publicidad
.

Piden ayuda para el mexicano que le amputaron las piernas para recorrer...

María Antonieta Collins sigue al hombre que pedalea por asilo

Piden ayuda para el mexicano que le amputaron las piernas para recorrer 700 millas en bici

Piden ayuda para el mexicano que le amputaron las piernas para recorrer 700 millas en bici

En 2011, le cortaron sus piernas por negarse a pagar sobornos. Ahora, Carlos recorrerá 700 millas para concientizar sobre la violencia en México. 

María Antonieta Collins sigue al hombre que pedalea por asilo
María Antonieta Collins sigue al hombre que pedalea por asilo

Carlos Gutiérrez recorrerá 700 millas en bicicleta para concientizar sobre la violencia en México.

La adversidad no lo ha detenido. Y aunque le faltan las piernas, “está de pie”, como le gusta decir. Carlos Gutiérrez, el mexicano al que los cárteles le amputaron sus miembros inferiores, se prepara para uno de los mayores desafíos de su vida: pedalear casi 700 millas para exigir Justicia con sus prótesis ortopédicas.

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision.

Carlos vivía en Chihuahua junto a su esposa y sus dos hijos pequeños. Su negocio de concesiones para los principales eventos deportivos en ese Estado florecía. Pero en 2011, su vida cambió para siempre. Miembros de los cárteles locales comenzaron a exigirle pagos de hasta 10,000 dólares al mes para que pudiera seguir operando su negocio. Durante un tiempo, Carlos pagó por temor. Hasta que sus finanzas dijeron basta y ya no pudo seguir desembolsando dinero para los criminales. El 30 de septiembre de 2011, un grupo de hombres armados lo capturó, le cortó las piernas y lo dejó librado a su suerte, pensando que moriría. Pero Carlos se salvó. Apenas pudo huyó con su familia a EEUU donde pidió asilo político. Dos años después, Carlos sigue luchando. Tuvo que volver a aprender a caminar con sus prótesis y de a poco logró subirse a la bicicleta, la misma en la que a fin de mes recorrerá las 701 millas que separan a El Paso de Austin, las dos cabeceras del camino que pedaleará pidiendo Justicia.

publicidad

A la bicicleteada, que comenzó con Carlos y un amigo como únicos protagonistas, ya se le han sumado unas 100 personas que prometieron acompañarlos desde El Paso, Texas, hasta Austin, la capital de ese Estado.

Como parte de su terapia y en un esfuerzo por aumentar la conciencia sobre la impunidad y la corrupción en México, Carlos entrena cuatro horas todos los días para poder subirse a su bicicleta y “pedalear por Justicia”.  Y así, transformar en algo positivo su terrible experiencia.

Pero para lograrlo, Carlos y el equipo que lo apoya necesitan ayuda. La logística para recorrer esas 701 millas no es sencilla y se precisa dinero. El viaje se calcula que durará unos 10 días. Comenzará el próximo 28 de octubre desde El Paso, pasando por Del Rio y San Antonio, hasta llegar a Austin el 9 de noviembre, con escalas intermedias en otras ciudades. En cada una de las postas necesitan pagar un hotel para quedarse a dormir y comer.

Quienes quieran ayudar a Carlos, no tienen más que ingresar en este link y hacer una donación con tarjeta de crédito.

La campaña " Pedaleando por Justicia" cuenta con el apoyo del grupo "Mexicanos en el exilio". “Los mexicanos en el exilio no son personas que quieren invadir EEUU”, explicó Carlos. "Por el contrario, esto también es un modo de mostrar mi gratitud con todos aquellos que me han ayudado. Y quiero inspirar a otros con este mensaje: cuando uno se cae, hay que volver a levantarse, tratar de sobresalir y seguir adelante”, agregó. 

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad