publicidad
Javier Silicia ha hecho, del moviento por la Paz, un grito de auxilio para las víctimas del crimen de todo el país.

Movimiento de Javier Sicilia es inspirador

Movimiento de Javier Sicilia es inspirador

El asesinato a manos de sicarios del joven mexicano Juan Francisco Sicilia ocurrido a fines de marzo generó una corriente de solidaridad.

Javier Silicia ha hecho, del moviento por la Paz, un grito de auxilio pa...
Javier Silicia ha hecho, del moviento por la Paz, un grito de auxilio para las víctimas del crimen de todo el país.

Sicilia dejó la poesía

El asesinato a manos de sicarios del joven mexicano Juan Francisco Sicilia ocurrido a fines de marzo generó una corriente de solidaridad que reunió a 69 escritores en una antología conmovedora que acaba de publicarse en México inspirada en la actitud ante el crimen del poeta Javier Sicilia.

La obra colectiva está inspirada en el dolor de un poeta que días después del crimen abandonó las letras y se convirtió en la voz que sirve a miles de víctimas de la violencia en este país.

"El mundo ya no es digno de la palabra,/ es mi último poema,/ no puedo escribir más poesía.../ La poesía ya no existe en mí", fueron los versos que leyó Sicilia en la principal plaza de Cuernavaca tras la muerte de su hijo al anunciar que dejaba la literatura.

publicidad

El gesto, uno de los primeros públicos de Sicilia (Ciudad de México, 1956) en su digna exigencia de justicia, caló hondo en su compatriota Eusebio Ruvalcaba, quien la consideró "el castigo más alto" que un autor lírico "se podía imponer".

"A mí en lo personal me dolió mucho", explica a Efe Ruvalcaba, quien no conoce personalmente a Sicilia pero, conmovido, lanzó la original e indignada convocatoria.

A otros escritores les pidió composiciones inéditas que partieran de una circunstancia como que un escritor abandone su actividad en protesta contra la violencia y que cristalizaron en la antología "Poemas para un poeta que dejó la poesía" (El Financiero, 2011).

"Era una moneda al aire. Tuve la sensación de que no iba a pasar nada, que iba a quedar esto en una buena intención. Cuando recibí esto (casi 130 poemas de los que seleccionó 69), me sorprendió mucho", señaló.

El primero que le contestó fue José Emilio Pacheco, Premio Cervantes de Literatura 2009, quien dio en el blanco con el tono que buscaba Ruvalcaba para la antología.

"Javier Sicilia tiene la palabra. Si él decide callar/ Todos quedamos en silencio/ Ante el horror y la sangre", señala una de las estrofas de Pacheco.

Antología del dolor

Pocas antologías poéticas encierran más dolor y solidaridad que esta, en la que colaboraron sobre todo autores mexicanos como Rolando Rosas Galicia, con "Duele"; Eduardo Lizalde, con "El asesino conversa con su gato"; Víctor Roura, con "Infatigable insomnio".

publicidad

También participan el argentino Juan Gelman y los españoles José María Álvarez, Luis Antonio de Villena, Eloy Sánchez Rosillo, Rafael Adolfo Téllez y José Rubio.

Este último envió una composición que escribió recordando a su padre y suya es una carta incluida en el prólogo que da idea del tono desgarrador del resto del libro.

"Me produce pudor y muchísimo respeto acercarme al dolor de cualquiera, pero aún más al de alguien que está sufriendo algo tan horrible como perder a un hijo. Realmente tengo dudas de si mi poema está a la altura de una finalidad tan admirable como la que pretende su antología", apuntó.

Eusebio Ruvalcaba considera que dejar de escribir "es una reacción que nos afecta a todos" los autores y está convencido de que, pese a estar callado, Sicilia "sigue siendo poeta".

"Es un vate, porque vaticina, porque mira en base a su experiencia personal, hacia adelante, y nos abre caminos con su palabra", asegura.

Ruvalcaba desconoce si Sicilia volverá a escribir, como los demás poetas, pero Gelman se atrevió en los cuatro versos lapidarios de su poema "Javier" a vaticinar lo que ocurrirá.

"Javier:/ el poeta que abandona la Poesía/ será castigado por Ella: /Volverá", señaló en su turno el también Premio Cervantes de Literatura 2007, quien ha peleado desde hace media vida por la causa de los desaparecidos tras perder a su hijo Marcelo y a su nuera María Claudia durante la dictadura argentina.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad