publicidad

Paulette, sin signos de violencia

Paulette, sin signos de violencia

Paulette Gebara Farah murió por "asfixia mecánica" y sin violencia, según los resultados de la autopsia.

Paulette, sin signos de violencia e1e92876fcf345b6aa6d7c4aa2400968.jpg

No hay indicios de violación

CIUDAD DE MÉXICO - Paulette Gebara Farah, la niña mexicana de 4 años cuyo cadáver fue hallado en su habitación más de una semana después de que sus padres denunciaran su desaparición, murió por "asfixia mecánica" y sin violencia, según los resultados de la autopsia, difundidos por la prensa local. La pequeña, fallecida a fines de marzo en circunstancias extrañas por las que se investiga a sus padres, Mauricio Gebara y Lisett Farah, y a las dos niñeras que la cuidaban, Erika y Martha Casimiro, apuntan a que la pequeña murió "por sofocación en su modalidad de obstrucción" de vías respiratorias.El dictamen del Servicio Médico Forense (Semefo) del Estado de México, que publicaron varios diarios, señala que la causa de la muerte fue una "compresión torácica" derivada de la posición en que quedó la niña.

publicidad

El análisis forense descarta que Paulette, que tenía problemas para hablar y para mover la parte izquierda de su cuerpo, fuera víctima de violación, y apunta que ingirió alimentos unas cinco horas antes de su muerte.Sin embargo, no determina con precisión qué día se produjo ésta, lo que deja abierto un espacio entre el lunes 22 de marzo, cuando se denunció su desaparición, y el 31 del mismo mes, cuando apareció el cadáver bajo su cama.

También indica que la menor dormía con una "tela ortopédica" sobre su boca, que se le colocaba cada noche para evitar que durmiera con la boca abierta. Paulette Gebara Farah fue dada por desaparecida por sus familiares ante las autoridades del Estado de México el 22 de marzo, y no fue hasta el 31 de ese mes cuando su cadáver fue hallado, en un hueco debajo de la cama donde dormía habitualmente.

Antes, la madre emprendió una campaña pública con carteles con la fotografía de la menor que desplegó por varios puntos de la ciudad.Pese a que la habitación fue revisada en los días siguientes a la desaparición, hasta nueve después de que comenzara su búsqueda no fue encontrado el cadáver de la pequeña a los pies de su propia cama.

Esta circunstancia, así como las distintas versiones sobre varias hipótesis en torno al caso aireadas por el procurador del Estado de México, Alberto Bazbaz, han generado dudas sobre la limpieza y probidad de las investigaciones, que van desde el accidente hasta el asesinato.También han desconcertado a la opinión pública mexicana las entrevistas en que han aparecido en los medios de los familiares de la niña, que han dejado ver versiones contradictorias y destapado problemas agudos entre los esposos.

publicidad

Paulette fue sepultada este martes en el Panteón Francés de la capital mexicana en medio de una enorme expectación mediática y en presencia de la familia de la esposa, ya que la de su marido veló a la menor un día antes y ayer no asistió al sepelio.

Lisette Farah niega ser asesina

Lisette Farah dijo tener la conciencia tranquila, a pesar de que su esposo Mauricio Gebara la ha señalado como la principal sospechosa y de que ella había "metido un bulto" que era Paulette.

En entrevista televisiva, la madre de Paulette reveló a una pregunta que "mi esposo me señaló como la culpable, me llamó un día luego de avisar a las autoridades, no recuerdo bien, estoy muy perdida en el tiempo, pero me dijo que le diera cinco minutos para hablar".

"Es cuando me dice que había pruebas de que había metido a la casa un bulto, que le dijera dónde estaba ese bulto, que era Paulette, que dónde estaba la niña, que le dijera dónde la había metido, qué le había hecho", refirió a la periodista Adela Micha.

Escasas horas después de que su esposa Lisette Farah rechazó también en Televisa cualquier responsabilidad en la muerte de su hija, Gebara dijo que no metería las manos al fuego por nadie y que sólo podía hablar de su propia inocencia.

"Nada más puedo hablar por mí", añadió el hombre que el lunes estuvo en el velorio de Paulette y a quien el martes enterraría su madre, sin la presencia de él.

publicidad

En la segunda parte de la entrevista, la madre de Paulette relató: "yo le dije que me lo comprobara, que dónde estaba ese bulto que me decía. Le exigí que me dijera entonces dónde estaba la pijama que le puse a la niña".

"Le contesté que era un cabrón, que cómo podía desconfiar de mí, cuando yo había estado con él en las buenas y en las malas, que me conocía como madre, pero él me dijo que era la principal sospechosa, antes que las propias autoridades me lo dijeran", mencionó.

"Soy señalada por la sociedad"

Lisette Farah aseguró que tiene la conciencia tranquila, pues "no quiero culpar a nadie, no soy nadie para juzgar, ya se encargarán las autoridades de hacer eso. Tengo la conciencia tranquila y no hay una sola vez en la que no haya dicho la verdad".

"Soy señalada por la sociedad; era mi hija, una madre da todo por sus hijos. Todo lo que me han preguntado lo he contestado y he cooperado. Como le dije al procurador Bazbaz: yo fui la que perdió a su hija, mi casa y mi familia, estoy dispuesta a colaborar hasta el último momento para que se aclare todo esto".

Insistió en que está dispuesta a cooperar hasta lo último para que se esclarezca, "y no quiero represalias, haya alguien o no, haya sido o no un accidente". Por otra parte, Amanda de la Rosa, amiga de Lisette Farah y quien durmió en la cama de la menor desaparecida, dijo que desde el lunes 22 de marzo declaró ante las autoridades, pues estuvo todo el tiempo en que se buscaba a la menor y negó que la hayan detenido en Veracruz.

publicidad

A una pregunta también de Televisa, respondió que a ella también le sorprendió la frialdad con la que podía estar en esta situación Lisette, pero que tiene de conocerla 25 años y nunca vio ni le comentaron que las pequeñas fueran maltratadas.

Por otra parte, la necropsia practicada a Paulette, según citó Milenio Televisión, revela el hallazgo de tela adhesiva en las mejillas de la menor y que no fueron encontradas evidencias de violencia que provocaran la sofocación.

De acuerdo con el documento que mencionó, que consta de tres páginas, se confirmó que la causa de la muerte fue por asfixia mecánica por sofocación, es decir que tuvo una obstrucción de sus vías respiratorias.

En el noticiero de las 21:00 horas de esa televisora se informó que no se tiene evidencia de ataque sexual y de huellas de violencia que indiquen que esto haya provocado la asfixia por sofocación.

Se detalló que la asfixia pudo haber ocurrido debido a la posición y al espacio de 15 centímetros que hay en el espacio de la cama, donde su cuerpo fue encontrado, el pasado 31 de marzo.

La pequeña ingirió alimentos cinco horas antes de su muerte y murió entre cinco y nueve días antes de que fuera encontrada, es decir, que la niña falleció entre el 22 y el 30 de marzo, sin embargo aún aún no se determina la fecha exacta, finalizó.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad