publicidad
Enrique Peña Nieto, presidente de México.

Peña Nieto: "Tope donde tope, se llegará a los responsables en caso Iguala"

Peña Nieto: "Tope donde tope, se llegará a los responsables en caso Iguala"

El presidente mexicano reiteró que la desaparición de estudiantes no quedará impune y caerán responsables.

Enrique Peña Nieto, presidente de México.
Enrique Peña Nieto, presidente de México.

Luego de que miles de personas en todo el mundo levantaran la voz para pedir justicia por los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que "tope donde tope", se llegará a los responsables.

publicidad

A casi dos semanas de los hechos violentos donde policías municipales de Iguala, Guerrero, se enfrentaran a estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, el mandatario mexicano dijo que ha dado instrucción a su gabinete para que acelere los trabajos de investigación.

"Hechos como los que ocurrieron en Iguala son verdaderamente inhumanos y de barbarie que no pueden distinguir a México", dijo el presidente Enrique Peña Nieto

El mandatario dijo que mañana se reunirá con los gobernadores del país para lograr una coordinación y dar resultados a la población respecto al caso Iguala.

E insistió en que se están acelerando los trabajos de investigación para ir a la profundidad del caso, que no quede impune y “tope donde tope, llegar a los responsables”, quienes permitieron o solaparon estos hechos.

El mandatario desplegó un operativo el lunes después de conocerse el hallazgo de fosas clandestinas con 28 cadáveres prácticamente incinerados cuya identificación aún puede llevar días o semanas.

Las autoridades temen que entre esos cuerpos haya estudiantes, ya que dos sicarios de Guerreros Unidos confesaron desde prisión haber matado a 17 de los jóvenes en el lugar de las fosas. Las familias, en cambio, se resisten a creer que sus hijos estén muertos y denuncian que están en manos de policías locales fugitivo.

Suman 30 detenidos por caso Iguala

publicidad

Son 22 los policías municipales que permanecen detenidos y que han sido acusados por haber perpetrado los ataques en Iguala la noche del 26 de septiembre, que dejaron seis personas muertas y 25 heridos. Los agentes ya han sido trasladados desde Acapulco hasta un penal federal para ser juzgados.

 

La Ciudad de México indignada por las desapariciones de los estudiantes Univision

El fiscal de Guerrero, Iñaky Blanco Cabrera, informó que hasta el momento son 30 las personas vinculadas con los hechos violentos en Iguala. Entre los detenidos se encuentran ocho presuntos integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos.

Por su parte, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, afirmó que no dejará su cargo solo por opiniones en su contra. "No me voy a ir por los opino-tecnócratas o por aquellos que desconocen nuestra realidad", dijo.

Aguirre Rivero aseguró que está dispuesto a que haya una consulta organizada por el Instituto Nacional Electoral para que sean los guerrerenses los que determinen si se queda o debe de irse.

 

Jorge Ramos entrevista a padre de estudiante desaparecido en Guerrero, México Univision

El alcalde de la ciudad mexicana de Iguala, José Luis Abarca, quien permanece prófugo de la justicia, fue acusado este jueves de quedarse en una fiesta en lugar de proteger a decenas de estudiantes que estaban siendo acribillados por sus policías y sicarios del narcotráfico.

Las sospechas sobre la responsabilidad de estas desapariciones, recaen cada vez más en Abarca y su esposa, quien, según las autoridades, tiene nexos familiares con narcotraficantes.

Después de los ataques, el alcalde todavía estuvo un par de días en la ciudad hasta que pidió una licencia y aparentemente huyó junto a su mujer. Blanco explicó que no pudieron detener al alcalde entonces porque contaba con fuero, que aún están intentando retirarle.

publicidad

Las miradas también apuntan a la esposa del alcalde, María de los Ángeles Pineda, quien fue señalada en un reporte del servicio de inteligencia de ordenar al director de Seguridad Pública municipal que reprimiera esa noche a los estudiantes, temiendo que interrumpieran un discurso que ella debía dar ese día.

Sin embargo, el fiscal Blanco aseguró que no ha recibido ninguna denuncia contra la esposa, cuyos hermanos, ya muertos, fueron capos de un poderoso cártel del que surgieron los Guerreros Unidos, el grupo acusado de participar en los tiroteos contra estudiantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad