publicidad
Pese al temor por la violencia en México, cientos de centroamericanos siguen cruzando en su camino a Estados Unidos.

Pese a amenazas del crimen, los inmigrantes sin papeles atraviesan México

Pese a amenazas del crimen, los inmigrantes sin papeles atraviesan México

No obstante las advertencias en el norte de México por la violencia que se vive, los migrantes centroamericanos siguen cruzando para llegar a Estados Unidos.

Pese al temor por la violencia en México, cientos de centroamericanos si...
Pese al temor por la violencia en México, cientos de centroamericanos siguen cruzando en su camino a Estados Unidos.

Temor de ser asesinado

MONTERREY, México - Con actitud resignada tras ser detenido en el norte de México, el guatemalteco Edwin García, de 40 años, advierte que volverá a intentar la peligrosa travesía para llegar a Estados Unidos, desafiando el terror desatado por criminales ligados al narcotrafico.

García y otros 27 guatemaltecos, entre ellos cinco mujeres y algunos adolescentes, fueron detenidos el miércoles por policías federales cuando viajaban clandestinamente en un autobús de pasajeros por el estado de Nuevo León (norte).

"Gracias a Dios que fue la policía, lo único que uno pide es no encontrarse con los Zetas éstos que son los que matan gente", comenta García a la AFP momentos después de su detención y antes de ser entregado a autoridades migratorias mexicanas para ser deportado a Guatemala.

publicidad

El migrante guatemalteco llevaba 15 días viajando por México para tratar de llegar a la frontera de Estados Unidos, a donde hace tres años ya había intentado ir pero fue deportado.

Los guatemaltecos se quedaron a sólo 200 kilómetros de la frontera con Estados Unidos, tras una travesía desde Chiapas (sureste, en la frontera con Guatemala), la mayor parte en autobús y evitando las rutas amenazadas por el crimen organizado.

Historias de terror

Los detenidos saben que en agosto pasado 72 migrantes centro y sudamericanos fueron masacrados por el cartel de los Zetas en el municipio de San Fernando, Tamaulipas (noreste) y que ahí mismo, este mes, han hallado 177 cadáveres, aparentemente de viajeros secuestrados, enterrados clandestinamente.

Tamaulipas es sacudido por una ola de violencia que las autoridades atribuyen a las pugnas entre los Zetas y sus ex aliados del cartel del Golfo, y que ha repercutido en el vecino Nuevo León.

Según cifras de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), unos 400 mil indocumentados, en su mayoría centroamericanos, intentan cada año llegar a Estados Unidos atravesando territorio mexicano.

La CNDH alertó el pasado lunes que en ese recorrido, que puede ir de los mil a los cuatro mil km, los inmigrantes indocumentados corren riegos serios en 16 de los 32 distritos que conforman México.

Pese al peligro, García advierte que intentará nuevamente llegar a Estados Unidos a través de México, un viaje que cuesta a los migrantes indocumentados entre $6,000 y $8,000. Además, hay que "negociar" con el "pollero" (traficante de personas) un segundo intento.

publicidad

'Ya está uno en el camino'

"Sí, pues claro que me regreso (a México para llegar a Estados Unidos) porque ya está uno en el camino. Le hice la lucha para quedarme en Guatemala y salir adelante con mi familia, pero cómo le hago si no hay trabajo. Allá es trabajo de campo y luego no llueve y los cipotes (niños) necesitan comer bien", dice.

Este guatemalteco no es el único que seguirá intentando llegar a Estados Unidos, porque pese a las amenazas de criminales o los maltratos de las autoridades, policías y traficantes de personas, el flujo de inmigrantes sin documentos continúa, según la red de albergues de la Posada del Migrante.

"El flujo migratorio se mantiene, los migrantes siguen llegando porque la necesidad es la misma. Ahora los operativos de vigilancia en carreteras por la Semana Santa los obligan a esperar un poco antes de retomar su ruta, pero van a seguir", dijo a la AFP vía telefónica Alberto Xicotencatl, encargado de la Posada del Migrante en el vecino estado de Coahuila.

La Comisión de Derechos Humanos ha detectado "71 municipios con tramos carreteros y ferroviarios en donde en algunas zonas se han documentado secuestros, maltratos, extorsiones, robos y ataques sexuales a migrantes".

En 2010, en un periodo de seis meses, al menos 10 mil inmigranntes sin documentos, en su mayoría centroamericanos, fueron secuestrados por grupos del crimen organizado, según la Comisión.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad