publicidad
Instalaciones del IMSS en Coahuila, al norte de México. (Imagen tomada de Twitter).

Padres denuncian nuevo caso negligencia médica en hospital mexicano

Padres denuncian nuevo caso negligencia médica en hospital mexicano

Un recién nacido fue circuncidado después de que “incidentalmente se lesionó la piel del prepucio del menor”.

Instalaciones del IMSS en Coahuila, al norte de México. (Imagen tomada d...
Instalaciones del IMSS en Coahuila, al norte de México. (Imagen tomada de Twitter).

Después de que a un bebé le fuera extirpado el ojo sano por un error médico en un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora, al norte de México, un nuevo caso cuestiona nuevamente las prácticas al interior del organismo encargado de la salud en el país.

Esta vez, en Coahuila (norte), un recién nacido fue circuncidado después de que “incidentalmente se lesionó la piel del prepucio del menor, lo que se corrigió al realizar el procedimiento habitual de ‘circuncisión’, previo consentimiento de los padres”.

Así lo informó el IMSS en un comunicado, en el que precisa que se ordenó una investigación interna para determinar “que el proceso médico en su totalidad se haya realizado con apego a las guías de práctica clínica”.

publicidad

Diego Rangel y Zuelem Contreras, los padres del menor, denunciaron ante los medios de comunicación locales la presunta negligencia médica. Señalaron que los hechos ocurrieron el pasado 3 de julio, mientras que el IMSS señala que el nacimiento fue a las 15:12 horas del miércoles 8 de julio.

“El recién nacido egresó del hospital, junto con su mamá, ayer jueves a las 7:45 de la mañana, ambos en perfectas condiciones de salud. Al día de hoy no se reporta alguna incidencia médica del menor o su mamá”, agrega el comunicado del IMSS.

Al presentar la denuncia en la Comisión Coahuilense de Conciliación y Arbitraje Médico (COCCAM), el padre del menor afirmó: “Cuando nace mi niño, a mí me avisan tres horas después porque yo creo que ya estaban acomodando, qué es lo que me iban a explicar, cómo me lo iban a explicar”.

Rangel señaló que uno de los cirujanos le dijo que estaban atendiendo a su hijo por una herida de un centímetro de profundidad, por lo que iban a suturar el prepucio del bebé. Sin embargo, “cuando acaba la operación, la cirugía, el cirujano del Seguro me sale con que fueron dos más”.

Por su parte, Zuelem Contreras aseguró que las tres incisiones en el pene del bebé fueron hechas por dos practicantes sin la supervisión de la doctora a cargo. Ellas afirmaron que el “accidente” se debió a que el recién nacido se movió.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad