publicidad

Padre de estudiante denuncia que gobierno de Guerrero les ofreció dinero por su silencio

Padre de estudiante denuncia que gobierno de Guerrero les ofreció dinero por su silencio

El gobierno de Guerrero ofreció a los padres de los jóvenes más de 7,000 dólares a cada uno para que dejaran de buscarlos, denunció uno de ellos.

Después de  la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, representantes del gobierno de Guerrero ofrecieron a los padres de los jóvenes 100 mil pesos, alrededor de 7,000 dólares a cada uno, para que dejaran de buscarlos, según denunciaron los propios familiares.

De acuerdo con el diario mexicano La Jornada, durante una reunión con estudiantes de El Colegio de México y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el papá de Adán Abraham de la Cruz, uno de los 43 desaparecidos, narró cómo sucedió el acercamiento:

“Llega gente del gobierno diciéndonos: ‘sabes qué, ¿necesitas algo?, ¿te podemos ayudar en algo? Mira, firma estos papeles, te vamos a dar 100 mil pesos’. ¿Para qué? Para que nos calláramos”, dijo.

Guerreros Unidos asegura que estudiantes están vivos /Univision

“A muchos compañeros padres de familia también los anduvieron buscando. Nosotros dijimos: realmente mi hijo no vale cien mil pesos. Es por eso que andamos de escuela en escuela, buscando apoyo para que nuestros hijos vuelvan”, continuó su relato.

También el padre del estudiante Christian Rodríguez, Clemente Rodríguez Moreno, responsabilizó a las autoridades de los tres niveles de gobierno de colaborar con grupos del crimen organizado para cometer asesinatos y desapariciones forzadas.

“No sabemos dónde están, qué les ha pasado, si cargan la misma ropa, los golpean o los torturan. Yo lo estoy esperando con los brazos abiertos y voy a luchar hasta encontrar a mi hijo y a sus compañeros me pase lo que me pase, aunque sea lo último que haga. Quiero encontrar a mi hijo aunque sea la última vez que yo lo vea, dijo con voz entrecortada por el dolor”.

publicidad

Además responsabilizó al gobernador Ángel Aguirre Rivero, al exedil de Iguala, José Luis Abarca y a los policías de ambos ayuntamientos de lo ocurrido.

Video exclusivo de los estudiantes de Ayotzinapa antes de su desaparición /Univision

Por su parte, Valentín Cordelio González, cuñado de Gabriel García Hernández, uno de los 43 muchachos desaparecidos, subrayó que Iguala está hecho un cementerio, en referencia a la gran cantidad de fosas clandestinas que se han encontrado ahí en semanas recientes, pero advirtió que no van a ir a recoger cuerpos y luego largarnos a nuestras casas, como quiere el gobierno.

El 26 de septiembre los estudiantes fueron atacados a tiros por órdenes del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa María de los Ángeles Pineda, ambos prófugos de la Justicia y operadores de Guerreros Unidos.

Esa noche murieron seis personas, 25 resultaron heridas y 43 alumnos de la Normal fueron detenidos por policías y entregados a Guerreros Unidos, sin que hasta ahora se conozca su paradero a pesar de que hay 56 detenidos, incluido el máximo líder del cártel, y unos 10,000 agentes dedicados a buscarlos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad