publicidad
Enrique Peña Nieto, presidente de México.

Peña Nieto reconoce que el crimen organizado ha superado las capacidades del estado

Peña Nieto reconoce que el crimen organizado ha superado las capacidades del estado

El mandatario mexicano aceptó que el estado tiene que aumentar sus capacidades para combatir al crimen.

Enrique Peña Nieto, presidente de México.
Enrique Peña Nieto, presidente de México.

Durante una reunión con el Consejo Nacional de Seguridad Pública el presidente de México, Enrique Peña Nieto reconoció que las capacidades del crimen organizado son más sofisticadas y que el estado necesita urgentemente asumir una nueva estrategia para combatirlo.

Lejos quedó su discurso del 1 de septiembre, cuando presentó su segundo informe de gobierno, en el que presumió de que la violencia y de los índices delictivos habían bajado en México. Ese mismo mes, el 26 de septiembre, 43 estudiantes a maestro desaparecieron en Iguala, Guerrero, y seis personas murieron en un ataque perpetrado por policías municipales.

La fiscalía cree que fueron asesinados e incinerados por Guerreros Unidos, cártel al que aparentemente servía el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, aunque por el momento sólo se han identificado los restos de uno de ellos.

publicidad

En su discurso de hoy, Peña Nieto aceptó que el pueblo mexicano ya no cree en sus instituciones.

"La sociedad mexicana está lastimada, conmovida y enojada por los hechos tan dolorosos como los ocurridos en Iguala, que evidencian la debilidad de nuestras instituciones, particularmente en el orden municipal, pero eso no significa que no haya debilidad en el orden estatal o federal", aceptó.

El mandatario mexicano también dijo que no hay “excusas ni disculpas”, al aceptar que en algunos estados del país las policías comunitarias y autodefensas surgieron como una forma de enfrentar la inseguridad.

Este fenómeno comenzó a notarse desde noviembre de 2012 en Guerrero, Michoacán, Hidalgo, Veracruz y Oaxaca. En el estado de Guerrero desde hace casi dos décadas líderes de diversas comunidades han formado policías ciudadanas para 'legislarse' localmente con sus usos y costumbres.

Mientras que en Michoacán se sabe que los grupos autodefensa se formaron por agricultores que se encontraban a merced del crimen organizado.

“No podemos suponer que alguien venga al relevo de la responsabilidad que cada orden de gobierno tiene”, respondió Peña en respuesta a la crítica lanzada por el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, quien dijo que no es tarea de los ciudadanos velar por la seguridad de una comunidad.

Esta semana los enfrentamientos entre grupos de autodefensa en La Ruana, Michoacán, dejaron 11 muertos, demostrando que la estrategia del gobierno federal, liderada por el comisionado en dicha entidad, Alfredo Castillo, no ha funcionado.

publicidad

Para Peña Nieto la certificación de la policía -donde se examina el nivel de confianza mediante el uso de polígrafo, se les hace pruebas psicológicas, toxicológicas, socioeconómicas  y de aptitudes- no es la solución para terminar con la corrupción en las instituciones policiacas.

"En Guerrero un alto grado de policías estaban certificados y habían pasado los controles de confianza y aun así vimos los actos violentos de Iguala”, reclamó.

Ante esto, el mandatario urgió fortalecer la seguridad en todo el país con el establecimiento de un cuerpo policial de Mando Único, mejorar los protocolos de investigación por desapariciones forzadas en México y la pronta creación de un número único de emergencia.

"Ante lo ocurrido en Iguala es claro que en la sociedad mexicana haya falta de credibilidad, desconfianza y hay una demanda muy clara: ¿Dónde están las instituciones que nos generen un clima de paz? Esa es nuestra responsabilidad", finalizó.

México cierra 2014 inmerso en una profunda crisis de seguridad por la desaparición de 43 estudiantes en Guerrero, el resurgimiento de los enfrentamientos en Michoacán y la desacreditación del ejército por su participación en el caso Tlatlaya, donde militares participaron en la confrontación con un presunto grupo criminal y murieron 22 personas.

publicidad

Con un plan de seguridad que no convence, un movimiento social que no tiene pinta de ceder y elecciones legislativas en puerta, Peña Nieto afronta un 2015 difícil, inmerso en la peor crisis de su presidencia, en el que tendrá que demostrar con hechos que el México de sus discursos no es una utopía.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad