, abogado Ortiz, señaló que prepararán una denuncia contra quien resulte responsable por negligencias que derivaron en la muerte de su cliente.

En entrevista con Notimex, el litigante añadió que en reiteradas ocasiones habían hecho público que Ortiz Juárez se encontraba muy delicado de salud, derivado de dos intervenciones quirúrgicas que se le practicaron por problemas en las vías urinarias y en los riñones.

Querían trasladarlo

Todo lo anterior, derivado del atentado que sufrió en el 2008, cuando sujetos lo interceptaron y le dispararon en varias ocasiones, en calles de la zona centro de la ciudad de México.

Rodrigo Higuera recordó que apenas el pasado 10 de noviembre, había referido en entrevista que reiteraría nuevamente al Juzgado 32 Penal, quien encabeza el proceso en contra de "el Apá", que era necesario que se le trasladara a un hospital por su delicada salud, como lo estipula el artículo 75 Bis del Código Penal del DF.

En este contexto, detalló que prepararan una denuncia por la negligencia en que hayan incurrido autoridades judiciales o del Gobierno capitalino, al haber desatendido esta petición y el estado de salud en que se encontraba su cliente.

publicidad

Familia exige disculpa

Por su parte, el hijo de "el Apá", Miguel Angel Ortiz Toriello, detalló brevemente en declaraciones vía telefónica que su papá era un "hombre de familia", y sobre las acciones legales que tomarán, dijo que lo consultarán con su abogado.

Ortiz Toriello dio a conocer que pedirá a las autoridades del Gobierno del Distrito Federal que le ofrezcan una disculpa pública.

Subrayó que el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, y el titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Miguel Ángel Mancera Espinosa, son responsables del "daño moral" que le causaron a él y a su padre.

De acuerdo con Ortiz Toriello, se les exhibió públicamente como delincuentes y secuestradores de Fernando Martí, con "acusaciones llenas de irregularidades" e incluso con falsos testimonios de personas cuyas credenciales del IFE no existen.

También dio a conocer que presentará una demanda civil por el presunto daño moral del que fueron víctimas, y que el mismo les sea reparado.

Ortiz Toriello consideró una lástima que con la muerte de su padre no vaya a ser posible seguir con el proceso penal que enfrentaba, pues aseguró que era inminente una sentencia absolutoria, dado que los elementos aportados por la PGJDF carecían ya de sustento.

"Ayer en la noche murió una persona inocente, culpada con pruebas fabricadas por la Procuraduría (fiscalía) del Distrito Federal que pretendió engañar a la sociedad, a los medios de comunicación y asociaciones civiles", subrayó.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad